No debemos ser pesimistas, pero tampoco optimistas a ultranza

El asunto del transitorio bajón del precio petrolero

Respeto mucho la opinión de mis colegas cuadrados con el presente proceso revolucionario, bolivariano y chavista. Los considero objetivos y profesionalmente muy cuidadosos en sus análisis de la cuestión económica que siempre está matizada de inevitables rasgos políticos, con los cuales como profesional u opinador de oficio procuramos ser comedidos sin insinuar ni saltar talanquera alguna o sin dividir lo que debe permanecer unido.

En particular, tomemos el ilustrador y siguiente párrafo del link que aparece en la "nota 1" de esta misma entrega:

"De esta manera, las transnacionales recurren a hidrocarburos como el esquisto, cuyo costo de producción por barril es entre 75 y 80 dólares. Por este motivo, el precio de los crudos marcadores es en torno a 80 dólares, por cuanto si bajara más los campos de esquisto se convertirían en pérdida porque su precio estaría por debajo de su costo de producción" Véase:

http://www.aporrea.org/energia/n260569.html

Todo eso responde a una magnífica apreciación técnica del problema; sin embargo, no debemos pasar por alto que el precio del mercado podría sobrepujar los 80$ derivados de la creciente demanda propia de estos días otoñales e invernales de los países templados del Norte. Esa es la nota optimista.

También explicitemos que no se trataría sólo de que EE UU extraiga hidrocarburos caros con los cuales competir destructivamente al enemigo representado por el "Estado-Nación", porque, si el objetivo es, como todo apunta serlo, el desmembramiento de las uniones petroleras que hoy mantienen una sana política proteccionista de precios mediante regulación de la oferta reguladora de precios favorables, entonces el lobby yanqui estaría optando por el perverso mecanismo del "dumping", ese de incrementar la oferta de hidrocarburos y sufrir pérdidas transitorias que se asimilarían a inversiones recuperables a mediano plazo y con intereses[2].

Esta sería la nota pesimista que debe mantener la OPEP a fin de reforzar los lazos de unión que hasta hoy les ha permitido precios justos para nuestros crudos en general, máxime cuando los precios de todos los crudos deben ser , más bien, de tendencia creciente ya que por naturaleza propia, como mercancía no renovable, por muchos y ricos que resulten los nuevos yacimientos que se descubran, su agotamiento integral parece ser ineludible.

 

[1] http://www.aporrea.org/energia/n260569.html

[2] Véase: http://www.aporrea.org/actualidad/a197155.html



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1192 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: