Azuzan el golpe

Los delincuentes están a la vista de todos lo transeúntes, cuando en las bombas surten gasolina; no los nombro porque se hace difícil personalizar; además no es lo que me ocupa en esta nota: solo que todas las semanas puedo ver frente a mis ojos la red de delincuentes tan estructurada, que no me atrevería a decir que es solo la que se activa frente a mi; lo que si sé es que me roban sin pistola y todos a mi lado le están haciendo lo mismo y habría que preguntar ¿Porque no hacemos nada?

Dónde quedó esa gallardía que hemos mantenido durante tanto tiempo, que ahora no es capaz de reaccionar y ponerle un paraó al delincuente o por lo menos atraparlos en flagrancia para detenerlos (meterle los ganchos que carga la diputada) y que nuestra determinación lo haga desistir de seguir saqueando la PATRIA.

Voy a poner ejemplo para que traten de entender los que están afectados en el día a día y se respondan ¿porque lo aceptamos sin protestar?

En las bombas de gasolina tienen ya un tiempo con la modalidad.

Dicen que se va el sistema en la mañana; después que le han registrado la operación a los llamados "cuperos" o a los primeros de la cola, que tienen a veces días. Después de una hora determinada se detienen para crear el caos y la sosobra; después empiezan a despachar; pero hacen la salvedad, que es como una especie de favor: en efectivo y los desprevenidos o por lo menos los que están en la cola para surtir, no tienen y te lo avisa el que empieza a ordenar el paso en la cabeza de la cola hacía la guillotina; está separado siempre a cierta distancia de los surtidores con un transmisor, no te dejan otra opción: están a distancia para que en grupo no armen alboroto los atracado; es una forma que tienen para evitar que los cabeza de cola se haga fuerte en el reclamo: si te quedas, quiere decir que tienes efectivo o moneda extranjera; entonces te dice que prendas las luces del carro y se entiende que es una seña y allá en el surtidor te mandan a pasar por determinada isla, dónde ya estás marcado con las luces encendidas; pero lo más probable es que tienes que transar y al sacar para pagar a pesar de estar cobrando en efectivo, te encuentras con la sorpresa: que "no hay cambio" para el vuelto y la cantidad que te toca pagar con el más bajo sencillo de la moneda extranjera es insignificante ante lo que cuesta lo que surtes utilizando el cupo del sistema patria y en tus propios ojos, por la necesidad del combustible; quedas atracado y no puedes detenerte a reclamar, porque el delincuente te dice en complot con los cómplices y los desesperados: Que apures porque estás obstaculizando la fluidez de la cola.

Lo grave de todo es que si tratas de oponente al atraco: el ladrón mayor no está, pero armó la red con tanta perfección, que no encuentras ante quien reclamar y te vas a casa con la arrechera encendida disiendoté. porque me dejé y no fui capaz de decirle a las otras víctimas "vamos hacer algo para evitarlo"

Ahora con el tanque lleno por una semana, me preguntó; hasta cuándo será esto; ya han inventado varios modos, que cambian con mucha astucia y sale uno nuevo cada día y los zamuros de las internacionales esperan para recibir víctimas cuando desaparezca el subsidio y el PUEBLO quede a merced de precios tan desorbitante, que usar el carro será un lujo solo para corruptos y delincuentes comisionistas; que serán los únicos que puedan pagar tan alto precio capitalista; mientras seguiremos atentos gritando PATRIA O MUERTE, VENCEREMOS Y HASTA LA VICTORIA SIEMPRE.
SIN PATRIA NO QUIERO VIDA.
HAZTE CONCIENCIA



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1484 veces.



Antonio Machuca

Actor y militante revolucionario

 machucamelo@cantv.net

Visite el perfil de Antonio Machuca para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Machuca

Antonio Machuca

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Energía y Petróleo para el Pueblo


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social