Ley de educación, Urosa y Dios…

El cardenal Urosa ha dicho que la nueva ley de educación echará a Dios de las escuelas. Pensamos que la ley nada tiene que ver con Dios, de manera que no entendemos lo que el prelado ha querido decir. Sin embargo, sus palabras nos han hecho reflexionar sobre el tema y nos han traído a la memoria que hay dioses que, sin duda alguna, debemos cerrarles las puertas, no digo de las escuelas, sino de cualquier lugar de nuestras vidas, como ese “dios” que estuvo al lado de W. Bush en sus fechorías y que éste sujeto jamás dejó de invocarlo, como lo ponemos en evidencia con estas palabras que les dijo a los líderes palestinos en junio/03, Mahmud Abas y Nabil Shaath, en los Altos del Sinaí: "Tengo una misión de Dios. Dios me dijo, George, ve y lucha contra esos terroristas en Afganistán. Y lo hice. Y entonces me dijo, George, ve y acaba con la tiranía en Irak. Y lo hice..” Resultado de ese mandato “divino”: Más de un millón de muertos e incontables heridos.



Pero hay más: Hitler nunca dejó oportunidad de comunicarle al pueblo alemán que cumplía una misión sagrada y de seguro que el Dios que invocaba para cometer sus atrocidades, es ese mismo que acompañó siempre al tejano durante su mandato…! Según uno de sus más fieles seguidores, el político y católico ultraderechista, Léon Marie Degrelle*, sueco de nacimiento, quien en acompañó al régimen nazi como oficial de la Waffen y que luego de la segunda guerra mundial se asiló en España, donde Francisco Franco lo protegió de ser ejecutado por crímenes de guerra cambiándole el nombre por el de José León Ramírez Reina, hasta que se produjo su muerte, ya muy anciano en Málaga, en 1994, sostuvo que el Fuhrer: "Creía profundamente en Dios (lo) llamaba (..) el Todopoderoso, maestro de todo lo que es conocido y desconocido." y agregaba que para él, "Dios era (..) la base de todo, el ordenador de todas las cosas, de su destino y del de todos los demás..." Al general nazi, Gerhard Engel, Hitler le recordó en 1941: "Soy ahora, como antes, católico, y siempre lo seré." En su discurso en Berlín, el 24 octubre de 1933, el Führer dijo: "Mis sentimientos como cristiano me inclinan a ser un luchador por mi Señor y Salvador. Me llevan a aquel hombre que, alguna vez solitario y con sólo unos pocos seguidores, reconoció a los judíos como lo que eran, y llamó a los hombres a pelear contra ellos... Como cristiano, le debo algo a mi propio pueblo" En otra ocasión dijo: "Estoy convencido de que actúo como agente de nuestro Creador. Al combatir a los judíos estoy haciendo la voluntad del Señor."



Por supuesto, que ese "dios" que acompañó a Hitler y que aún lo debe invocar Bush, nadie puede quererlo en ninguna parte...!!!



(*) Autor de numerosas obras: Almas ardiendo (O "Almas en la hoguera"), Memorias de un fascista, Hitler, nacido en Versailles, Hitler. La marcha hacia el Reich (1918-1933), entre otras.


oliverr@cantv.net




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1807 veces.



Iván Oliver Rugeles


Visite el perfil de Iván Oliver Rugeles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Oliver Rugeles

Iván Oliver Rugeles

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a86142.htmlCd0NV CAC = Y co = US