¿A quién defiendes?

¿A quién defiendes Esperanza? Tu artículo en Aporrea lleno de odio, calificativos y calumnias en mi contra no lo dice. No sé a qué te refieres cuando dices que descalifico a damas y caballeros, ni cuando afirmas que maltrato y pongo en duda la honorabilidad de los docentes universitarios. Hablas con una generalidad que cualquier cosa puede caber en ella. ¿Quiénes son esos docentes en el más alto sentido de la palabra que han contribuido con nuestra revolución? ¿Por qué no los mencionas y señalas sus contribuciones? Yo creo que sí los hay, no sólo ahora, también en el pasado, pero seguramente no coincidiremos en los nombres. Yo no descalifico profesora Aquerreta, yo califico a la gente por lo que hace y no por lo que dice y promete. No basta ser una dama o un caballero para ser un buen venezolano, para ser un verdadero luchador social, para ser un buen revolucionario. No basta tampoco ser profesor para ser digno de admiración. Hay profesores de profesores.

Profesores fueron quienes crearon la fundación de la Universidad Simón Rodríguez, para lucrarse con la matrícula cobrada a los estudiantes en claro negocio con instituciones privadas, que lo hicieron en un momento en que la Constitución no garantizaba la gratuidad de la enseñanza. Hoy, se sigue la misma práctica en forma inconstitucional. ¿Es a ellos a quienes defiendes? Dilo, no lo escondas. Hay profesores de ésos que tú llamas “revolucionarios”, que han dejado la conducción de las universidades experimentales en manos de adecos y copeyanos corruptos. ¿Son éstos los que consideras profesores en el más elevado sentido de la palabra? No sé si tú eres “el vulgo”, el cual supuestamente me ha tratado como serpiente, ni te conozco para explicarme tu encono, tu rabia y tu prosa histérica, pero sí te digo que te equivocas largo a largo. Las pocas alimañas que me han descalificado de esa manera no tienen la condición moral ni revolucionaria para mirarme a los ojos y son, en general, una ruma de fracasados, arribistas, trepadores y corruptos, que sin un nombramiento del gobierno no valen nada.

Lo que a algunos duele es que tengo 46 años de lucha universitaria, que me gradué sin haber reparado asignaturas, que fui exitoso en mis estudios en el exterior y en mi desempeño académico; que fui Director de Escuela, Presidente de la APUCV y Rector de la UCV, sin nadie que me levantara la mano y me impulsara como hoy se hace con muchos revolucionarios de última hora, quienes hasta ayer tenían boina blanca o verde. Les molesta a unos pocos, tú entre ellos, que discuto con argumentos, que baso mis críticas en hechos y no en subjetividades y que no odio, siento lástima por algunas personas.

La profesora Rita Añez no era la rectora de la UNEXPO cuando sucedieron los hechos por ti narrados. El Rector de la UNEXPO era otro, no precisamente adeco o copeyano, como sí lo era el profesor Franklin Pirela, vicerrector de entonces y compinche tuyo, quien fue sancionado con destitución, junto con el otro vicerrector, por el CNU presidido por Héctor Navarro y que mayoritariamente estaba con el proceso, por allá por el año 2001. Satanizaste ese proceso llevado adelante por el gobierno revolucionario y de allí viene tu reconcomio. Me imagino que el copeyano Pirela, destituido por el CNU, es uno de esos profesores que le han dado mucho a este proceso. A lo mejor hasta lo tienes en la UBV trabajando como docente, mimetizado como tú debajo de una boina roja. Lo que te ocurre le sucede a la gente que tiene que fingir por tanto tiempo lo que no es.

Mis actuaciones en la OPSU todavía se ven en las universidades: Salas de computación para estudiantes con acceso a Internet, bibliotecas dotadas de libros de texto, infraestructura dotada y construida de universidades e institutos en todos los rincones del país, becas estudiantiles para la equidad, programa de formación de doctores, cambios en el sistema nacional de ingreso, diseño y aprobación del Sistema de Evaluación y Acreditación, diseño de la carrera académica, publicación de unos 40 libros de profesores universitarios, aplicación oportuna de las Normas de Homologación, creación del bono por estudios de doctorado y creación de 5 universidades oficiales y puesta en funcionamiento de otra. Hay bastante documentación al respecto por si alguien quiere conocer la gestión con mayor profundidad.

Quizás es eso lo que te da rabia, Esperanza Aquerreta, que tengo obra individual como profesor y colectiva como gerente, y quisieras que no fuera de ese modo, pero los deseos solos no construyen realidades. Allí tienes la realidad para que te des cabezazos cada vez que quieras. Ah… Sócrates no es un dios griego, por lo que pedirle algo es una más de tus múltiples insensateces.

lft3003@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3487 veces.



Luis Fuenmayor Toro


Visite el perfil de Luis Fuenmayor Toro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Fuenmayor Toro

Luis Fuenmayor Toro

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a62842.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO