Antiparadigma

Ruptura de la dependencia

Escrito de mi puño y letra hace 30 años

Siendo Venezuela un país capitalista (capitalismo subdesarrollado y dependiente) la única forma de romper el sometimiento imperialista y neocolonial es con la revolución socialista; sin embargo, hubo sectores revolucionarios que pensaron y todavía piensan lo contrario, esto es, que primero se desbarata la dependencia y luego se hace la revolución. En las décadas 60 y 70 del presente siglo, influidos por la lucha de Fidel en la Sierra Maestra, (la cual no fue una guerra de liberación nacional, sino más bien una guerra civil) el movimiento revolucionario venezolano se lanzó a una lucha armada por la liberación nacional con el fin de romper la dependencia, el esquema que se acordó fue como sigue:

1.- La conciliación clasista, se planteaba la unión de todos los elementos anti-imperialistas, independientemente de su clase social, para deponer a los cipayos del imperialismo yanqui.

2.- Despojar a la burguesía dependiente de su papel hegemónico sacando del gobierno a los partidos del status e instaurar en la nación una democracia popular nacionalista.

3.- Con dicha forma de gobierno, establecer las condiciones objetivas para el socialismo.

      Todo intento de conciliación clasista en una sociedad capitalista, es traicionar a las clases explotadas y excluidas, sin embargo, en las colonias puede darse para derrocar el yugo extranjero momentáneamente una alianza de clases, pero este no es el caso de Venezuela. La realidad venezolana es la de ser una neocolonia, un país capitalista en vías de desarrollo sometido por mecanismo de alienación y sujeción a las transnacionales norteamericanas, al gran capital financiero mundial, al Pentágono y a los dictados del inquilino de la Casa Blanca. Y todo esto cesará sólo, con la insurrección revolucionaria y la edificación de una sociedad socialista, y para ello, es un   requisito así, y no de otra manera, que se exacerbe la lucha de clases, producto de las contradicciones entre el capital y el trabajo. Es pues, el socialismo el único camino que permitirá la liberación nacional, la ruptura de los lazos imperialistas.

      Por otra parte, la lucha armada estuvo al margen de los enfrentamientos entre los obreros y los burgueses, por ejemplo, fue rara la huelga que tuvo apoyo táctico de la guerrilla, este proceso armado se realizó a espaldas de la clase obrera, sin el concurso del pueblo explotado, fue dirigido por la pequeña burguesía a través de acciones sensacionalistas y combates entre el movimiento guerrillero y el ejército oficialista. Esta rebelión era una causa condenada al fracaso, mucho antes de haber nacido, ya que se cometió el grave error de confundir el tipo de lucha a desarrollar, no se ejecutó una conflagración de clases, sino una especie de guerra privada entre la pequeña burguesía radical y un gobierno títere del imperialismo norteamericano.

      Para poder hablar de una guerra de emancipación nacional es requisito básico que exista un opresor extranjero que controle militarmente al país, aunque el control político esté en manos en apariencia de los burgueses locales.

      El proceso no puede ser vanguardista, donde el peso de la lucha sólo recaiga sobre un grupúsculo elitesco aislado de las clases populares, sino tiene que ser un proceso de masas, impulsado siempre por la acentuación de las contradicciones de clases, con cuadros revolucionarios introyectados profundamente en el espacio vital del proletariado, que le enseñen a la clase obrera, los campesino y los marginales de los barrios pobres a actuar y a pensar por sí mismos, a ser protagonistas indiscutibles de la revolución. Es decir, la lucha de clases por la dinámica propia de su desarrollo, se transformará en guerra de clases. En la nación venezolana está planteada la beligerancia de clases, pero para ello, es necesario sulfurar los enfrentamientos de clase y sus contradicciones.

      En una sociedad como la nuestra, que por la vía lenta de la evolución se ha producido una metamorfosis de carácter democrático burguesa con un capitalismo subdesarrollado y dependiente, pero capitalismo al fin, no es con una lucha vanguardista como se va hacer la revolución, sino con la amplia participación de las masas populares, donde se combinen formas legales e ilegales de lucha, inclusive queda abierta la posibilidad de un golpe militar izquierdista, pero con mayor amplitud  que la que tuvieron el Porteñazo y el Carupanazo, lo que trastocaría todo el panorama político, ya que nos permitiría apoderarnos de la maquinaria del Estado de una vez.

      Pero volviendo al quid del problema, no basta con que grupos minoritarios y al margen de la clase obrera y sus luchas digan que están en guerra contra el sistema, hacer tal cosa, es caer en el ilusionismo político, en no ver la realidad tal como es, es sufrir de miopía política.

      Es el proletariado, a la cabeza de las demás clases explotadas del país, en la medida que se le enfrente concienzudamente a los poderosos quien transformará el conflicto en guerra de clases, lo que permitirá  el advenimiento del cambio revolucionario. Estamos de acuerdo con la liberación nacional, pero no debemos engañarnos, solamente con la revolución socialista es como se romperá la dependencia. Por lo tanto, al esquema de las décadas más arriba mencionadas le anteponemos el siguiente:

     1.- Unión de las clases explotadas bajo la egida de la clase obrera.

     2.- Es el proletariado a la cabeza de todas las clases explotadas quien construirá la sociedad socialista, debemos hablar pues de una democracia proletaria, la democracia popular no es una etapa de la revolución, sino una forma de gobierno incidental nada más.

     3.- La verdadera liberación nacional, la destrucción total de la dependencia, de los mecanismos de sujeción del imperialismo yanqui sobre nuestros pueblos, sólo se logrará después del asalto al poder, en el socialismo. Por lo tanto, primero la revolución, y luego vendrá la emancipación nacional con la edificación de la Patria Socialista. 

(*)Director de Educación y desarrollo social de la Alcaldía Bolivariana y Socialista del Municipio Los Taques

jesusfreites11@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2775 veces.



Jesús Muñoz Freites

Filósofo. Docente. Cronista Oficial del Municipio Los Taques en el estado Falcón

 jesusfreites11@hotmail.com      @camaradatroski

Visite el perfil de Jesús Muñoz Freites para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Muñoz Freites

Jesús Muñoz Freites

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a105856.htmlCd0NV CAC = Y co = US