Aquellos científicos de PDVSA (de la IV), culpables de tantas muertes

Les vimos rogar a Dios porque privatizaran a nuestra empresa más rentable; sus cerebros amenazaban con fugarse y algunos lo hicieron aunque luego se descubrió que materia gris no tenían. Ya no se sentían venezolanos. Consideraban que perdieron su nacionalidad, su identidad. Habían marchado tanto y caceroleado tanto, que quedaron aturdidos; chillaron tanto como marranos acosados que se volvieron irreconocibles para sí mismos; imploraron tanto por el pasado que en él se refugiaron para siempre, suspiraban por Luis Giusti, por Sosa, por Quirós Corradi.

Durante casi dos años, se negaron a trabajar; abandonaron sus oficinas, computadoras y estudios y andaban convertidos en vagos de una eterna marchadera, agitando banderitas, y autodefiniéndose meritocráticos, concentrados en la Plaza Altamira, en las afueras de Pdvsa-Chuao, participando de cuanta “gestas liberadoras” organizaban los cuadros fascistas del Carmona Estanga, del Carlos Ortega, del Juan Fernández. Estaban decididos a pasar por encima de la cabeza del diablo, pero ni por asomo servirle más a un país que odiaban por negro, por feo, por indio, por “bruto”. “Mientras Chávez sea presidente nos declararemos apátridas”, decían orgullosos.

Eso sí, cobraban sus sueldos bien resueltos, y seguían viajando representando a nuestra empresa en el mundo. Eso sí, seguían siendo “genios” con PhD, con pos-doctorados, con una producción de unos diez “papers” por año, asiduos asistentes a congresos internacionales, viajeros incansables con viáticos y prebendas cobrados en dólares. Una clase de las más privilegiadas del continente, con casas de campo, yates para veraneos, apartamentos contratados por la empresa en Miami, Madrid y Nueva York, y por lo menos tres meses de vacaciones por año con pago triple y compensaciones de toda calaña. Pero no les gustaba el gobierno de Chávez, aunque fuese éste el que más había hecho por elevar la producción y rescatar el precio justo por barril. Lo querían tumbar a como diera lugar. Urdieron los crímenes más horribles para destruir las refinerías, para provocar derrames, para impedir que se distribuyera el gas y la gasolina, para provocar incendios, para sabotear los sistemas de computación, y estimular actos de piraterías con nuestros buques petroleros. Y además celebraban estas putadas, y sus pares de los medios de comunicación, cuando ocurría una catástrofe, las titulaba a cuatro columnas “Muere quemada una familia, y el gobierno no actúa”, “Estallará el Pili León”, “Carbonizados en El Palito”, “No habrá Gas”, “Paralizado el país”, “Caen estrepitosamente las reservas”, “Sin gasolina diciembre y enero”... Esa era la gran patria democrática que cargaban y aún muchos todavía tienen en la cabeza, y para eso país les pagaba diez o veinte mil dólares mensuales.

Además, se daban el caché de decir que sin ellos no habría producción, no habría adelanto en las nuevas técnicas de procesamiento y destilización, y que nada se movería sin la participación a millón de sus deslumbrantes cerebros. Cuando los echaron con todo el cinismo del mundo se dedicaron a engañar a la gente diciendo que se estaban muriendo de hambre y que por eso se estaban dedicando a vender los cachivaches de sus casas; es decir, que se habían vuelto buhoneros, sin dejar de andar chillando por las televisoras, cargando la Virgen, y con la eterna marchadera por la cual nunca fueron a trabajar y anduvieron de vagos de esquina en esquina. Los ricos del Este, entonces hicieron colectas públicas y les compraron a algunos apartamentos, carros y les dieron a estos sufridos luchadores algún dinerito para que se dieran un descanso en el Norte o en las europas.

Qué tal el caso de ese Juan Fernández que se fue de su trabajo durante ocho meses; ocho meses en que no hizo nada porque estaba luchando contra una “dictadura”. ¡Increíble!, y le arreglaron sus prestaciones, sus bonos y pasivos laborales con una apabullante bola de billete; él mismo hizo el balance de lo que le debían y cobró el cheque viviendo en Miami. Dijo que necesitaba un descanso porque se le había torcido un tobillo y así se excusó para no estar en la “Marcha por la paz”, “El desagravio a la Virgen”, “El encuentro contra el terrorismo” el “Trancazo” y el “Firmazo”, y todos los guiones que ordenaban Ravell y mister Bobolongo.

Y la conclusión es que realmente toda esa masa de vagos con sus fulanas investigaciones y producciones, no hacían falta, pero algunos, por sus bellos currícula de terroristas, saboteadores y vagos de inmediatos fueron contratados en el Norte. Fueron a parar a la Shell, a la Exxon Mobil, a PB, y son de los programados para que ir a trabajar a Irak, a donde estos mastodontes del crimen, están volviendo luego de haber sido expulsados hace diez años por Sadam Husseín. Igualitos a la inmensa mayoría de los investigadores de la ULA, roliberios de vivos, con contactos en el exterior para que les publiquen sus bazofias (harto repetidas y de muy poco valor), y sacarles a los CDCHT, una descomunal bola de billete: vagos y politiqueros, adulantes y antipatriotas, que hace poco se desplazaron a la Nunciatura para entregarle el burdo falso título de politólogo a Nixon Moreno, acusado de violar a la agente de policía Sofía Aguilar. A esa degradación han llegado nuestras universidades (los centros de donde salieron los agentes de la vieja PDVSA) en la que nuestros investigadores ni a científicos saca-niguas llegan.


jsantroz@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2428 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /educacion/a59148.htmlCd0NV CAC = Y co = US