El cambio climático no tiene la culpa del caos eléctrico que agobia al Táchira

El pasado 28 de diciembre tres fotografías bajo el crédito de Ricardo Ríos publicadas por aporrea.org,  tocaron mi conciencia tachirense. Los restos arqueológicos de la iglesia de Potosí se encuentran a la vista del público. Hace 34 años (1975) en una Semana Santa, precisamente el viernes santo, tuve la oportunidad de transitar por primera vez las calles de aquel pueblito andino, segundo en importancia del entonces municipio Pregonero del otrora enorme Distrito Jáuregui. Era un día de absoluto recogimiento católico; recuerdo que mi carro era el único vehículo en movimiento y precisamente  al estacionarlo frente a la plaza Bolívar se me acercaron unos campesinos de la aldea El Cedral (con los que pocos años luego conviví una hermosa experiencia revolucionaria), para advertirme que ese día no podían transitar los carros por el pueblo en señal del duelo público que para ellos significaba el día lejano de la crucifixión de Jesús de Nazaret.

Luego vino el cataclismo cultural de la represa Uribante-Caparo que desbarató la vida de ese conglomerado humano de unas trescientas familias que materializaban una unidad rural-urbana en perfecta armonía con la naturaleza a lo largo de la cuenca del río Potosí a un costado de la “piedra del bolón”, enorme cerro que separaba geográficamente a los pueblos de Pregonero y Potosí, la tierra de los “chacharos”, un laborioso pueblo andino productor de café, panela de caña, leche y queso ahumado y el legendario aguardiente callejonero aderezado con ramas de eneldo o anís.

Potosí y su tragedia de niñas y mujeres violadas, de campesinos desalojados de sus fincas, de gente humilde a quien nunca consultaron ni informaron sobre su necesario sacrificio para ser asiento de la presa La Honda, fue objeto de una despiadada invasión representada en más de tres mil trabajadores. El impacto fue demoledor, fueron usadas enormes mototrailas para aterrorizar e intimidar aquellos pobladores que se negaban a entregar sus viviendas al consorcio Uribante-Caparo, creado por CADAFE y en particular a la empresa italiana Impregilio Smeraldi contratista de la obra. Aún recuerdo al médico de origen polaco que llorando le cayó a piquetazos a su consultorio de la medicatura rural. 1977 fue el año del apocalipsis del pueblo de Potosí.

El Complejo Hidroeléctrico Uribante- Caparo ha sido una gran estafa técnica y económica. El error estratégico de sobredimensionar las capacidades de aportes hídricos de las cuencas de los ríos Uribante, Potosí, Doradas, Caparo y Camburito para generar electricidad y presentarlo como un mega-proyecto que daría energía no sólo al occidente del país sino parte de Colombia.

Uribante-Caparo forma parte de los anales de las grandes estafas y engaños cometidos en la IV República contra Venezuela. Fue presentado en el mejor momento del primer gobierno de Carlos Andrés Pérez, como uno de los más importantes proyectos después del desarrollo del complejo de represas sobre el río Caroní.

Desde que se inició su construcción, hace 32 años y aún no culmina, hicimos numerosas denuncias de ese gigantesco fraude, del cual se lucraron mafias políticas y sindicales  de Acción Democrática y Copei. ¿También de la V República?

Nunca fueron investigados los vínculos del “padrino” Federico Ramírez León (AD) exdirigente cetevista con la empresa SHRM proveedora de desayunos, almuerzos y cenas, diarios durante siete años a más de 3.000 trabajadores a razón de $10,00 USD per cápita. Tampoco los vínculos de Donald Ramírez (Copei) con la empresa Impregilo Smeraldi; ni los incontables pagos por fincas expropiadas sobre tierras baldías pagadas a la oligarquía tachirense por los gobiernos de CAP y Lusinchi. 

¿Se encuentra bajo investigación de la Fiscalía General de la República y de la Contraloría General de la República la demora de mas de tres años (debió entrar en servicio en julio de 2006) la presa La Vueltosa cuya central tiene un contrato de  2.570 millones  de dólares emitidos a favor del Consorcio francés-brasileño Alston Power Hidro?

En el programa “Aló Presidente” No. 149, realizado el domingo 11 de mayo de 2003 (dedicado al día de la madre), desde la locación de la presa La Vueltosa, el Presidente Chávez anunció la firma de la última parte del contrato, específicamente para construir en 36 meses la central La Vueltosa por un monto de 160 millones de dólares y poner en fase de generación hidroeléctrica a los 5.600 millones de metros cúbicos de agua de los ríos Caparo y Camburito, supuestamente contenidos por las presas Borde Seco y La Vueltosa.

En 1987 se descubrió  el primer gran fraude. Diez años después de iniciados los trabajos de construcción de la presa La Honda y luego de una alarmante espera de 28 meses, se llenó el vaso de la presa, alcanzando la cota de 1.110 msnm, para una superficie de dos mil hectáreas de lago, con una profundidad de 95 metros. Para información de todos, la cruz que se encuentra en lo alto de la iglesia de Potosí se encontraba a cinco metros bajo la superficie. La Central San Agatón con sus dos turbinas comenzó a operar en esa fecha, pero a media máquina, pues los ensayos demostraron que cuando operaba al 100% de su capacidad bajaba peligrosamente el nivel del lago y pronto se hizo visible la cruz de la cúpula de la iglesia.

Dijimos en ese entonces ante la Asamblea Legislativa del Estado Táchira que Uribante-Caparo estaba generando para ese momento el kilowatio/hora más caro del mundo, dada la inversión de más de tres mil millones de dólares gastados en el primer desarrollo.

Al problema de la central San Agatón (mal calculo de los que proyectaron el aporte de los ríos Uribante y Potosí), los sabios le echaron la culpa a los campesinos que deforestaron el páramo de Virijuaca para sembrar papa. Pero luego de desalojarlos de sus tierras, CADAFE en lo que restó de tiempo en la IV República jamás se ocupó de reforestar la cuenca alta del rio Uribante y DESURCA, surgida en la V República tampoco se ocupó de esa importante tarea.

De lo que si se ocupó  DESURCA fue de reelaborar el mega-engaño (proyecto) y presentárselo al Presidente Chávez, esta vez activando el proyecto del segundo desarrollo: embalsar en la presa Las Cuevas, las aguas del río Doradas, las aguas turbinadas por la central San Agatón y las captadas del río Uribante a la altura de San José de Bolívar en lo que se denomina “La derivación Agua Linda”. En el sitio de la presa se construiría la casa de máquinas de la central Las Coloradas. Este proyecto fue descartado en la IV República no tan solo por oneroso, sino también por razones técnicas: una vez demostrado el poco aporte de aguas turbinadas por la central San Agatón y de que el caudal del rio Uribante prácticamente se secaba a la altura de la derivación Agua Linda, el embalse Las Cuevas por su extensión y profundidad demoraría cuatro años en llenarse para lograr llegar a la cota de 692 msnm.

Para colmo de errores, CADAFE (IV República ) y CORPOELEC (V República), desmantelaron la central termo-eléctrica de La Fría que en su momento de esplendor contaba con diez generadores térmicos por aguas tomadas del río Grita y gas proveniente del estado Zulia ya que había sido redimensionada para garantizar fluido eléctrico a los proyectos metalmecánicos programados para la Zona Industrial de La Fría (todos ellos fracasados).  Las malas lenguas dicen que varios de esos generadores con su stock de repuestos fueron a parar a Cúcuta.

Estas reflexiones surgidas a propósito de tres fotografías de la iglesia de Potosí, quizás sirvan para incluso aclarar a los proyectistas de CORPOELEC que no existe manera de trasvasar las aguas del rio Doradas  desde la central La Colorada al río Caparo, a menos que se acometa otro proyecto faraónico para traspasar mediante un túnel de 16 kilómetros en línea recta las montañas de Navay y Los Monos en el municipio Libertador del Táchira.  Algo parecido al metro desde Catia hasta Petare.

Quizás el cambio climático ha sido el epílogo de esta triste historia de 32 años, porque ahora dejó de llover en los páramos andinos. 

 Caracas, 30 de diciembre de 2009



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7457 veces.



Feijoo Colomine Rincones


Visite el perfil de Feijoo Colomine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: