Trump, precios del petróleo, nuevo gobierno de Maduro y vuelta a la semilla

El precio del petróleo ha venido subiendo. Según la última información que conozco, y es la que sobremanera me interesa, el barril venezolano, sin barril porque este se lo queda la dirigente política opositora Delsa Solórzano, anda por los 63 dólares. Lo que pudiera ser muy malo para el gobierno, pues el argumento usado hasta hace poco para justificar la peladera que nos agobia, aquel de los bajos precios del hidrocarburo, ya no le sirve. Es más, esto se vuelve un sólido argumento en contra suya. Pues parece como muy natural que la gente se pregunte qué pasa, si ya aquella situación está superada.

Ante esa pregunta hecha con angustia muy justificada, el gobierno hablará a medias. O contará historias como no son. Podría ocultar que por su mala gestión se cayó casi dramáticamente la producción, mientras ellos, los gobernantes, miraban el espectáculo como quien está ante una pantalla de cine. Aunque esto último tiene mucho de verdad, le echarán la culpa de todo a Ramírez y los suyos, quienes no obstante lo que diga Toby Valderrama si tuvieron complicidad en eso. Pero, como anda haciéndolo, me refiero al gobierno, con una tenacidad y perseverancia que no es característica en ese equipo cuando se trata de "resolver entuertos", continuará insistiendo que todo es obra de la guerra económica.

Por otra parte, los sauditas están hablando algo que antes definieron como imposible, tanto que dijeron nos olvidásemos de eso, el regreso de precios de 100 dólares y más. Si ellos dicen eso, es natural que uno lo crea. Por el peso que tienen en la OPEP, influencia en el mercado y conocida conducta a lo largo de la historia de aquel organismo, de velar por precios que favorezcan a los grandes inversionistas y compradores, dada sus relaciones íntimas con ellos y su enorme cuota productiva. Algo los motiva ahora. Quizás avizoran un alto aumento en la demanda.

El asunto que ya de por sí es veraz, pues el precio sube cada día, está preocupando tanto que Trump, pese sus estrechas relaciones con los sauditas, ha salido en su estilo de elefante en cristalería, casi a amenazarlos, diciendo que no los "tolerará".

Es curioso que quienes usan una página para imponer el precio del dólar en relación con el bolívar, lo que les parece moralmente válido, pese eso signifique en buena medida someter a un país a la hambruna, y además se jacten de hablar de libertad y lo maravilloso, justo y equilibrado de las leyes del mercado, no tolerarían que el petróleo siga en alza. ¿Qué hará Trump? ¿Dejar de comprar petróleo para su país, que consume más que varios países grandes juntos? ¿Apoderarse de la OPEP por la fuerza y poner los precios que crea conveniente? ¿Declararle la guerra al resto de productores donde ahorita no la están haciendo? Pues él afirma que hay demasiado petróleo en el mercado, por lo que no se justifica los aumentos que se prodigan a diario. Entonces, según él, esos precios parecieran elevados artificialmente. Como que la OPEP tuviese su página de "Petróleo To Day" que impone precios.

En lo que concierne a Venezuela y al próximo gobierno que encabezaría Maduro, si es que no se produce lo que para nosotros sería una sorpresa, lo que no incluye el disparate tramado desde la AN o el antejuicio de mérito, esa tendencia al alza, más las previsiones sauditas, sería la clave para entender eso del "pálpito" del cual el presidente habla. "Pálpito" que le dice a él, que después de reelecto, todo cambiará en Venezuela, como que volveremos a comer tres y cuatro veces al día y completo. Además, ya sabemos, que en los próximos meses la empresa canadiense con la cual contrató, empezará a sacar oro en grandes cantidades.

Pero el presidente nada dice de lo que hará para sacarnos de este hoyo donde él mismo, con la ayuda de los gringos, su corte de subalternos, una larga cola de truhanes de toda monta, empezando por empresarios que dicen ser opositores, nos metió.

Quizás no lo dice, porque el asunto pese todo tiene mucho de azaroso. Uno no sabe qué podría suceder para que lo esperado no acontezca; justamente por eso sólo habla de un "pálpito".

Tómese en cuenta que no habla de planes serios en materias como agricultura, ganadería y en general de producción de alimentos, ni de instalaciones de empresas para producir para el consumo interno y exportar. Hasta los motores dejó de mencionar, de donde uno cree se fundieron o dañaron porque "organismo que no se utiliza se atrofia".

Y no dice nada de lo que le anuncia su "pálpito", mientras acaba de aprobar un decreto mediante el cual le da amplias facultades al presidente de PDVSA, incluso para renegociar con los socios de las empresas filiales, con la finalidad de retomar el nivel productivo en el área de hidrocarburos, lo que significaría elevar la producción por lo menos en 1500 millones de barriles diarios, aunque estos envases se los quede Delsa Solórzano, sin que uno sepa dónde los acumularía.

¿Por qué el presidente no suelta prendas? ¿Por qué no da detalles de su "pálpito"?

¿Será que le da pena admitir que después de tanto tiempo transcurrido y mal hablar del rentismo, no tiene en la bola y en su "pálpito" sino más de lo mismo?

Aunque viéndolo bien, ante este horrible drama que vivimos, viéndonos descender tan rápido, cualquier rama es buena para guindarse.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 746 veces.



Armando Lafragua


Visite el perfil de Armando Lafragua para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Armando Lafragua

Armando Lafragua

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Energía y Petróleo para el Pueblo


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI



US mp N Y ab = '0' /energia/a262136.htmlCd0NV CAC = Y co = US