Del petróleo obtenemos gasolinas, gases y muchos productos petroquímicos

Fragmentos de la realidad actual.

En los territorios que conforman el Estado Nacional de la República Bolivariana de Venezuela, tanto en áreas del subsuelo como en sus espacios submarinos, se ubican el 20 % de las reservas probadas de petróleo del mundo, formando parte del 100 % existente actualmente a nivel mundial como recursos fundamentales para garantizar el funcionamiento de cientos de millones de vehículos terrestres, cientos de miles de transportes aéreos y acuáticos, maquinarias agrícolas, pecuarias, maquinarias pesadas, plantas industriales y eléctricas, gases de uso domésticos e industriales, tanto para producir fuego como para utilizarse como anticongelantes por ejemplo, fertilizantes y otros agroquímicos, plásticos muy diversos en sus conformaciones y usos, sustancias para preparar detergentes, productos de maquillajes y perfumería, mascarillas, guantes, equipos médicos, componentes o partes de vehículos y aviones, y una muy larga lista de productos comercializables que actualmente se fabrican a partir de los derivados obtenidos por medio de los procesos de destilación fraccionada o desintegración térmica y catalítica del petróleo. Así como otros exigentes y rigurosos procedimientos físico-químicos de transformación, separación y elaboración de múltiples productos con gran utilidad en la vida diaria. Para llevar a cabo estos procesos industriales de la materia prima petrolera se requieren unas complejas instalaciones conocidas como refinerías y una amplia lista de insumos químicos como la nafta catalítica y el metil ter – butil éter (MTBE) que no se producen en Venezuela, los cuales se importaban desde los EEUU hasta la absoluta prohibición emitida por el gobierno de esa nación para que las empresas del mundo NO LE VENDAN a Venezuela estos y otros aditivos/mezcladores, así como los repuestos requeridos para procesar o refinar el petróleo, intentando paralizar toda nuestra economía y el trabajo de los motores y servicios que funcionan con los combustible derivados del petróleo procesado.

Existe una amplia producción mundial de investigaciones, informes y reflexiones publicadas en libros, revistas, folletos, filmaciones documentales, películas, videos, registros fotográficos, conferencias, tesis de pre grados y postgrados, tesis políticas y estudios de los más diversos servicios de inteligencia civil y militar de muchos países que dan cuenta de la actual y futura importancia estratégica del petróleo, su ubicación por países, variedades y calidades en grados API, sus amplias posibilidades para obtener derivados petroquímicos, sus necesarios depósitos de almacenamientos, rutas e instrumentos de transporte, mercados y precios, empresas petroleras competidoras, legislaciones vigentes y las valoraciones tácticas y estratégicas de este importante combustible fósil. Decimos esto porque resulta un poco difícil compartir las afirmaciones que señalan de manera categórica que la época del petróleo se agotó. De ser cierta esta respetada interpretación, no tendrían sentido la multiplicidad de infiltraciones, manipulaciones, estudios académicos y publicitarios orientados a estimular los odios/prejuicios étnicos, religiosos, lingüísticos y territoriales, elaboraciones alienantes barnizadas con apariencias académicas, desestabilizaciones, bloqueos económicos y comerciales, agresiones, invasiones y guerras preparadas minuciosamente durante años contra países como Afganistán, Argelia, Irak, Libia, Sudán, Yemen, Chad, Níger, Nigeria, Angola, Siria, Irán y Venezuela. Varias naciones del mundo han estado sometidas en las últimas décadas y con mayor intensidad en estos 20 años del siglo XXI a las provocaciones, ataques, desestabilizaciones y agresiones más diversas por parte del Estado y los diversos Gobiernos de los EEUU y sus aliados y socios de los Gobiernos y Estados de Europa que conforman y lideran la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

En el caso específico de la República Bolivariana de Venezuela, los ataques por parte de estas naciones se han acentuado en los últimos 5 años. Existe una amplia documentación que permite conocer al detalle las más variadas formas de la desestabilización económica, psicológica, monetaria, ataques sistemáticos contra los servicios públicos, organización de intensas y prolongadas acciones de violencia callejera, intentos fallidos de golpes de estado, disfrazados esfuerzos de ingresar por la fuerza desde el territorio colombiano, campañas internacionales contra la institucionalidad pública con gran apoyo económico, comunicacional, artístico e internacional, frustrados intentos de ingresar mercenarios/terroristas fuertemente armados y entrenados/apertrechados desde Colombia. Otra de las acciones desestabilizadoras, orientadas a ocasionar graves penurias y limitaciones a la gran mayoría de la población venezolana, a su bienestar y su deseos de vivir en paz, consisten en la variedad de medidas de bloqueos económicos, financieros, comerciales, diplomáticos, secuestro e intento de apropiación ilegal de bienes y activos de la República Venezolana, además de intentar hasta bloquear los espacios marítimos que permiten la libre entrada y salida de embarcaciones a la Nación.

Para llevar a cabo estas acciones que violan el Derecho Internacional y los Acuerdos entre naciones, los Estados y Gobiernos de los EEUU y sus aliados/socios Europeos (Reino Unido y UE) que integran la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), han contado con el apoyo, colaboración y participación muy activa de los principales dirigentes y parlamentarios nacionales de los partidos Voluntad Popular, Primero Justicia, Acción Democrática y Un Nuevo Tiempo (VP, PJ, AD y UNT). Estos factores internacionales y nacionales en combinación decretaron arbitrariamente y alejados de toda legitimidad y legalidad, la conformación de un "Gobierno Nacional Paralelo" al formalmente existente. Ahora es posible ver con mayor claridad, las intenciones de estas naciones con hábitos imperiales y colonialistas, aunque en evidente decadencia geopolítica, al intentar construir un gobierno artificial e ilegal reconocido por ellos. Se trata de usar estas figuras artificiales de gobierno para avanzar en el despojo de importantes bienes y activos de la República Bolivariana de Venezuela ubicados legalmente en sus territorios. Nos referimos a cuentas oficiales en divisas y activos petroleros (CITGO) ubicadas en los EEUU, depósitos institucionales de grandes cantidades de oro en el Reino Unido, cuentas oficiales de PDVSA en divisas ubicados en bancos de Portugal, activos petroleros ubicados en territorios bajo jurisdicción del Reino de los Países Bajos (Curazao-Holanda). Además comienzan a filtrarse una variedad de posibles acuerdos y asignación de contratos leoninos para controlar recursos y actividades económicas, suscritos por los "representantes del gobierno artificial y espúreo" con esos gobiernos/estados y empresas transnacionales originarias de esos países de Europa y los Estados Unidos de América.

Por cierto que en medio de esta dura, dañina y mortífera pandemia de SARS-CoV-2 que ocasiona la enfermedad del Covid-19, los Gobiernos y Estados que lideran las agresivas medidas y acciones contra las instituciones del Estado y Gobierno Venezolano y sobre todo contra el bienestar socio-económico, la estabilidad emocional y el derecho a vivir en paz de las mayorías sociales de este Estado Nacional Soberano llamado VENEZUELA, presentan unas alarmantes cifras de habitantes contagiados y unas muy altas y lamentables cifras de fallecidos por la pandemia. Según las más recientes referencias internacionales estas son cifras que expresan importantes fallas y errores en la aplicación de medidas y políticas preventivas para proteger a sus poblaciones. Las cifras mundiales de contagiados alcanzan los 5.591.067 y 350.458 fallecidos. EEUU registra 1.681.793 contagiados y 98.933 fallecidos; Reino Unido acumula 266.602 enfermos y 37.130 personas fallecidas; España tiene 236.259 enfermos del virus y 27.117 fallecidos; Italia 230.555 contagiados y 32.955 muertos; Francia 182.847 enfermos y 28.533 fallecidos; Alemania 181.525 personas contagiadas registradas y 8.372 personas fallecidas; Canadá tiene 88.093 casos de enfermos y 6,639 personas muertas y los Países Bajos/Holanda tienen 45.970 personas contagiadas y 5.856 fallecidos. Los gobernantes de estos países, con graves problemas económicos y con unas altísimas cifras de morbilidad y mortalidad por el Covid-19, siguen insistiendo en medio de este delicado escenario sanitario y económico mundial, en organizar acciones orientadas a OCASIONAR mayor sufrimiento a las MAYORIAS SOCIALES DE VENEZUELA.

Para intentar ejecutar sus planes de seguir haciéndole daño a las mayorías sociales que conformamos esta NACION SOBERANA, se han venido apoyando en los gobiernos de países latinoamericanos que se asumen como sus súbditos, subsumidos o subordinados coloniales. Nos referimos por ejemplo a los gobiernos de Brasil que registra cifras de afectados por Covid-19 de 391.222 y 24.512 fallecidos; Perú con 129.751 contagiados y 3.788 fallecidos; Chile con cifras de 77.961 contagiados y 806 fallecidos; Ecuador con 37.255 enfermos y 3.203 fallecidos y Colombia registra 23.003 contagiados y 776 fallecidos. Mientras que las cifras correspondientes a Venezuela alcanzan las cifras de 1.211 personas contagiadas y 11 fallecidos. Sin embargo, frente a estas dramáticas y alarmantes cifras de personas enfermas y fallecidas por Covid-19 en países como EEUU, Reino Unido, España, Italia, Francia, Alemania, Países Bajos/Holanda, Canadá, Brasil, Perú, Chile, Ecuador y Colombia, que nos alertan sobre los posibles errores en la aplicación oportuna de políticas preventivas y de salud pública orientadas a proteger a sus poblaciones en riesgo, la Unión Europea e instituciones manejadas por el poder público y privado de los EEUU consideran que el país y sus habitantes que es necesario seguir bloqueando, asfixiando, acorralando, golpeando, atacando, desestabilizando hasta que ¿logren alcanzarlos y equipararlos? con sus lamentables cifras de seres humanos contagiados y fallecidos es VENEZUELA.


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 634 veces.



Germán Yépez Colmenares

Historiador - Profesor de la UCV

 germilio.yeco@gmail.com

Visite el perfil de Germán Yépez Colmenares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: