Sentir Bolivariano

El discurso revolucionario

Actualmente, luego de la batalla librada durante el pasado proceso electoral y la gran victoria del 26 de Septiembre, a todos los revolucionarios y todas las revolucionarias,  nos embarga el optimismo, las ansias y el ímpetu por seguir construyendo este hermoso proyecto bolivariano y revolucionario, específicamente, con la concreción de lo que pudiéramos denominar el epicentro de este tercer ciclo de la Revolución Bolivariana (2009-2019): Posicionar, una vez más en el 2012, a nuestro comandante presidente Hugo Chávez Frías como el líder máximo e indiscutible de nuestro sueño de independencia, soberanía y libertad plena, a través del voto popular. 

Para ello, compatriotas camaradas comenzamos desde ya a trabajar en nuestro estado, impulsando la organización y las líneas de planificación y acciones estratégicas, para seguir articulando y conectando ese nexo perfecto entre Estado Nacional-Poder Popular del que hablé en el artículo anterior. Donde, como sabemos,  el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), a través de las Unidades de Batalla Bolívar 200 (UBB-200) y las Patrullas Socialistas, como organismo de vanguardia y acompañamiento político-social, juega un papel preponderante en el logro de ese nexo partido-gobierno y en el propósito de terminar de establecer los mecanismos necesarios para desarrollar el conocimiento conciente y bolivariano, la solidez de la formación ideológica de toda la militancia revolucionaria, de la mayoría del pueblo que quiere socialismo, para lograr definitivamente el verdadero estado de derecho y de justicia que define nuestra Constitución Bolivariana. 

Aprendamos entonces, como Poder Popular, a difundir el mensaje auténtico de la Revolución Bolivariana, formándonos integralmente día a día, basados en el triángulo perfecto, del que también he hablado en varias oportunidades, conformado por la Conciencia Revolucionaria, para seguir fortaleciendo la Organización y la unidad partidista; y todo ello, con  mucha Pasión Patria. 

Por eso, debemos ser revolucionarias y revolucionarios estudiosos, analíticos; en definitiva, conocedores de nuestra realidad socio-política e histórica de 200 años y más, para defender, con argumentos fieles y reales, los logros obtenidos a lo largo de estos 11 años de revolución bolivariana. Desde los más generales, como el incremento en el índice de Desarrollo Humano (calidad de vida), que nos ubica en un puesto respetado en comparación con otros muchos países del planeta; como el descenso considerable de Venezuela en el índice Gini, el cual mide el nivel de distribución equitativa de nuestras riquezas entre el pueblo; así como destacar los logros más específicos, en el caso de nuestra región: en salud, en educación, en deporte, en cultura, en vivienda, en vialidad, en atención social, entre otros tantos obtenidos, gracias a este proceso revolucionario. Pero también, resaltar el carácter Bolivariano, Robinsoniano y Zamorano de nuestro proceso; a través de planteamientos fundamentales como: “Unidad, unidad, o la anarquía os devorará”; “Inventamos o erramos”; “Tierras y hombres libres, horror a la oligarquía”

Es necesario, compatriotas, ser conocedores de lo que significa la revolución, no sólo para nuestro estado y para el país, sino para los demás países del mundo que nos siguen como ejemplo y que ven en este proyecto, la esperanza de convertirnos en un mundo mejor. El presidente Chávez, en uno de sus tantos discursos, dirigidos al poder popular, refería a Fidel Castro y decía lo siguiente: “Fidel siempre insiste en una idea: “Chávez no subestimes, no subestimen ustedes la importancia que tiene hoy para este mundo, la importancia que tiene hoy para América Latina, para el futuro de nuestros pueblos la Revolución Bolivariana”, y en alguna ocasión hablábamos de la caída de la Unión Soviética, yo le preguntaba y después de tantas reflexiones, hoy lo creo, una eventual caída de la Revolución Bolivariana tendría un impacto muchísimo más demoledor para los pueblos, para el futuro de los pueblos, para la moral de los pueblos, para las juventudes, para el Socialismo como camino a la vida, que el tremendo impacto que tuvo en su momento y siguió teniendo por muchos años, la caída de la Unión Soviética, porque la Revolución Bolivariana se ha convertido en el faro, en la esperanza de un mundo nuevo, nosotros no podemos fracasarle a la esperanza, nosotros no podemos permitir que se apaguen las luces de la esperanza en el horizonte de los pueblos, de este continente y más allá”. 

Es imperiosa la necesidad de que sintamos, creamos y conozcamos con verdadera conciencia, la profundidad de las tesis del Socialismo Bolivariano. Nuestro líder también lo ha afirmado en muchos momentos: “Y luego del sentimiento tiene que derivar la conciencia, el que no siente, bueno, es como estar muerto, el sentimiento, sentir, tiene que afincarse en el conocer, y la palabra sentir, el verbo sentir, el concepto sentimiento, tienen mucho que ver con los sentidos, lo que uno ve, lo que uno toca, los sentidos, el sentir, el oír, el conocer, el palpar de una realidad, tiene que impulsarnos a esa batalla del transformar, a esa batalla del pensar, del percibir con claridad lo que nos rodea para transformar el mundo”. 

También Carlos Marx lo decía: “lo que no se siente de verdad verdad no se piensa de verdad verdad”. Sintamos pues, en lo más profundo de nuestro ser, el socialismo que vamos construyendo como pueblo, como poder popular organizado; como un fuego que nos invade el alma, el corazón y la mente, que nos hace hombres y mujeres con mucha conciencia revolucionaria y convirtámonos de manera definitiva, en portavoces fieles del Proyecto libertario y antimperialista de nuestro Padre Libertador Simón Bolívar, comandante eterno de esta lucha revolucionaria. 

Sintamos la Patria Nueva!!

Patria Socialista o Muerte!1

Venceremos!! 

15 de Noviembre de 2010

sentirbolivarianobarinas@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 8089 veces.



Adán Chávez Frías


Visite el perfil de Adán Chávez Frías para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: