Revisión 2019 de una polémica de 2017

Dedicada a mis alumnos de la Academia Diplomática Pedro Gual y del Instituto de Estudios Políticos de la UCV, último refugio en mi Alma Mater, de cuya Escuela de Economía, y del Postgrado en Economía y Administración de Hidrocarburos que ayudé a fundar en 1974, fui echado desde el 2005, por sostener posiciones superadas por la modernidad y que no satisfacían los estándares científicos de mis también modernos colegas liberales.

En la oportunidad de 2017, el debate fue con un técnico puro y duro, representante del sector político contrario, "revolucionario", Edmundo Salazar, quien me acusó de traidor, infiltrado y otras lindezas, pero que sostiene el mismo dogma del destacado gerente de los tiempos de la "apertura", Humberto Peñaloza: "PDVSA es una empresa de ingenieros para ingenieros".

Esa aparente exclusividad profesional, que podría interpretarse como una inocentada estudiantil, está realmente fundamentada en la necesidad de mantener a la industria incontaminada de consideraciones político- económicas, que se sospechan contrarias a particulares y circunstanciales intereses.

En este caso, ello es una muestra de que en el extremismo tecnocrático no hay ideologías, ni izquierdas ni derechas, sino atrincheramiento para escurrir el bulto del debate y la evaluación pública.

De hecho, el primer "Economista Jefe· de PDVSA en los 90, promotor del "escenario productor" enfrentado al "escenario rentista", Ramón Espinasa, era un ingeniero y en la actual Junta Directiva de PDVSA, la Vicepresidencia con competencia en la materia de proyectos se denomina Planificación e Ingeniería, responsable de los ruinosos megaplanes inviables, fundados en la existencia en la Faja del Orinoco de 1.300 millardos de barriles de recursos recuperables que, con un "moderado" factor de recobro del 20% (estimado matemáticamente) resultan en reservas petroleras "probadas" de 260 mil millones de barriles de crudo extrapesado, las cuales, sumadas a las más de 40 mil millones de reservas probadas convencionales, resultan las mayores del mundo, 303 mil millones de barriles, el 17,5% del total mundial, según el BP Statistical Review of World Energy de junio de 2019, https://www.bp.com/content/dam/bp/business-sites/en/global/corporate/pdfs/energy-economics/statistical-review/bp-stats-review-2019-full-report.pdf

Esas "reservas" fueron previamente certificadas por Ryder Scott, https://www.ryderscott.com/ previo el pago de la módica suma de 600 millones de "USD" y reconocidas luego en todos los anuarios y boletines estadísticos internacionales.

Como diría Salazar, nuestros técnicos petroleros conocen el color del petróleo, tienen las capacidades e instrumentos necesarios y por eso, saben y siempre han sabido lo que hay que hacer. No hablan paja política, sociológica, legal o económica.

---------------------------------------------------------------

En torno al monopolio ingenieril

de la sabiduría petrolera

Comentando mi trabajo Petróleo Venezolano, Recursos, Reservas y Fantasías (I) publicado el lunes pasado en Aporrea, el Ingeniero Petrolero y Geólogo, con 30 años en la cadena de valor de la Industria petrolera venezolana, Edmundo Salazar, investido como cruzado defensor de la IPV de ataques injustificados, arremete contra mí, llenándome de improperios, levantando sospechas sobre mi integridad moral y política y poniendo en duda mis argumentos, dada mi ignorancia en la materia, que está dictaminada por la "razón técnica" que lo asiste.

Normalmente, se recomienda hacer oídos sordos a las ofensas personales infundadas, sobre todo porque la carga de indignación puede conducirnos a caer en el mismo plano, pero hay un aspecto del libelo del Ingeniero Salazar que me inquieta:

Cual moderno Torquemada, comienza preguntándose en nombre de qué ocultos grupos hablo cuando me refiero a "nuestra opinión".

Desde luego que no puedo culpar al Ingeniero Salazar por su desconocimiento de esta fórmula discursiva de expresar "mi opinión". En verdad, reconozco que es poco recomendable por su origen mayestático (ahora sólo la usan los papas) y por esconder mucho de falsa modestia y vanidad.

Pero, aterrorizado, debo aclarar que me refiero a mí mismo, porque no sé cuáles serán los métodos que se me aplicarán, amarrado a un potro inquisitorial, para arrancarme, además de los dientes, el nombre de los demás complotados en esta apostasía petrolera.

Precisamente, y de partida, el Ingeniero Salazar me coloca en el bando de los "enemigos de la industria" –ergo de la Patria- uno de los atributos que me han acompañado, junto al de "profeta del desastre", desde los años 70, cuando comencé a sostener posiciones críticas en materia petrolera y económica, bajo el magisterio de Juan Pablo Pérez Alfonzo, Francisco Mieres, Gastón Parra Luzardo, Domingo Felipe Maza Zavala, Orlando Araujo y muchos otros que no debo nombrar porque todavía viven y podrían quedar expuestos a la furia vengativa del algún técnico calvinista ofendido. Y además, porque tampoco me cubro con la capa de mis maestros cuando digo "nuestra opinión".

Fuera de todo esto, la discusión técnico-económica sobre la confusión entre reservas, recursos recuperables, petróleo in situ, factor de recobro y otros conceptos, está inserta en artículos que comenzaron a aparecer en el Portal Aporrea, lunes y jueves de la semana pasada, y seguirán las próximas semanas, pero que están también insertos en mi blog http://petroleovenezolano.blogspot.com

Sería redundante refutar las ignorancias que impunemente se me atribuyen, sobre todo cuando ellas se basan en utilizar mis propios argumentos , que no han sido leídos por el público pero sí por el Ingeniero Salazar, a quien le he enviado previamente mis artículos. Remito, pues, a los lectores de Aporrea a las próximas entregas de mi columna.

Domingo, 29/10/2017 03:45 PM.

Continuando mi respuesta a los contundentes comentarios científicos del ingeniero petrolero y geólogo Edmundo Salazar, con los cuales refuta mis ofensivas injerencias en una materia para la cual no estoy formado, dada mi tara fundamental de ser economista, la cual me obliga a limitarme a la contabilidad presupuestaria y del producto interno bruto, quisiera recordar, con toda la inmodestia del mundo, por la cual pido excusas a los lectores, que desde marzo de 1971, fecha en la cual tuve la inmensa suerte de integrarme como aprendiz a un equipo de análisis e investigación sobre el tema petrolero liderado por el Dr. Juan Pablo Pérez Alfonzo y conformado por veteranos técnicos, políticos e investigadores universitarios, quedé automáticamente ubicado en un sector bastante conflictivo, el cual era, según la matriz de opinión promovida e impuesta por el poder petrolero nativo, pero de alma transnacional: el de los "enemigos de la industria", condición que mantuve por más de tres décadas y que ahora, a manera de chantaje, resucita Salazar en tiempos de revolución.

Para muestra, varios botones:

PARRA LUZARDO Y MEDOZA POTTELLÁ,

ENEMIGOS DE LA INDUSTRIA

Programa Especial de Globovisión, Caracas, 10 de Marzo de 2002.

Periodista: José Toro Hardy

Invitados: Julio César Arreaza.- Vicepresidente fundador de PDVSA, Gustavo Coronel.- Director Fundador de PDVSA, Humberto Calderón Berti.- Ex Ministro de Energía y Minas y Ex presidente de PDVSA, Pablo Reimpel.- Ex Presidente de PDVSA, Alfredo Gruber.- Ex director de Corpoven y Maraven y Ex presidente de Deltaven, Nelson Olmedillo.- Ex Director de Corpoven, Ronald Pantin.- Ex Presidente de PDVSA Servicios, y Alberto Quirós Corradi Ex Presidente de Maraven y Lagoven

Extractos del Programa:

H.Calderón Berti: ¨… yo creo que lo que ha ocurrido ahora con la industria petrolera ha sido un verdadero zarpazo, un asalto a la industria petrolera, se constituye por gente venida de afuera que han sido objetores históricos de la industria petrolera, de todos los programas importantes que la industria ha tenido, han sido objetores, Gastón Parra y Mendoza Potella, también el ministro actual de Energía y Minas, Alvaro Silva Calderón, se opusieron a la apertura petrolera, a los cambios de patrón de refinación, a los proyectos de la Faja, a la internacionalización de la industria, ¿cómo pueden entonces estos señores ahora dirigir una industria petrolera cuando todos los programas de aliento han sido objetados por ellos?

J. Toro Hardy: Y de hecho Humberto, estos que estás nombrando de afuera son perseguidos por la gente de la industria petrolera como sus adversarios naturales de toda la vida.

Quirós Corradi: ¿..y cómo puede el gobierno nombrar una junta directiva donde hay dos tipos externos que han sido enemigos de la Corporación…?

"…esta es una clara intención ideologizante, ideológica y esa ideología es la que se cierra con el nombramiento de Gastón Parra y Mendoza Potellá en la directiva de Petróleos de Venezuela, enemigos del concepto de la empresa rentable, de la empresa verdaderamente comercial, de la empresa que fundaron o que fundamos los venezolanos…"

Desde 1972 me incorporé al equipo que, inspirado en las enseñanzas de Pérez Alfonzo y liderado por Francisco Mieres, fundó el Postgrado en Economía y Administración de Hidrocarburos de la Universidad Central de Venezuela. Allí estuve como asistente de investigación, alumno y profesor por 28 años en total, los últimos 14 de ellos como coordinador, hasta mi jubilación en el año 2000.

Lo que quiero destacar de esa experiencia es la declarada voluntad de formar profesionales petroleros integrales que se estableció desde entonces como uno de los principios rectores de esa iniciativa. Profesionales que tuvieran un horizonte que fuera más allá de su particular formación de pregrado. Por ello, su matrícula fue siempre, como me consta, multiprofesional: Ingenieros, Economistas, Abogados, Internacionalistas, Contadores, Administradores, Politólogos, Médicos, Educadores, Geógrafos, etc. Muchos funcionarios del MEM, PDVSA, el MRE, y otros organismos públicos y privados pasaron por sus aulas.

Desde luego, su pensum también fue multidisciplinario: legislación venezolana de los hidrocarburos, técnicas en sus diversas aplicaciones de exploración, producción, refinación, petroquímica, transporte y comercialización internacional, análisis de estados financieros petroleros, historia de la política petrolera venezolana, economía de la energía y de los hidrocarburos, mercados internacionales, geopolítica petrolera, métodos cuantitativos aplicados a los hidrocarburos, etc. (Por cierto, haber cursado esas materias es una de las razones por las cuales me atrevo a opinar sobre temas que el Ingeniero Salazar supone reservado a "los técnicos puros")

¿Cuál fue la razón de tanto generalismo? Precisamente, enfrentar la estrechez ingenieril corporativamente motivada que privaba en la Industria petrolera pre y post nacionalización, detrás de la cual se urdían manejos económicos y políticos lesivos de los intereses de la Nación en cuanto a la gestión adecuada de su más valioso patrimonio.

El díctum "PDVSA es una empresa de ingenieros para ingenieros" esgrimido por los primeros gerentes de mentalidad transnacional que la dirigieron en su etapa aperturista y "meritocrática", se ha mantenido vigente, si tenemos en cuenta lo que muestra el Ingeniero Salazar con sus argumentos que excluyen la posibilidad de que ignaros economistas opinen sobre una industria de "altísimo nivel".

Esa estrechez profesional deja de lado el carácter multifacético de la industria petrolera. Si se obvian las realidades económicas y políticas, nacionales e internacionales, es factible llegar a las definiciones de reservas probadas como las que esgrime el Ingeniero Salazar, cuando habla en español y olvida el original inglés "comercially recoverable" de su propia transcripción del texto sagrado original: "reserves are those quantities of petroleum anticipated to be comercially recoverable".

(Parece suponer, como lo hacían los antiguos meritócratas, que unas tres parrafadas en inglés serían suficientes para hacer retroceder despavoridos a los críticos ignorantes)

Si los resultados de los increíblemente complejos hallazgos de los científicos petroleros determinan las magnitudes físicas de los recursos de hidrocarburos existentes en un yacimiento (palabra que tiene que ver con la condición "yacente" de los hidrocarburos, de la cual nunca había oído hablar el ingeniero Salazar, según propia confesión) con sus respectivas profundidades, porosidades, espesor neto de las arenas, porcentaje de saturación de agua, permeabilidades, gravedades, viscosidades, contenidos de azufre y otros metales, balance energético del proceso y tantas otras características que determinan la factibilidad física de su extracción y los costos que ello implica ¿por qué un economista o cualquier otro profesional de las ciencias sociales al que se le suministre graciosamente esos datos, no puede estimar las reservas realmente recuperables y la factibilidad económica y política de un proyecto, dadas minucias tales como los precios vigentes en el mercado, la oferta, la demanda, los inventarios, las tendencias de los mercados financieros, las opciones y futuros, los planes y designios económicos y geopolíticos de las grandes potencias, otros países productores y consumidores, empresas estatales y corporaciones transnacionales, amén de las perspectivas futuras de todas estas variables? ¿Y no es acaso ese conjunto de variables el que aporta el carácter de comercialmente recuperable a una acumulación de hidrocarburos?

Claro que eso siempre lo hará mejor un omnisciente ingeniero, munido además de la razón técnica "que le asiste", de la razón política y el poder derivado de ella, que lo autoriza para descartar como maliciosos y ofensivos ataques infundados, merecedores de escarmiento, a cualquier visión crítica que difiera de sus particulares y circunstanciales preferencias.

Como una muestra de que he venido debatiendo estas circunstancias desde hace varios años, le voy a trascribir al Ingeniero Salazar unos párrafos donde me refiero al tema, hace dos años, utilizando las mismas fuentes que el asegura que desconozco, extraídas de mi trabajo "Venezuela, Potencia o Botín"

Aquí surge una discusión entre geólogos, ingenieros y políticos sobre la significación de estas cifras: si ellas son en realidad reservas probadas, probadas desarrolladas, probables o posibles, o si son "recursos contingentes". Los puntos de vistas de estos expertos –reales o supuestos- están completamente cargados de intencionalidad política, bien sea que se quiera inflar o disminuir la magnitud de los recursos existentes en Venezuela.

Este debate político más que técnico puede evaluarse dentro del sistema de clasificación de recursos acordado por las sociedades geológicas e ingenieriles de petróleo norteamericanas e internacionales, con el cual se pueden medir las probabilidades y certezas de las estimaciones que se debaten, y que insertamos de seguidas:

Es la intención que el término "recursos", como se usa aquí, incluya todas las cantidades de petróleo de ocurrencia natural sobre o dentro de la corteza terrestre, descubiertas o no descubiertas (recuperables y no-recuperables), además de aquellas cantidades ya producidas. Además. Incluye todas las clases de petróleo que actualmente se consideran "convencional" o "no convencional".

La Figura 1-1 es una representación gráfica del sistema de clasificación de recursos de SPE/WPC/AAPG/SPEE. El sistema define las clases principales de recursos recuperables: Producción, Reservas, Reservas Contingentes, y recursos Prospectivos, tanto como Petróleo No Recuperable.

No es necesario enfatizar más la complejidad de este sistema de clasificación y los riesgos de un manejo politizado del mismo. En cualquier caso, los "recursos recuperables" de Venezuela son inmensos y su incorporación a la producción efectiva es una cuestión de cientos de años.

Particularmente queremos llamar la atención sobre algunas circunstancias manifiestas en las cifras oficiales. Del monto global de reservas certificadas por 298.353 millones de barriles, sólo 12.960 son reservas desarrolladas, es decir, conectadas a facilidades de producción. Ello quiere decir que, al ritmo de 3 millones de barriles diarios esas reservas alcanzarán para unos 14 años.

La magnitud de los recursos necesarios para desarrollar reservas suficientes para sostener una producción de 6 millones de barriles como la que se registra como meta en los Planes de Inversión de PDVSA para 2019, son de una magnitud inalcanzable para las actuales posibilidades financieras de la Nación: 302.316 millones de dólares según sus propios cálculos.

Como se puede observar, los argumentos del último párrafo son los que han desatado la furia del Ingeniero Salazar.

Además, dada la inocultable procedencia del cuadro, le informo al Ingeniero Salazar de dónde saqué yo mis cifras. Espero que él presente muy pronto, si puede, las cifras ajustadas a las nuevas realidades del mercado que desmienten mis malvadas opiniones.

Para finalizar, y como una muestra de que ese combate contra los escenarios de pajaritos preñados de "potencia" para complacer vanidades y pescar incautos y las visiones de ingenieros transmutados en economistas tiene ya varias décadas, inserto un comentario de julio de 1998 revelando las trapacerías confesas contra la OPEP del Ingeniero Luis Giusti, según las declaraciones del Economista Jefe de PDVSA, el Ingeniero Ramón Espinaza:

Como confesara en febrero pasado el Presidente de PDVSA, esa Corporación ha violado consistentemente las cuotas de la OPEP desde hace unos diez años, porque la gerencia petrolera venezolana no cree en la política de defensa de los precios y, por el contrario, se trazaron planes para alcanzar los 7 millones de barriles diarios en el año 2007

(intervención del Economista Jefe de PDVSA en un evento del World Energy Council, echando más leña al fuego en plena zambullida de los precios)

Lunes, 23/10/2017 10:54 AM

------------------------------------------

Volviendo a 2019, la polémica sigue en los mismos términos, ahora y de nuevo, con la "Gente del Petróleo Inc." que ve llegada su tercera oportunidad para imponer la modernidad neoliberal.

Mi insistencia actual en este debate está contenida en los artículos cuyos enlaces copio de seguidas:

"La Oportunidad la pintan calva"

https://www.aporrea.org/energia/a280644.html

"Volver al Futuro IV"

https://www.aporrea.org/energia/a280615.html

"Ley Orgánica para la regulación del comercio de esclavos en Venezuela"

https://www.aporrea.org/energia/a280531.html



Esta nota ha sido leída aproximadamente 882 veces.



Carlos Mendoza Potellá

Economista. Investigador Petrolero. Docente. Blog: http://petroleovenezolano.blogspot.com

 cmendop@gmail.com      @cmendop

Visite el perfil de Carlos Mendoza Potellá para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /energia/a280760.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO