Crítica ácida

El padrenuestro de las gaso-colas

En enero de 1988 con motivo de un exabrupto por congresantes de AD y COPEI que integraban el Poder Legislativo, el diario aragüeño que entonces se llamaba "El Periódico", publicó en su página de opinión un breve escrito que de mí autoría al que titulé "Padrenuestro al congresista". Eran los mensajes antecesores de las "críticas ácidas". Lo copio a 32 años y siete meses de aquel 23 de enero 1988, en el que se celebraban 30 años del derrocamiento de Marcos Pérez Jiménez, y los Senadores y Diputados del Congreso Nacional se aprobaron un aumento de tres mil quinientos bolívares mensuales para cada uno, alegando que lo exigía " el alto costo de la vida".

El texto publicado dice "Congresista nuestro que ocupas tu puesto aumentado tu sueldo, venga a nosotros aunque sea un repele a mi presupuesto, hágase tu voluntad así en tus curules como en tu conciencia, danos hoy nuestro aumento que bien nos merecemos también, y perdona el atrevimiento, para que nosotros podamos perdonar los tres mil quinientos mensuales que ustedes se aumentaron y que nos ofenden, y no nos dejen caer en la tentación de botarlos porque NO nos defienden, amén". Al director de la emisora donde lo leí, le advirtió el gobierno que Sánchez Ibarra era comunista peligroso, falso pues no militaba en la política, el caballero jefe pese a nuestra amistad, ordenó tiempo después el cese de mis actividades.

Encontré el texto en mis artículos de opinión para la prensa publicados por bastante tiempo luego de "El Periodiquito", en "Semanálisis" de "El Aragüeño" y en los diarios nacionales "VEA" y "Correo del Orinoco", considero recordarlo para relatar la persecución a la izquierda de la era nada social demócrata y menos social cristiana 1959 a 1999. Se convenció por todos los medios a la población, que pensar en forma diferente a las toldas blanca y verde en los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, era desviar la democracia representativa hacia el modelo comunista, cual apestosa pandemia ideológica mundial asustados por todos los medios contra cualquier intento gubernamental parecido al socialismo.

Ese viejo "convencimiento" me parece similar al que observo en este 2021 con el problema creado desde el exterior contra Venezuela en el suministro de gasolina, y las reacciones de asistentes a pagar gasolina dolarizada y en líneas generales los precios en hiperinflación igualmente inducida y gozada por los directores opositores. El habitante común que padece el problema no toma en cuenta o no se atreve a discutir en las gasocolas, ante el riesgo de caerse a insultos, trompadas o mayores enfrentamientos, contrarios a nuestro carácter pacífico y dicharachero, al criollo y los extranjeros residentes les encanta murmurar, y de simples descalificaciones se corre el riesgo de pasar a decirse "mentadas" que no son precisamente de menta.

Una realidad vemos en las gasocolas donde van infiltrados algunos y algunas enviados por organizaciones políticas enemigas juradas del socialismo, a fin de convencer que los padecimientos son consecuencia del modelo socialista, comunista, castrista, chavista, madurista, quienes ni de vaina le ponen la vista o critican al aparato propagandístico nacional e internacional de descalificación anti venezolana, sin hablar jamás de las sanciones contra Venezuela, menos de los robos en altamar a buques con gasolina, o los trucos para impedirnos el normal suministro de gas, y otros inconvenientes inducidos, algo similar a quemar una mascota (lo hicieron en manifestaciones de oposición) y decirle al dueño del animalito que se lo merecía porque tenía cara de que me iba a morder.

No hay peor ciego que quien no quiere ver, es el antiguo refrán, y a los de invidencia y vidiotización atizados por medios de malsana comunicación nada demócrata de oposición, les dedico este "Padrenuestro de las gasocolas". Compatriota nuestro que vas a las colas, santificada sea tu paciencia, venga a nosotros tu entendimiento, hágase tu habilidad cerca de la bomba o durante el tiempo, y danos hoy nuestro aguante al disociado de cada día, como también nosotros disculpamos las incongruencias con que nos ofenden, no nos dejes caer en la pobreza mental en cada ocasión, y líbranos de toda presumida amargada oposición, amén.

...



Esta nota ha sido leída aproximadamente 872 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: