Una renovación dentro del vivir concreto en el que sobrevive la ética revolucionaria!

¡Eh, Presidente Chávez, es hora de renovar el futuro intemporal

Usted, Presidente-lo sabemos-no se deja llevar por el sueño vano, reflejo de una realidad inalcanzable sino que quiere alcanzar la Luna pero, no para recrearse en su contemplación sino para ponerla al alcance de los pueblos y eso no es utopía sino idealismo concreto.

Ajeno a la disquisición entre lo objetivo y/o lo subjetivo del idealismo-terreno de la filosofía-yo sólo pretendo decir, a mi modo, que usted apunta lejos pero concreta cerca.

Usted, Presidente, no tiene “Camp David” para reposar pero tiene algo muy superior a ello, tiene el cariñito del pueblo que es en (la) práctica, algo como los rayitos del Sol.

¡Descanse, Presidente, repóngase y deje de lado la más mínima preocupación, nosotros sabemos qué hacer mientras usted se repone a plenitud para la batalla del 2012!

Usted, Presidente,  abusó  del trabajo; usted se impuso a sí  mismo un ritmo de trabajo a reventar y, por eso llegó  al límite de aguante físico y, mire que se lo dice un burro para trabajar, este que soy.

Mire, Presidente, tremendo Gabinete de Ministros que usted dispuso y que son la admiración de nuestro pueblo ¡Cómo se han desplegado por toda la geografía venezolana, trabajando magnífico! (Y, eso que yo no estoy en ese Gabinete).

Presidente, entréguese al descanso, no sea tan terco, descanse la cabeza que, bastante falta va a hacerle, al menos hasta el 2021.

Usted, Presidente Chávez, por su ética revolucionaria, impacta al pueblo trabajador venezolano; para ubicarlo a usted, Comandante, no bastan coordenadas de ancho, largo y profundidad; su dimensión de estelar líder hemisférico nos obliga a considerar siempre una cuarta dimensión: La variable tiempo.

Nuestra confianza y nuestro optimismo en la recuperación plena de su salud, Presidente, va más allá  del deseo colectivo, se trata de fundadas convicciones.

¡Tengo el fuete en la mano por sí mi patrulla se pone guabinosa! (que no, de ninguna manera).

Presidente, no sea tan cabeza dura, descanse, usted se ha negado a descansar un solo día desde hace doce años pero ahora debe hacerlo forzado por el imponderable.

¡Descanse, Presidente, cúrese; es una orden del pueblo y, una vez  recuperado, proseguiremos, con usted al frente, la batalla del 2012,  año agotador!

oceasnoatlanticoguillermo@gmail.com 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1528 veces.



Guillermo Guzman


Visite el perfil de Guillermo Guzmán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a126048.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO