Tortillas de etanol

Los cambios climáticos al parecer, han modificado no sólo el orden del clima mundial, sino también la temperatura y actitud del imperio norteamericano, en su afán de imponer la producción de un Biocombustible denominado Etanol, que se produce a partir de las grandes siembras de maíz y caña de azúcar. Este plan no nace con el objetivo de acabar con el oro negro, su fórmula real radica en atacar con este nuevo invento de papel, algún argumento que justifique en los mercados mundiales la debacle en los precios reales del petróleo ante la aparición de un nuevo sustituto como combustible...

Indicadores y cifras manejadas de estudios serios destacan algunos números que invitan a la reflexión, el cálculo en la producción petrolera parte del cálculo de 159 litros por barril, mundialmente se producen un 65 millones de barriles diarios, para la producción de 18 litros y medio de etanol por año se requieren 20 hectáreas de tierra fértil, componentes químicos como fertilizantes, pesticidas y un combustible renovable que comienza a agotarse en el mundo llamado agua, es decir, que se necesitaría sembrar un promedio de 20 millones de hectáreas al año para producir un millón de barriles de etanol por año también. Esto alimentaría inicialmente un promedio del 8% de los vehículos norteamericanos, ¿Será entonces que Estados Unidos quiere conservar precisamente intacto su inventario petrolero y sustituir el consumo feroz que absorbe el 25% mundial en el uso de combustible para sus automóviles y que lo hace uno de los principales promotores del calentamiento global y del efecto invernadero, que además está causando grandes males a la humanidad, porque se ha identificado al Etanol como contaminante tan igual y más alto que la gasolina, o acaso este es el comienzo declarado de una tercera guerra mundial que busca aniquilar al hombre de manera silenciosa atacándolo con hambre.

Surge entonces la paradoja, alimentar a sus vehículos con tortillas de etanol y quitar la arepa y las tortillas de maíz básicos en la dieta de muchos pueblos latinoamericanos, así ya los crímenes no se cometen solo con balas y bombas sino también con nuevos inventos justificados para el desarrollo de nuevas tecnologías, que además vayan de la mano para arrasar con nuestras tierras fértiles y aguas, el saqueo de los nuevos tiempos que se combina con las invasiones militares de territorios hermanos y la imposición disfrazada de desarrollo humano que engorde el capitalismo salvaje y convierta en escualidez nuestra raza latina. La palomita de maíz brincará en los tanques de autos gringos, nos convertiremos en simplistas que ni siquiera tendremos el gusto del dulce de la caña, nos acostumbrarán al café amargo y los autos se reproducirán en una estadística más semejante a la mortalidad infantil por hambre en el mundo.

Cada cierto tiempo la asimetría es más evidente, se inventan posibles sustitutos de la energía, tecnicismo o nuevas nomenclaturas para jugar a los precios y desequilibrio económico, el caso más reciente fue el de un “producto venezolano llamado Orimulsión” el cual clasifican a un menor precio aún siendo el mismo petróleo, sólo que más pesado, y con la denominación de Bitumen, reorientaban su valorización en el mercado mundial en confabulación de los apátridas prestados a ese invento venezolano que se convertiría en sustituto de energía, en definitiva, cada vez que se levanta una voz en los pueblos llamados del tercer mundo surge el ataque imperialista en una guerra de las economías y en la captación de soldados genuflexos que se arrodillan al impulso de sus males e intereses contra el bienestar económico, social y cultural de sus propios pueblos.



Comentarios: larryubv2004@hotmail.com - orieldukey2004@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2420 veces.



Larry Márquez Peralta


Visite el perfil de Larry Márquez Peralta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /energia/a31942.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO