Sentir Bolivariano

Radicalicemos la Revolución

Ha dicho el comandante líder de esta revolución, Hugo Chávez  Frías, a consecuencia, entre otros elementos, de los ataques imperialistas contra la soberanía de nuestro país, que “debemos radicalizar la revolución, la revolución bolivariana”. Pero, cabe preguntarse, ¿qué es la “radicalización”?, ¿qué es “ser radical”?. No es más, queridos compatriotas, que “aplicar un  cambio profundo de las estructuras sociales o políticas vigentes”; y es, sin duda, lo que venimos haciendo desde que todos y todas, apostamos en 1998, por iniciar una transformación definitiva en la historia política venezolana; emprender el camino, difícil pero certero,  hacia la consolidación del socialismo bolivariano. 

La palabra radical proviene del latín “radix” que significa raíz, y el presidente Chávez nos lo dice claramente: “Debemos ser radicales porque debemos buscar nuestras propias raíces y darle forma a esta nueva etapa del pensamiento revolucionario”. Los medios de comunicación, en gran medida, han sido responsables de la satanización de muchos conceptos, condenan palabras y confunden a muchos; y esta palabra es una de ellas. Pues entonces, estemos claros que cuando nos referimos a “la Radicalización de la Revolución”, es para extender la invitación a seguir formándonos, estudiando y apropiándonos de nuestras raíces, nuestras raíces bolivarianas, zamoranas, robinsonianas, para continuar profundizando en el cambio de las viejas estructuras políticas y sociales, lucha transitoria que debemos afrontar para consolidar Nuestra Revolución, La Revolución Bolivariana-Venezolana. 

Debemos agilizar este proceso, no podemos permitir que el tren de esta revolución, camine a media máquina. Para ello necesitamos  seguir alimentando nuestra conciencia, la conciencia revolucionaria, de la que nunca me cansaré de hablar e insistir. También lo refiere el presidente Chávez: “No hay revolución sin teoría revolucionaria, por eso se debe traer al combate ideológico de hoy nuestro más profundo pensamiento radical”

El Partido Socialista Unido de Venezuela, a través de las Unidades de Batalla Electoral Bolívar 200 (UBB200), ha venido trabajando y profundizando, precisamente en ese debate ideológico. Barinas es uno de los primeros estados en iniciar este tipo de debates, a través de asambleas, reuniones y encuentros, para continuar planificando esas líneas estratégicas que permitan unificar, fortalecer y consolidar al Partido como ese nexo imprescindible que permita, realmente, radicalizar esta revolución, a través de, además de conseguir la legitimación de nuestro líder Hugo Chávez para los venideros años, la articulación necesaria para que sea el mismo Partido, junto al gobierno y al Poder Popular, quienes protagonicen el alcance del objetivo supremo, que se plasma en la construcción definitiva del Socialismo Bolivariano. 

Por eso, debemos mantener ese pensamiento radical que defiende todos los preceptos del socialismo y la revolución bolivariana. Ser radicales al no permitir una injusticia social, radicales al no convertirnos en cómplices de hechos de corrupción, radicales para cumplir con nuestros deberes como ciudadanos y ciudadanas y de la misma manera exigir nuestros derechos; radicales para siempre elegir en función del interés colectivo, radicales para tomar las armas de la contraloría social, herramienta principal de esta revolución; radicales pues, para defender, hasta con la vida, si fuera necesario, esta revolución Bolivariana Socialista.  

Somos testigos permanentes de los ataques del imperio yanki, el enemigo fundamental de este proceso. Últimamente han arreciado las amenazas de todo tipo, contra el Presidente Chávez, contra el gobierno bolivariano, contra los países del Alba, con el burdo pretexto que somos “una amenaza para el pueblo norteamericano”, que “Chávez es un dictador populista”, que nuestros países forman parte del “eje del mal”, que actúan “en defensa propia”, etc, etc. El colmo del cinismo y la prepotencia, que no se debe subestimar. Es por ello, que debemos seguir en la calle, organizando, concientizando, radicalizando el proceso, para enfrentar con éxito, lo que haga falta enfrentar. Acciones concretas, como la firma del Manifiesto Público Antiimperialista que se realizó recientemente, son importantes,  mas no suficientes. Tenemos que ajustar nuestras posiciones, afinar nuestro paso, estar más unidos que nunca, ser muy leales con el proceso revolucionario y con el liderazgo de Chávez; sentir en definitiva, la Pasión Patria, como motor principalísimo de la Conciencia Bolivariana. Coincidiendo con el Comandante Presidente en que: “… Esa debe ser la forma como debemos responder a la amenaza imperial, a la agresión imperial; radicalizando posiciones. No aflojando absolutamente nada…”. 

Vamos pues, a radicalizar la Revolución, que entre otras cosas, también significa que no hay cabida para las medias tintas, que no existe ninguna “tercera vía”; aquí, o estás con la Revolución o contra ella, o con el pueblo o contra él, o con Chávez o con la contra revolución, o con el Socialismo o con el capitalismo.  Es importante recordar nuevamente al Che Guevara: “Se corre el peligro de que los árboles impidan ver el bosque. Persiguiendo la quimera de realizar el socialismo con la ayuda de las armas melladas que nos legara el capitalismo (la mercancía como célula económica, la rentabilidad, el interés material individual como palanca, etc.), se puede llegar a un callejón sin salida. Y se arriba allí tras de recorrer una larga distancia en la que los caminos se entrecruzan muchas veces y donde es difícil percibir el momento en que se equivocó la ruta. Entre tanto, la base económica adaptada ha hecho su trabajo de zapa sobre el desarrollo de la conciencia...”.  

Radicalizar la Revolución, es tener conciencia de que no lograremos construir Socialismo Bolivariano con “las armas melladas que nos legara el capitalismo”. Que es urgente acelerar la transformación de todas las viejas estructuras. Necesitamos por tanto, un gobierno, unas Fuerzas Armadas, una Asamblea Nacional, unos poderes públicos, un partido,  mucho más radicales, mucho más revolucionarios; y cada día mas articulados a la masa popular. Pero ese poder popular debe ser también más radical, en pensamiento y obra, en unidad y solidaridad, en conciencia y acción. Teniendo muy presente, de igual manera, que ser radical, en lo individual y lo colectivo, no tiene nada que ver con el extremismo ni con la anarquía.  

La revolución bolivariana no la hacemos unos pocos, la construimos todos y todas. Pueblo-Gobierno-Partido, debe ser un trío inseparable que permita seguir marcando la senda para ser más eficientes, eficaces y oportunos en el accionar social y político, que nos llevará a la transformación definitiva.  

Ahora más que nunca, la lucha es por la defensa y consolidación del socialismo. Mantengámonos unidos, alimentando nuestras conciencias; y con mucha Pasión Patria, seamos cada día más radicales para asegurar la continuidad y consolidación de nuestra Revolución Bolivariana. 

Patria Socialista o Muerte!!!

Venceremos!!!      

sentirbolivarianobarinas@gmail.com 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3491 veces.



Adán Chávez Frías


Visite el perfil de Adán Chávez Frías para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Adán Chávez Frías

Adán Chávez Frías

Más artículos de este autor