Estudiantes con solidez de criterios

Me atrevo a reproducir textualmente este correo electrónico que nos permite apreciar la claridad de muchos de nuestros jóvenes universitarios, inclusive en una universidad exclusivista.

Hubiese querido leer su crítica a mi anterior artículo “Los estudiantes no deben votar”, pero esta me parece interesante darla a conocer.

Omito nombre y carrera, por cuestiones obvias. Si el mencionado estudiante me lo permite, en próxima oportunidad lo doy a conocer. Aunque lo valioso es su criterio humanitario, con alto sentido social. Socialista.

**Buenas tardes camarada, mi nombre es ……………., tengo 20 años y soy estudiante en la UCAB.

Estuve leyendo con detenimiento el artículo escrito por usted publicado en Aporrea el día 12-02-2009, titulado "¿Qué me ha dado Chávez?, voy por el No". Sépase que estoy profundamente de acuerdo con sus planteamientos.

Como le comenté anteriormente, hago vida estudiantil en la UCAB, una universidad establecida exclusivamente para las clases pudientes de aspirantes a profesión, con una educación objetivamente fabricada para internalizar dentro del estudiantado el pensamiento conservador, de mercado, individualista y ambicioso al que usted hace referencia en su artículo citado. En frente de nuestras instalaciones, con una amplia vista desde nuestro opulentos salones, toda la barriada del sector Antímano, La Vega, Carapita, etc.

Se cumple la premisa histórica de la sociedad privatizada (capitalista), donde el privilegio lo tienes unos pocos, y la exclusión unos muchos. Sociedad a la que muchos, incluyendo, por supuesto, la participación activa de la burguesía, apuestan por restablecer.

Sólo que en este ejemplo vemos las dos realidades, los dos extremos tan separados dentro del concepto sociológico, pero tan cerca dentro del concepto práctico.

Y es partiendo de allí, como surgen en mí, estas grandes transformaciones de ideología revolucionaria a la que, de manera espontánea y para satisfacción mía, estoy siendo afectado en estos momentos.

Una de las cosas que me llama más la atención de su escrito, es que usted hace referencia a una clase media, muy excepcional, muy minoritaria es cierto, que se incluyen dentro de las luchas revolucionarias. Lo que conocemos como esa clase media progresista. Y, humildemente, me autoincluyo dentro de eso grupo.

Dentro de mi universidad y en mis alrededores, cuando intento dar el debate acerca de estos temas y muchos otros, recibo como respuesta, por demás absurda y falta de concepto: "Bueno por qué no te vas para la bolivariana, qué haces estudiando aquí"... Mi opinión con respecto a ese argumento ha sido que si por algo terminé estudiando en una universidad privada es debido a la consecuencia de cómo se le habían cerrado las puertas a los bachilleres dentro de nuestra educación superior, sobretodo a los que vienen de los sectores populares (liceos públicos). Y en mi caso tuve la suerte de cubrir los gastos para recibir educación privada, gracias al esfuerzo de mis padres en dicha empresa. Pero lastimosamente, son muchos más los que quedan por fuera que los que logran ingresar. Y ahí está la disyuntiva. ¿Cómo negarle a la sociedad, sobretodo a la sociedad más desposeída un derecho tan fundamental como la educación?

Pero en medio de la oscuridad, se visualiza una gran luz, y vemos cómo se abre una Universidad Bolivariana, una Misión Sucre y una Misión Che Guevara, sin mencionar todas las misiones. El gran logro masivo que tuvo nuestra revolución bolivariana, por eso me siento tan orgulloso de mi presidente y de mi pueblo. Y qué que recibimos como respuesta por parte de la burguesía: "esa educación es chimba, ahí no se hace nada". Un argumento racista, excluyente ante una gran Victoria Popular, y vaya qué victoria.

Hoy en día entiendo mucho más a la clase media y entiendo el por qué, salvo algunas excepciones, históricamente no se incluyen a las luchas revolucionarias. Esta clase se encuentra dentro de dos extremos, pero con las intenciones infinitas de lograr ser como su clase superior. Y vemos como la clase media es la que internaliza con mayor ímpetu esos conceptos a los que usted hace referencia. Todo concepto gira en torno a lo económico: "Tengo que estudiar para salir de esta pobreza", sin plantearse en lo más mínimo el estudio como desarrollo integral y cultural, y de conciencia; ó el mensaje que promulgan nuestros padres desde que estamos muy pequeños, pero no menos desposta, individualista y carente de ideas: "ojalá mis hijos tengan lo que yo nunca tuve", sin referirse, en esta instancia, a la sabiduría, a algún sentimiento espiritual, a nada. Todo gira con respecto al concepto económico.

Es por ello que estoy totalmente de acuerdo con usted, en catalogar al "Chávez a mi no me ha dado nada, todo lo que yo tengo me lo he ganado yo solito(a)" como el peor concepto individualista y egoísta. Antivalores que, lamentablemente, transitan libremente en nuestra sociedad. Pero, ante los látigos de la conciencia revolucionaria, ceden.

Saludos, camarada**

Saludos, hijo, nos contenta por demás contar on jóvenes de ese calibre, por eso, poco a poco, ¡VENCEREMOS!

edopasev@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1616 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor