En tres palabras

Cerremos a PDVSA (II)

"Una solución política, no necesariamente resuelve un problema económico… ¿Más que la "siembra petrolera", no deberíamos estar cosechándola y disfrutándola? …Estamos en época de radicales y oportunas decisiones trascendentes para la sobrevivencia de la vida humana en el planeta Tierra."

Hugo Moyer Agostini

 

"Este sistema no lo aguanta el campesino,

no lo aguantan los trabajadores,

no lo aguanta la madre tierra"

Papa Francisco

 

"Hoy se ha vuelto evidente que el excesivo énfasis puesto en el método científico y en el pensamiento analítico y racional ha provocado una serie de actitudes profundamente anti ecológicas…El pensamiento racional es lineal, en tanto que la conciencia ecológica surge de la intuición…Nuestra ciencia y nuestra tecnología están basadas en un concepto del siglo XVII, según el cual la comprensión de la naturaleza implica la dominación de la misma. "

Fritjof Capra

¿VENEZUELA ESTÁ CUMPLEINDO SUS PLANES?

Seguramente. Sin saberlo. Sin haberlo planificado. A pesar nuestro y de tantos otr@s. Al bajar drásticamente la producción petrolera, por las razones que fueren, hemos estado contribuyendo, al quinto objetivo histórico del Plan de la Patria: "Contribuir con la preservación de la vida en el planeta y la salvación de la especie humana"¡¡¡Aleluya!!!

Mientras que, por el contrario, los EEUU no sólo han sobreexplotado este recurso, sino que lo sobre consumen y lo sobre utilizan irracionalmente y de paso, con el uso del "franking", o "fractura hidráulica", que ahora se está propagando por el mundo, estamos destruyendo aún más la naturaleza ¿Es eso lo que queremos dejarle a las generaciones futuras? ¿Preferimos esto a ayudar a salvar al planeta?

https://ecologica.jornada.com.mx/2018/01/26/el-fracking-y-sus-consecuencias-en-el-ambiente-865.html

Esta noticia del 2018 nos da una idea de ¿en qué andamos en el mundo? Me pregunto: ¿Cuál ha sido el grado de destrucción que hemos cometido y qué beneficios reales hemos obtenido con la explotación petrolera y gasífera a nivel mundial?

El Covid-19, nos ha traído muchas sorpresas favorables, a pesar del alto costo en vidas humanas que se está pagando. Una de ellas es que con la baja de los precios del petróleo el negocio del "franqueo" se hunde ¡¡¡Gracias a Dios!!!

https://ecoa.org.br/el-negocio-del-fracking-se-hunde-por-la-guerra-de-precios-del-petroleo/

RECORD HISTÓRICO DE SOBRE EXPLOTACIÓN

Mientras en Venezuela, se producía una drástica baja en la producción petrolera por muy diversas razones. Y a pesar de que quisimos y no pudimos elevarla. Miren lo que pasó en el mundo, Y sintámonos que estamos cumpliendo con nuestro Plan de la Patria, a pesar de que otros eran nuestros objetivos.

"La oferta mundial de crudo batió en 2018 un máximo histórico, de 75,78 millones de barriles diarios (mbd), un 1,6 % más que en 2017, alimentada sobre todo por el auge de las extracciones en Estados Unidos, según los datos publicados este lunes por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP)."

Allí les dejo ese dato para que reflexionemos y nos respondamos: ¿Es eso lo que queremos legarle a nuestr@s hij@s y a nuestr@s niet@s? ¿Acaso confiamos en una salida creativa e inteligente antes de que se acabe el petróleo? ¿Y si no lo logramos? ¿Y si nos llevamos una impactante sorpresita?

Ahora me pregunto en voz alta:

¿HAY QUE CERRAR PDVSA Y POR QUÉ HACERLO?

Para continuar con esta serie que inicié ayer, voy a compartir una síntesis de los artículos que he escrito sobre el tema de PDVSA y PEQUIVEN y agregaré un comentario, o reflexión, al final. Comencemos, entonces, con el artículo:

"LO VERDADERAMENTE IMPORTANTE NO ES EL PRECIO DEL PETRÓLEO" PUBLICADO EN APORREA EL 17/02/2017.

De este artículo he tomado las citas que aparecen al comienzo de este otro. Ellas resumen, buena parte de nuestras reflexiones. Vale decir, hemos puesto nuestros propios intereses, como seres humanos, por encima de la naturaleza. Sin tomar en cuenta que de ella provenimos como especie humana. Tal vez ¿Quién sabe? El Covid-19, es una reacción de la naturaleza frente a las permanentes y groseras agresiones que ha recibido. Una de ellas es: la sobrexplotación petrolífera y gasífera.

Cuando el gobierno de Venezuela, a través de las gestiones del Presidente Maduro, logró ayudar a incrementar los precios del petróleo manifesté que eso no era lo más importante. Para mí lo más importante, en la decisión de elevar y ahora, por el contrario, con el impacto del Covid-19 y la imprevista disminución del precio del petróleo, es que – tanto el aumento como la disminución – viene acompañados ambos de la posibilidad de reducir la producción petrolera. Ese debe ser nuestro objetivo mundial. Pero los gobiernos y las empresas y corporaciones transnacionales están más preocupados por el precio del petróleo. Es decir por las ganancias. Como en el caso del Covid-19, en el que hay gobiernos que prefieren exponer a los trabajadores al contagio y la muerte segura, antes que cumplir con las indicaciones de la OMS y de los que saben de eso: los científicos en materia de salud. Por eso dijimos que venía en camino un conflicto entre la OMS y el FMI.

https://www.aporrea.org/internacionales/a289042.html

Por ello expresé, y ahora lo reafirmo con más razón, que MÁS IMPORTANTE que lograr un mayor o justo precio del petróleo es lograr la baja sostenida de la producción petrolera hasta llegar hasta cero – exagerando, claro está y, por supuesto, de ser posible – tanto la producción petrolera a nivel nacional y ojalá, antes de que se nos acabe el petróleo, a nivel mundial.

En este artículo expresé que más que los precios:

"Estamos ayudando a conservar reservas petroleras, nacionales y mundiales, para su uso potencial por parte de las generaciones futuras y evitar la sobreexplotación de un recurso energético no renovable, producto de un modelo de crecimiento y desarrollo anti-ecológico y depredador. Es decir, con la decisión de los países OPEP y no OPEP, estimulados por la iniciativa del Presidente Nicolás Maduro

¡Ganó la naturaleza y el medio ambiente!..

Esta circunstancia, es una buena oportunidad para dar el ejemplo en el mundo y comenzar a reducir, voluntaria y decididamente, la producción petrolera mundial y hacer mayores esfuerzos –científicos, técnicos, tecnológicos, comunicacionales, económicos, políticos y sociales– para reducir, a la brevedad, el hiperconsumo energético, a la vez que promovemos e impulsamos –con más fuerza y voluntad política– y hacemos mayor uso de fuentes "limpias" de energía, tales como: la energía eólica y la energía solar, entre otras. Así podríamos intervenir con donaire moral y ético, en eventos mundiales, sobre temas ambientales y podríamos además, con nuestro ejemplo, contribuir verdaderamente, al objetivo estratégico del Plan de la Patria referido a la salvación de la vida en el Planeta Tierra. De lo contrario: una cosa es lo que pregonamos en los eventos internacionales y otra la que hacemos en la vida cotidiana del país…

Reflexionar y tener una posición clara sobre el tema (de la naturaleza y la necesidad del mercado), sin temores de que nos tilden de capitalistas trasnochados, para mi gusto, es más importante que el sólo aumento del precio petrolero…

Demostrar que la cooperación, la solidaridad y la unidad, como lo han hecho los países OPEP y no OPEP, son valores de vital importancia para lograr –en colectivo– nuestros objetivos; en este caso: bajar la producción y forzar el establecimiento de un "precio justo". A la vez que demostramos, una vez más, que una acertada acción política –conjunta y solidaria– como esta, tiene un efecto "económico" relevante…

Lo indiscutible es que debemos hacer esfuerzos y demostraciones concretas y urgentes, en Venezuela y en el mundo, de sustituir los combustibles fósiles contaminantes por energías alternas y limpias, como la energía solar y eólica, para no continuar sobre explotando la Pacha Mama, que ya está dando muestras de su molestia a través del fenómeno del "Niño" y la "Niña", los tsunamis y terremotos, el cambio climático, la lluvia ácida y la generación de enfermedades incurables, entre otras formas de manifestar su incomodidad y molestia. "

EN POCAS PALABRAS:

Culminamos el artículo con este resumen:

"Más importante que la, estimada, subida del precio del petróleo hacia un "precio justo" (que no de su valor, que siempre será el mismo por su contenido energético) es:

1. Preservar las reservas mundiales de petróleo para las generaciones futuras y ayudar a conservar la naturaleza,

2. Estar conscientes que el mercado y los monopolios u oligopolios, sean estos de la empresa privada, del Estado o de organizaciones mundiales, como la OPEP, pueden jugar, en un momento dado, un papel regulador y necesario en el proceso de transición hacia una sociedad integralista, proporcionalista y situacional o, si lo deseamos, hacia una verdadera sociedad socialista,

3. La cooperación, la solidaridad y la unidad, pueden servir de "catalizador" para acelerar cambios políticos que, a su vez, produzcan novedosos y significativos cambios en lo "económico" y en lo social."

Ver el artículo "Lo verdaderamente importante no es el precio del petróleo" en: www.aporrea.org/energia/a241624.html

COMENTARIO FINAL Y PROPUESTA AL PRESIDENTE:

Acabo de escucharle decir al Presidente Maduro, por VTV, que el precio del petróleo venezolano está rondando los 10 dólares. No conozco en cuanto está el costo de producción por barril en Venezuela, pero supongo supera con creces un valor como este.

De continuar las tendencias a la baja del precio del petróleo, la industria petrolera mundial y, en particular, la de Venezuela entrarían en crisis. Se harían inviables. Poco rentables, en lo económico. De modo que tarde o temprano, al margen de las consideraciones ambientales, ecologistas o de impacto a la naturaleza, tendríamos que sopesar si vale la pena seguir manteniendo abierta PDVSA, salvo que su infraestructura (que es inmensa) y su personal con su experticia y en fin, sus sistemas administrativos y gerenciales, se pongan al servicio de la nación como lo han venido haciendo las FANB. En defensa de la independencia y la soberanía nacional. O se utilicen para múltiples fines en el área educativa, productiva (como la Agricultura), científico-tecnológica, de defensa integral, en materia de salud, etcétera. No tiene sentido tener abierta y funcionando a PDVSA, en las actuales condiciones. Estoy persuadido que hoy PDVSA lo que da es pérdidas.

En PDVSA lo que sí aún se pueden hacer son grandes negocios y corruptelas ¿Acaso la tenemos abierta justo para ello? ¿Para que unas mafias enquistadas y nuevos actores se llenen los bolsillos mientras el país, el pueblo y la naturaleza pierden?

¿Es eso lo que queremos señores Constituyentes y señor Presidente Maduro? ¿Es eso lo que queremos respetado coterráneo General Manuel Quevedo? ¿Es eso lo que queremos pueblo noble, luchador y valiente de Venezuela?

UNA PROPUESTA "POR TODO EL CAÑÓN"

Yo sugeriría, entonces, no perder más tiempo y CERRAR A PDVSA de una vez por todas. El Covid-19, nos ha ayudado a tomar magníficas decisiones. Como esa de tener una televisora dedicada exclusivamente para la educación a distancia. Lo felicito señor Presidente por esa inteligente decisión. Hacía falta. LAS NECESIDADES NOS OBLIGAN. Aunque se veía de anteojitos desde hace muchos años. Por analogía: Tal vez ahora, tengamos la oportunidad de reingeniarnos la forma en cómo aprovechar el negocio petrolero y petroquímico de manera más racional respetando a la naturaleza e impulsando el ECODESARROLLO. Es nuestra gran oportunidad. Para darle ejemplo al mundo. De que el petróleo más que una "mercancía" donde el precio es lo relevante. Debería ser, como nos expresara el Dr. José "Cheo" González, un "buen compañero de viaje".

Más adelante, si fuese necesario y posible, se pudiera abrir otra empresa, con otro nombre y con otra misión y visión.

¿No le parece señor Presidente?

Le invito a pensar con su equipo esta propuesta: Cierre PDVSA

O, al menos, reestructúrela y reinventemos otra cosa.

Ya PDVSA terminó su ciclo y debemos dejarla partir.

Seguiremos reflexionando sobre este álgido tema.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3978 veces.



Hugo Moyer Agostini

Ing. Químico (1975). Postgraduado en Macroeconomía, Planificación y Creatividad Aplicada Total. Profesor Titular jubilado de LUZ (1997). Presidente Honorario de la Escuela Latinoamericana y Caribeña de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG). Ha sido el primer Director del Instituto Zuliano de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (IZEPES) y del Centro Latinoamericano de Altos Estudios de Gobierno (CELAEG) Ha sido asesor de Rectores de varias universidades, Alcaldes y Gobernadores, así como de la Presidencia de PDVSA y PEQUIVEN. Vive para la POLÏTICA y se resiste a vivir de la política.

 escolagzulia@gmail.com

Visite el perfil de Hugo Moyer Agostini para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: