De críticas y criticones a revolución y “revolucionarios”

http://www.aporrea.org/medios/n181424.html

Javier Monagas Maita

 Todo proceso humano en la vida, necesita de la sana crítica para sostener un rumbo y mejorar las tácticas y estrategias con las cuales apresurar su consolidación. Es natural que existan divergencias y concepciones diferentes en determinados momentos respecto a situaciones puntuales que impone la dinámica. Pero cuando se es parte del esfuerzo por construir un proyecto, se debe tener lealtad hacia quienes coparticipan en su construcción.

 El liderazgo es una condición que viene dada por muchos factores. Dentro de esos factores está la inteligencia, la capacidad, la empatía, la destreza en el manejo de situaciones difíciles. Así mismo el liderazgo ha de tener la suficiente capacidad para rectificar en casos de errores y donde sea posible la rectificación.

 La unidad de los factores que conforman el colectivo que construye el proyecto político, debe ser de manera consiente y honesta. Cualquier rasgo de mentira o engaño, es una brecha por donde seguramente se perderá gran parte de lo conseguido a duras penas. Esa unidad pasa por respetar los liderazgos naturales que son decisivos en el fortalecimiento de la organización y en la disciplina necesaria para el avance. La crítica seria y honesta no es reñida con ese respeto y esa disciplina. Al contrario, es el alimento que fortalece la confianza y los nexos de solidaridad necesarios. Si no hay confianza y respeto, no es posible construir nada, así exista todo el interés del mundo.

  Dentro de la construcción de un proyecto político, hay situaciones estratégicas, que no permiten dar a conocer algunas cosas delicadas que puedan afectar la integridad de la organización. Eso se llama el manejo de las situaciones. Debemos saber que la seguridad del colectivo y de las metas a alcanzar, hace que se le oculte al enemigo a vencer, todo lo que sea sensible a reflejar nuestras debilidades, e incluso algunas fortalezas. Esto no quiere decir que no se desarrolle una propaganda dirigida a engañar al oponente y confundirlo, pero el manejo de las cosas internas se debe hacer de manera muy cuidadosa y conveniente a los intereses propios. Debo decir también que esas debilidades obvias reales, se deben atacar y eso supondrá una necesaria denuncia pública para que la militancia la reconozca y se aboque a corregirla, a concientizarla, a internalizarla.  

 Calificarse como pieza de un proyecto, implica responsabilidades que se asumen (repito) de manera voluntaria, pero seria. En el caso de la Revolución Bolivariana en Venezuela. El liderazgo está dado por merito propio y por sacrificio personal de quien lo ostenta; en este caso: Hugo Chávez Frías.  

 Desde que tengo uso de razón y conciencia (y de eso hace ya bastante tiempo), la lucha por destruir el poder de las mafias oligárquicas y pro imperialistas ha sido una constante que ha dado pocos dividendos pese al esfuerzo de algunos compatriotas y camaradas, que hasta han dejado su vida en los suelos de esta nación, otros perdieron la salud y órganos corporales. Pero esos esfuerzos no cuajaron por que adolecían del factor de fortaleza de liderazgo y la conjunción popular. Esas dos características – liderazgo y conexión popular - necesarias para una victoria revolucionaria, convergen en una figura – Chávez - que se hizo imprescindible hasta el momento, para desplazar a la oligarquía y la consecuente toma del poder por el pueblo.

 En este momento, nadie puede poner en duda, el avance de las condiciones de poder que el pueblo ha tenido, pese a la obstrucción de los sectores poderosos internos y externos, que se resisten a los cambios. Desde 1999, es mucho lo avanzado en el orden material, jurídico, social y de soberanía. Son muchos, pero muchos más, los aciertos que los normales errores. Esos aciertos nos han colocado colmo país y como proceso político, en el centro del acontecer internacional. No hay suceso político y social en el planeta que suceda, y no sea de cualquier forma relacionado con Venezuela positiva o negativamente, de acuerdo a la óptica de observación

 La confianza en el líder es una necesidad de suma importancia ¿Qué hubiese pasado en aquel Octubre de 1917, si el pueblo obrero y campesino no hubiese confiado en Lenin? Quienes conocen la historia saben de los errores y aciertos de Vladimir Ulianov, pero para el pueblo, pesaron más los aciertos que las fallas humanas. Aunque no faltaron los desviados políticos y sociales que catalogaron de traidor y otras cosas a Lenin, pero no tuvieron peso especifico ni practico en el desarrollo de los acontecimientos. Ese pueblo, intuía que sin su líder, el proceso se caería o se desviaría. El resto de la historia ya la conocemos.

 Quienes osan alegremente hoy, acusar a Chávez de traidor, de pro imperialista, de ser cachorro del imperio y cuantas idioteces y basuras escriben y dicen, solo son trasnochados equivocados que siguen en la practica de cometer torpezas políticas interesadas en unos casos, inconsciente en otros, que la final favorecen al real enemigo del pueblo. Son los herederos o los mismos que en el pasado creían en una revolución en pro de sus intereses particulares y grupales, engañando a sus propios militantes con falsas apariencias revolucionarias, esos que detrás de un mini partido inepto, fundaban otro de igual condición, pero dirigidos por ellos mismos y bajo su única dirección y estrategia. De tal forma y parecido tenemos hoy a Douglas Bravo, Teodoro Petkof, Gabriel Puerta Aponte, Pompeyo Márquez, Freddy Muñoz, etc. Personero y los que semejantes a ellos, que si se merecen los calificativos de traidores y cobardes.                                          http://ve.search.yahoo.com/search?ei=UTF-8&fr=crmas&p=lider+de+bandera+roja+hoy

http://aporrea.org/actualidad/a78582.html

http://anzoateguivive.com/2009/12/18/ese-farsante-itinerante-llamado-douglas-bravo/

 Son estos despistados, los que a conciencia o sin ella, se ponen al lado del enemigo de los pueblos, de los que invaden y masacran para robar; Cuando atacan al líder del proceso revolucionario bolivariano, tan solo por que según ellos se equivocó. Esos “revolucionarios” portadores de patíbulos cerebrales, que les impide ver más allá de sus narices y de sus conveniencias, movilizados por campañas mediáticas al estilo imperial. Desde todas partes se expresan, no en críticas constructivas o, en términos respetuosos. Ellos salvo excepciones, muerden, arrancan tajos sicológicos de carne o al menos es su intención.  Por un desconocido hasta ayer, mandan a las catacumbas de la condena a quien los sacó del anonimato y del temor de actuar y opinar ¡vaya contradicción! Son esos personajes, los que se dicen revolucionarios, anti imperialista, defensores del pueblo y de los derechos humanos, pero ante cualquier duda, se pone al lado de quien dicen combatir y atacan las trincheras que decían defender. Es esa una de las fortalezas del enemigo imperial. ¡Ahh! si Ud. en la lógica y en el deber revolucionario, defiende al líder y al proceso, inmediatamente lo catalogan de jala bolas. Así son ellos. Repetidores de matrices de derecha y de seudo izquierda. Eunucos de la lógica.

javiermonagasmaita@yahoo.es  www.planetaenpeligro.blogspot.com / lo que será

javierdelvallemonagas@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1719 veces.



Javier Monagas Maita


Visite el perfil de Javier del Valle Monagas Maita para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a123913.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO