Cortes de bajo voltaje socialista, socavan la energía de la revolución

Toda acción, decisión y pensamiento sin marco político e ideológico forman parte de una pelea perdida. Toda operación que se realiza para minimizar las consecuencias negativas de un problema, siempre trae efectos colaterales, fundamentalmente cuando se trata de problemas cuasi estructurados donde la naturaleza humana juega un rol protagónico al ser favorecida o desfavorecida por una determinada operación. Lo que se da es un intercambio de problemas y fracasa la operación cuando los efectos colaterales son más devastadores que los causados por el problema mismo, situación que tiene su génesis en la inexistencia de un análisis tecnopolítico de la confiabilidad del plan, es decir, la carencia del certificado de salud del plan. Esto fue lo que le ocurrió a la Corporación eléctrica con la situación en la capital que provocó la destitución del Ministro Ángel Rodríguez. Si a esto le sumamos la actuación del quintacolumnismo, que se viene escuchando desde hace mucho tiempo, la gravedad del asunto es para preocuparse en gran manera.

Esta interpretación es poco apreciada por los planificadores del gobierno bajo la orientación normativa, estratégica solo de nombre del Ministerio del Poder Popular para la Planificación y Desarrollo del gobierno; que suponemos asesoran a todos los ministerios en situaciones como esta, sin embargo, tal interpretación es moral, técnica y éticamente irrebatible. Lo más grave del asunto, es la infeliz ocurrencia de los cortes con tabla rasa, sin análisis tecno político. Con un sentido medianamente intuitivo habría que concluir que los cortes a tabla rasa están cargados de injusticia, con un bajo voltaje socialista; ¿Será que una lujosa urbanización caraqueña, o de cualquier parte del país, si la comparamos con un barrio que tenga la misma cantidad de habitantes consumirán la misma cantidad de energía?. Como expresaría mi compadre Danilo, no he realizado los cálculos, pero les juro que en el barrio consume menos energía. entonces, camaradas por qué la tabla rasa en los cortes. ¿A que se juega?, ¿Impericia tecno política?, ¿Será que algunos malandrines están jugando al caos?. Que no se interprete erróneamente que el discurso de nuestro Comandante y el resentimiento social nos llevan a odiar a los ricos y se le va a quitar la energía solo a las lujosas urbanizaciones, no es así, se trata solo de un instinto de justicia.

Nada aprecia más el pueblo que cuando se le trata con justicia, por eso debemos tener sumo cuidado con cada operación que ejecutamos a favor del pueblo a la hora de analizar su viabilidad, para lo cual debemos respondernos tres preguntas básicas: en primer lugar, ¿Tenemos la potestad de tomar la decisión?; en segundo lugar, ¿Es operacionalizable en la práctica?; y en tercer lugar, ¿Se mantendrá la operación el tiempo determinado para producir los resultados esperados?

En relación al análisis político, traigo a colación un ejemplo del Zulia que pudiera aplicarse en cualquier parte del país: ¿Serán los mismos resultados técnicos, políticos, económicos y sociales, si el corte con una misma duración se realiza en Mara, donde el Alcalde Bolivariano ganó con una amplia votación y en Maracaibo donde no le hemos visto luz al Filósofo del Zulia?

Si continuamos con los cortes a tabla rasa, con un bajo voltaje socialista, llegaremos a septiembre desenergizados. Mosca, con tantas fallas de este calibre nos derrotaremos nosotros mismos, porque la oposición, sigue sin ideas, sin unidad y a la defensiva a partir de nuestros errores. Ellos solo tienen una peligrosa relevancia mediática y allí también estamos fallando, y es donde los oppsitores están siempre a la ofensiva y nosotros a la defensiva.

(*) Ing.
Lazaroroger@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1971 veces.



Roger Lázaro (*)


Visite el perfil de Roger Lázaro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: