Una nueva oportunidad para las EPS Maderas del Orinoco S.A.

Nueva presidencia en MAVETUR S.A.

Inevitables algunos comentarios preliminares a título de introducción. El primero es mi agradecimiento a Aporrea.org por su permanente apoyo al brindarme esta plataforma para expresar mis pensamientos, aún a sabiendas que este no es precisamente el lugar para exponer asuntos que a algunos les parecerá "más técnicos que políticos" y que por tanto están "fuera de lugar o contexto". El segundo a lo "intrascendente" del tema forestal venezolano, según otros, siendo que hay asuntos mucho más importante para nuestro acontecer nacional, pero es que, como vivimos de crisis en crisis (o en permanente crisis) si me pongo a esperar un momento de paz o "normalidad" para entonces sí exponer de "asuntos poco trascendentes" nunca podré tocar el tema. Yo sí creo que el asunto forestal es bien importante, ambientalmente, políticamente, económicamente, socialmente, y aquí va…

Desde hace algunas semanas tenemos un nuevo presidente en la "Empresa Mixta Maderas de Venezuela y Turquía S.A." (MAVETUR). Sería el segundo presidente de esta empresa que viene ejecutando el manejo y aprovechamiento de las plantaciones de pino, eucalipto y acacia existentes al sur de Monagas y Anzoátegui y que, según acta constitutiva (G.O. n° 41.643 de fecha 29/05/2019), tiene varios objetos sociales, conexos y apuntando todos a la recuperación del sector forestal venezolano por ejecución de diversas actividades de manejo (y aprovechamiento) forestal "dentro de las áreas delimitadas" (antigua poligonal de CVG-PROFCORCA, es de suponer).

No es contundente el acta al declararlo, pero así lo parece, que MAVETUR tiene el monopolio sobre toda actividad de manejo y aprovechamiento forestal que se ejecute dentro de tales "áreas delimitadas", es decir, sobre las plantaciones de pino, eucalipto y acacia mangium de buena parte del sur de los estados Monagas y Anzoátegui. Esto debe tener como excepción, las pequeñas y escasas plantaciones forestales privadas que existen en la subregión. Cabe una pregunta ¿vale también para los Huertos Semilleros de MDO ubicados al norte de Monagas y en el estado Falcón?

A CONARE y a la CVG les debemos (entre otras muchas cosas) dos enormes emprendimientos, fusionados luego en el gran proyecto forestal venezolano, el cual sigue siendo admiración del mundo, CVG – PROFORCA. En el presente siglo, con la ampliación de sus objetivos estratégicos – geográficos, Productos Forestales de Oriente C.A. fue rebautizada como "EPS Maderas Del Orinoco S.A." (MDO). Esto no puede olvidarse; reconocer es gallardía y evita cometer errores por ignorar el pasado.

MAVETUR y MDO, son dos empresas distintas. El presidente de MDO, así entiendo, es también el presidente de MAVETUR. Aunque "todo poderosa", MAVETUR es solo una empresa operadora, y MDO sigue siendo la única propietaria de las plantaciones y demás activos que poseía dicha EPS desde antes de la creación de MAVETUR. Esto es lo que se desprende de la lectura del acta constitutiva de MAVETUR: MDO sigue existiendo y es la única propietaria de esos ingentes recursos naturales, científico-técnicos e industriales. No ha ocurrido ningún traspaso de activos. MDO suscribió y pagó un capital monetario (510.000 Bs de la fecha. 51% de las acciones) y una empresa privada otra cifra (490.000 Bs o 49% de las acciones), con lo cual conformaron la nueva empresa mixta.

No obstante la ola de comentarios adversos aparecidos desde meses atrás sobre la verdadera naturaleza de la asociación MDO-MAVETUR y de quien o quienes son los reales propietarios de la empresa privada accionista de MAVETUR, "GLENMORE PROJE INSAAT S.A.", me parece, dadas las circunstancias nacionales y mundiales y en vista de los resultados que hoy se aprecian, que la constitución de MAVETUR fue un acierto. Cuenta ahora MDO con un importante aliado financiero, logístico y de mercadeo, para rescatar nuestro "viejo" proyecto forestal bandera del colapso insalvable (dadas las circunstancias) en que MDO se encontraba y que, hoy día (un año después de la creación de la operadora) parece comenzar a reflotar.

A pasos agigantados la yunta MDO – MAVETUR ha logrado detener la caída, ha reestructurado el proyecto, ha disminuido enormemente sus costos y ha recomenzado la producción de sus bosques y aserraderos. Esto no ha sido de gratis y se han pagado altos costos: Abandono de mucha de su infraestructura física, altas pérdidas por incendios forestales, hundimiento del nivel de vida y economía de muchas comunidades al sur de Monagas y Anzoátegui, el cierre de muchas pequeñas empresas aserradoras, y el despido de más de mil trabajadores de una nómina que rondaba las 2.000 personas.

Con el empuje de MAVETUR se ha logrado recuperar la producción del bosque y de las plantas industriales estadales y este año 2020, se han reiniciado las plantaciones forestales. A la fecha van más de ocho mil hectáreas plantadas, aunque con retraso en el tiempo climático. Esto representa la salida del hoyo en que se encontraba MDO, la cual, el pasado año 2019 nada plantó y en el anterior (2018) escasamente 2.000 hectáreas.

Aunque las plantaciones en curso se realicen bajo la denominación de la empresa mixta MAVETUR, los recursos financieros que soportan la plantación de este año, como de todos los años, provienen, en definitiva, del patrimonio exclusivo de MDO y del ingenio, empeño y entrega de sus trabajadores históricos y de las comunidades de la subregión. El beneficio de MAVETUR a todo esto, la gestión de los bosques plantados al sur de Monagas y Anzoátegui, sin duda debe limitarse al reparto de utilidades anuales con motivo de las ventas de los productos forestales que se procesen en el marco de la sociedad MDO-GLENMORE (MAVETUR). No en balde, la empresa mixta es solo una "operadora", no detentora de activos. Las plantaciones de este año como de todos los años son, juzgo, propiedad exclusiva de Maderas Del Orinoco S.A.

Creo también que los grandes objetivos de MDO siguen siendo los mismos: aportar al PIB nacional, satisfacer necesidades de producción, diversificar la base económica nacional, producir una mejora en la calidad de vida de nuestro pueblo, especialmente de las comunidades del área de influencia de dicha empresa estatal ("punto y círculo"), aportar para frenar el cambio climático, ayudar a organizar social y productivamente a la población, provocar un cambio de mentalidad o de enfoque de nosotros los humanos hacia el ambiente y aportar a la construcción del socialismo nuevo, el ecosocialismo, el socialismo del siglo XXI. Por tanto, el objetivo de la recuperación de MDO no puede ser económico, solamente; es el principal pues "sin fuerza" nada más hay, pero no es el único.

Llamo la atención a la manera en que "se libró" Maderas Del Orinoco del grueso de su masa trabajadora. Uno comprende que la crisis financiera a la que había llegado MDO sea la explicación a la pérdida de infraestructura, de producción, de nómina, pero una revolución que se tilde de "socialista", por antonomasia, es "humanista". De aquí que no puedo estar de acuerdo en la manera en que se salió del "exceso de personal" que poseía MDO. Cierto que en la empresa existían personas que no trabajaban, que no asistían a sus puestos de trabajo e incluso, que cometían fechorías; a estos defensa no cabe, pero en general, a la gente se le debió brindar opciones para reubicarlos productivamente.

Una de estas opciones, que nunca ofrecieron y que "están allí", "siempre han estado allí", tanto para resolverle medios de vida a la gente, como para revitalizar economía y calidad de vida local y regional, así como para darle más perspectivas de crecimiento a MDO a la vez de aportar a la construcción socialista, es el "Manejo Forestal Comunitario".

La conformación de espacios sociopolíticos, geográficos y productivos para el aprovechamiento comunitario de uno de los mayores potenciales que tenemos al sur de Anzoátegui y Monagas, las plantaciones forestales, no pueden soslayarse. Existen todas las condiciones reunidas en un solo lugar para implantar experiencias comunitarias de producción y vida: recurso natural ("plantado") abundante y susceptible de reproducirse y perpetuarse, población local experta y ávida de trabajar, industrias procesadoras con quienes aliarse, nichos de colocación de la producción, guiatura política y organizacional.

Mil quinientas hectáreas de plantaciones, mejor si de distintas edades y grados de desarrollo, pueden ser suficientes para que un colectivo de 25 personas, puedan desarrollar trabajo a tiempo completo, logrando obtener sustento mínimo para ellos y sus familias, con oportunidades ciertas de crecer productivamente y prosperar, aportando a la economía local, haciendo crecer a MDO, y ganando aliados garantizados para la protección, defensa y mejoramiento del patrimonio forestal y ambiental; en el camino, además, se estaría produciendo el cambio de mentalidad de esas venezolanas y venezolanos, al respecto de los concepto de Patria de humanidad y de naturaleza.

Diez experiencias de este tipo, repartidas dentro de la poligonal de MDO, no significan peligro de pérdida de patrimonio que pueda considerarse "crucial" para la empresa (mucho más se ha perdido por incendios cada año) y, por el contrario, significaría innovación, protección y crecimiento para el gran viejo proyecto forestal venezolano.

Y no es la única cosa que puede y debe hacerse si queremos el reflote definitivo de MDO y nuestro proyecto forestal bandera nacional. El establecer una verdadera asociación, profunda, orgánica y que trasmita seguridad del largo plazo, con la multitud de pequeñas, medianas y grandes empresas procesadoras de madera que en la subregión existen (alrededor de 40), así como con la multiplicidad de pequeñas y micro empresas y cooperativas de servicios forestales, es otra de las claves.

Nuestro mercado nacional de la "madera barata" (entiéndase, pino caribe) aunque muy contraído, todavía demanda todo tipo de productos aserrados. Buscar la manera de reactivar el plantel industrial de Chaguaramas, Macapaima y Soledad, debe ser, asunto de primera prioridad también. Ciudad Guayana, Cd. Bolívar, Upata, El Tigre, Maturín, Barcelona y hasta Caracas Valencia y Maracaibo, sentirían el beneficio de la reactivación de la producción del pino caribe aserrado.

Los planteles industriales de MDO, Aserradero Uverito y CIMLA (PDVSA-MDO), junto al tejido industrial privado procesador de madera de pino, pueden ofrecer al mercado internacional al menos 140.000 m3 de productos aserrados anualmente. Direccionar todo este procesamiento a la obtención de ciertos productos de mucha demanda mundial, bajo el marco de una agresiva y asertiva estrategia de exportación, es otra de las líneas de trabajo que MDO – MAVETUR debe haber iniciado. Que no se nos olvide que Venezuela posee una ubicación geográfica envidiable que debería "sacar del juego" a otros posibles competidores a nivel mundial. El Caribe Centroamérica y Méjico (aunque no lo parezcan), el norte de África, Asia occidental y Europa, son áreas de permanente demanda de madera aserrada de pino caribe. Con muchos de estos países nos unen estrechos lazos que posibilitan el establecimiento de flujos comerciales, pasando por encima de las infames "sanciones" de los EEUU.

El nuevo presidente de MAVETUR, que a la vez presidente de MDO, quien, aunque no conozco en persona, se por referencias viene del seno de los trabajadores de Guayana, abogado de profesión y socialista de convicción, tiene ante sí un histórico papel que desempeñar: Conducir MDO a su reinserción productiva y social con impacto nacional, lo cual pasa por no olvidarse de los réditos. Las condiciones parecen dadas. Por supuesto, las políticas empresariales no las define el presidente de esta; son instancias superiores quienes las conciben y formalizan, pero él tiene voz de mucho peso y puede, con argumentos en mano y acciones efectivas, inclinar la balanza.

Inocencio Soto C.

El Manteco, estado Bolívar.

17 de agosto 2020.

 

ingenieroisoto@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1096 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter