¡Qué bueno: vivir en revolución!

¡QUE BUENO: VIVIR EN REVOLUCIÓN!

Cada día, cada hora, en eventos victoriosos, en eventos trágicos, en eventos dolorosos, en eventos felices; por los cuales hemos atravesado en Venezuela en el transcurrir de estos años de revolución bolivariana y socialista, hemos tenido la mas fehaciente demostración que definitivamente; vivir en revolución es lo mejor que le puede haber pasado al pueblo venezolano.

Uno de los paradigmas de la revolución venezolana, es el “aprender haciendo”. Este paradigma ha echado por tierra aquella falacia que desde el inicio de la era Chávez, la oposición puso a rodar, en la cual decían que la revolución fracasaría, porque Chávez no sabía gobernar, y no tenía ninguna preparación política para desempeñar ese importante cargo de elección popular. Bien, el presidente Chávez ha aprendido haciendo y vaya que aprendizaje y que portento de hechos.

Tomemos en cuenta, que el mismo presidente Chávez ha reconocido que en los inicios de su gobierno pecó de ingenuo, pero siendo tan grande su disposición a gobernar responsablemente para un pueblo digno, ello lo impulsó a sobreponerse e imponerse a las adversidades, ocasionadas por la oposición humana y políticamente degradada que tenemos en nuestro país.

Hoy, tenemos una inmensidad de pruebas y testimonios que evidencian, la vigencia de ese slogan que el pueblo venezolano ha creado y que siempre dice en coro, y que no es otro que:”ASÍ, ASÍ, ASÍ ES QUE SE GOBIERNA”, gritado con alegría, cuando el presidente haciendo gala de su capacidad de oportunidad y pertinencia, decide una acción de gobierno acertada y justa a favor del pueblo.

Cuando sucedió el deslave del estado Vargas, un evento sin precedentes por su magnitud destructora de vidas humanas, y extraordinarios daños materiales. Las políticas implementadas por el presidente Chávez, aun en contra de las voces agoreras de la oposición, demostraron su acertividad, cuando en tiempo muy corto logra rehabilitar las zonas devastadas. El éxito del tratamiento de la infraestructura, y el adecuado trabajo en el aspecto hidrológico quedo evidenciado en el año 2005 cuando en el segundo deslave de los últimos años, el daño en la zona fue mucho menor y la afectación en la vida de la población fue también menor.

Cuando la oposición asestó el golpe de estado del 11 de abril del 2001. El presidente Chávez a su regreso al ejercicio del poder de la mano del pueblo venezolano, quien valientemente y dignamente lo rescató, el presidente fue magnánimo, perdonó y ofreció puentes de comunicación para solventar los problema creados por la oposición. Hasta llegó a asumir responsabilidad por hechos que, solo eran consecuencia de las acciones de una godarria de privilegiados de regímenes anteriores quienes, temiendo la perdida de prebendas otorgados por regímenes opresores explotadores y estafadores del pueblo, se dedicaron a conspirar junto con los gringos y sus acólitos internacionales para derrocar al gobierno revolucionario. Díganme si no es una excelente acción de estadista.

Aun cuando pocos meses después, la canalla opositora volvió por sus fueros e intento rendir al pueblo y su gobierno, mediante un paro criminal, que puso al descubierto la capacidad de maldad de la oposición venezolana. Otra vez, se hizo presente el aprendizaje y el hacer del presidente Chávez. Enfrentó la crisis con decisión, con valor, sin declinar en ningún momento su juramento, de no desfallecer en el intento de darle al pueblo venezolano la mayor suma de felicidad posible como lo ordeno el libertador Simón Bolívar.

Consecuencia: triunfó, y creó las misiones e impulso el reparto mas equitativo y justo de la riqueza del país entre los venezolanos, que se ha realizado hasta ahora en mas de 200 años de independencia. Por ello insistimos “QUE BUENO ES VIVIR EN REVOLUCIÓN”. Aun cuando estamos lejos del objetivo que nos hemos trazado, pero hacia allá vamos, con buen viento y buena mar.

Ahora en estos momentos cuando el pueblo venezolano se enfrenta a una precipitación pluvial, como nunca antes se habían presentado en el país, que nos causa unas terribles inundaciones y deslaves, que afectan al pueblo pobre venezolano, el presidente Chávez nuevamente de muestra su inmensa calidad humana y de estadista.

El presidente Chávez enfrenta con decisión, con políticas dirigidas a proteger y atender al pueblo echando mano de todos los recursos necesarios para solucionar este problema por el cual atraviesa el pueblo. Sin escatimar nada y sin anteponer a la necesidad del pueblo ninguna consideración subalterna impuesta por lo intereses de los ricos como se hacia anteriormente. Para ello ha creado albergues, utilizando todos los organismos del estado necesarios hasta el palacio de Miraflores, también ha decretado la ocupación temporal de hoteles de turistas y comprado otros hoteles, y ha comprado unidades habitacionales para entregársela a los damnificados totalmente equipadas, por ejemplo La urbanización Betania 2 y 3 en los valles del Tuy.

De la misma manera ha decretado, condonación de deudas a los productores del campo quienes han perdido sus cosechas y sus animales e instalaciones, para ello ha instado a la banca privada a otorgar créditos con bajos intereses para la recuperación de los productores. A esto debemos agregar la ocupación de terrenos para construir nuevas viviendas para los damnificados, en todo el territorio nacional afectado por las lluvias.

Es de hacer notar que el presidente Chávez en su visita a todas las regiones afectadas, como nunca ningún presidente ni gobernador anteriormente lo había realizado. Ha observado, constatado daños y situaciones y desde esos mismos lugares ha impartido órdenes y decisiones para resolver con prontitud todo lo concerniente a esta contingencia. También ha caminado y hablado directamente con el pueblo, y hasta ha sido emplazado por el pueblo, y el presidente ha aceptado todo tipo de reclamo con paciencia y decisión de ayudar, ha sido autocritico y también aleccionador con ese humanismo que lo caracteriza; muy conspicua ha sido su decisión de consumirse con su pueblo hasta lograr el objetivo de dotar al pueblo de un sistema que lo coloque en el ejercicio del buen vivir.

Mientras tanto la cuarta república, -supuestamente sabia, preparada y capaz- no ha podido demostrar en su actuación anterior; ni en la efímera gestión de “Pedro el breve”; ni los elegidos por inconsecuentes y manipulados electores a gobernaciones y alcaldías de la oposición, durante este lapso revolucionario. Quienes, solo han sido capaces, de demostrar la más funesta incapacidad, en el ejercicio de sus respectivos cargos.

El espacio, no nos da chance de escribir sobre otras innumerables evidencias de buena gestión de gobierno revolucionario. Por lo tanto no nos queda más que decir: ¡QUE BUENO ES VIVIR EN REVOLUCIÓN!

¡PATRIA SOCIALISTA O MUERTE! ¡VENCEREMOS!

¡HACIA LA CONQUISTA DEL BUEN VIVIR!

¡HACIA UNA SOLA CLASE DE VENEZOLANOS: VENEZOLANOS!

wiliancastillop@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2512 veces.



William Castillo Pérez


Visite el perfil de William Castillo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



William Castillo Pérez

William Castillo Pérez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a113692.htmlCd0NV CAC = Y co = US