El nuevo precio de la gasolina: Fondo Parafiscal Energético para la Agricultura

Cualquier precio que se le asigne a la gasolina será inútil para frenar el contrabando de extracción hacia Colombia, a los países del  Caribe y al norte de Brasil. En el caso particular de la amplia frontera con Colombia, los capos de las finanzas, vinculados a muchos males de la vecina República, y también a la guerra económica contra Venezuela,  harán retroceder nuestra moneda a una paridad tal que avergüence; y con esto, los pesos serán siempre suficientes para pagar lo que  creemos puede ser un precio adecuado. Hoy día, la pimpina de 20 litros la pagan a 2000 Bs, es decir  mil veces lo que pagamos en nuestra Patria. Entretanto, la hermana Colombia ha incrementado las exportaciones petroleras, adquiriendo gasolina venezolana invirtiendo pesos y exportando en dólares su producción. Una jugada, donde los tontos somos nosotros. De ese negocio participan venezolanos y colombianos en una alianza malosa, que le puede producir a los motorizados mil bolívares por día y a un  dueño de auto particular casi cuatro  mil  bolívares diarios. De allí que maestros, profesores universitarios,  guardias nacionales, oficiales militares, sacerdotes, poetas, comerciantes, jubilados y pensionados, políticos, y todo el mundo (para ser más amplio)  disfrutan del festín de esta disparidad monetaria, cobrándole al país por anticipado la parte de la renta petrolera que creen les corresponde. La extracción  de mayor orden, se dice, la  dirigen burócratas de mucho peso, algunos  de los cuales han sido reducidos y están  procesados por la justicia.
 
De manera que un nuevo precio de la gasolina no  debe ser parte  exclusiva de una política para frenar la extracción ilegal de combustibles fósiles.  Para  ese escabroso tema deben generarse otros instrumentos legales y de relaciones internacionales. Mis paisanos fronterizos andinos deben estar claros que  se necesitan  leyes  estrictas al respecto.
 
Pero el tema  de envergadura mayor es una clara política sobre el uso racional de la energía que haga de nuestras potencialidades motor del desarrollo integral, antes que una sociedad  botarate, despilfarradora y contaminante. En 16 años pasamos de 2,5 a 5 millones de autos; y de escasas motocicletas a  casi 4 millones de caballos de acero desbocados. Una producción de contaminantes subsidiada por el Estado revolucionario. De allí que, en algunas conversaciones con  colegas de la agricultura, vemos en esas políticas puntos muy sensibles. En primer lugar, la gran directriz política es que debe hacerse mediante una “Ley Linterna” que alumbre la oscuridad que tratarán de ponerle los enemigos de la Patria, que no quieren que este tema se resuelva. Esta decisión que siempre ha perecido sabia, así tenga aristas filosas y riesgos políticos, debe seguir el camino de la discusión, como se ha anunciado, hasta el convencimiento que no se trata de un saco roto a donde irán los recursos adicionales. El debate  debe limpiar las  inconsistencias políticas e ideológicas   sobre el tema del derroche energético.
 
Creo que por allí van los tiros, y para el sistema agroalimentario, esa ley debe recoger algunos aspectos importantes, entre otros, atar  algunos proyectos fundamentales al incremento del precio: 1) el desarrollo  nacional de capacidades de riego; 2) sustentar el plan de insumos  para  la agricultura nacional, incluidos los de la  transición  hacia la producción agroecológica; 3) apuntalar  las obras de infraestructura  necesarias para que el sistema agroalimentario  permitan la expansión  de la disponibilidad de alimentos, entre otras, la vialidad y  el almacenamiento, incluida las  cadenas de frio; 4) el fortalecimiento  del nuevo modelo científico y tecnológico para el sistema agroalimentario nacional. Si  no hemos olvidado a  JJ Montilla, varias veces sugirió al presidente Chávez invertir 1.000 millones de dólares anuales (equivalentes) en este tipo  de asuntos durante diez años consecutivos. En ese momento los enemigos y analfabetas de la agricultura presionaron al Comandante que no hiciera caso al sabio Montilla.
 
Hoy es otro el contexto. La caída de los precios del petróleo presionan la economía, y los desperdicios hay que  contenerlos.  Este  pareciera ser el momento. Y, la estrategia de la  parafiscalidad, de rango constitucional,  es un espacio interesante que habría que  revisarse  para capturar parte de esos recursos provenientes del nuevo precio de la gasolina, entre otros productos energéticos. Es posible que estemos muy cerca del Fondo Parafiscal Energético para la Agricultura. Se requiere apenas el 1 % del total de los ingresos brutos por venta de combustible para que  este Fondo rinda buenos  frutos. Tiene la ventaja que los aportantes son los usuarios del amplio parque automotor nacional, que a su vez serán parte del control social del Fondo, por lógica de lo común interesados en que la agricultura venezolana disponga de recursos para favorecer la infraestructura productiva.
 
Algunos  colegas  se refieren con cuidado a los impactos de estos nuevos precios   de la energía en el  funcionamiento de las unidades de producción, sobre el transporte y el procesamiento. Para otros, es lo que menos preocupa,  siendo tan eruditos en nuestra  revolución para crear  mecanismos compensatorios y subsidios. Sin embargo, bien sabemos que los precios más incontrolables de esta parte de la guerra económica son aquellos de los productos agrícolas de origen nacional, que no parecieran responder a ninguna lógica, y no  se puede precisar en este anticipo,  que rumbo tomarían con  estas  nuevas políticas energéticas. 
 
El tema no es sencillo, otras prioridades de la inmensa deuda social heredada en vivienda, salud y educación asoman  la cabeza por la ventana de las oportunidades…
 
¿Cuándo será el tiempo de la agricultura? Es una pregunta para todos los días, independientemente que valoremos el gran esfuerzo que se está haciendo desde el gobierno del presidente Maduro.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1504 veces.



Miguel Mora Alviárez

Profesor Titular Jubilado de la UNESR, Asesor Agrícola, ex-asesor de la UBV. Durante más de 15 años estuvo encargado de la Cátedra de Geopolítica Alimentaria, en la UNESR.

 mmora170@yahoo.com

Visite el perfil de Miguel Mora Alviárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: