La crisis política de España y el tratado de armisticio en 1820

Bolívar le escribe al rey Fernando VII el 24 de enero de 1821:

"Es nuestra ambición ofrecer a los españoles una segunda patria, pero erguida no abrumada de cadenas".
La batalla de Carabobo es ineludible referencia a la crisis política de España que obligó al rey a promover una salida negociada con los líderes independentistas suraméricanos antes de producirse ese hecho. Por ello la comunicación con Simón Bolívar permitió llegar a acuerdos.
La sublevación del teniente coronel Rafael Riego y el coronel Antonio Quiroga, jefes militares de la fuerza armada española, impiden embarcar tropas para una nueva expedición hacia América y someter al movimiento de independencia. Esta situación debilitó las fuerzas de la metropolis y obligó a Fernando VII a restituir la Constitución de 1812. La corte implantó políticas liberales y una monarquía constitucional.

El general realista Pablo Morillo recibe órdenes para negociar con los rebeldes americanos. Antonio José de Sucre, junto a Pedro Briceño Mendez y José Gabriel Pérez son designados para las deliberaciones que tras serios obstáculos, permitieron firmar entre el 25 y 26 de noviembre de 1820 el tratado de armisticio y regularización de la guerra elaborado por Antonio José de Sucre que en ese momento es ministro de Guerra.
Dos días después de firmado el tratado, el 27 de noviembre tuvieron Bolívar y Morillo la célebre entrevista en Santa Ana de Trujillo.

Bolívar expresó: "Este tratado es digno del general Sucre; la benignidad, la clemencia, el genio de la beneficencia lo dictaron: el será eterno como el más bello monumento a la piedad aplicada a la guerra".

Se acuerda un cese de hostilidades por seis meses entre las fuerzas realistas y los patriotas. Desde ese momento se reconoce el carácter internacional de la guerra, la existencia de la República y no simplemente una lucha contra un grupo de facciosos.
El acuerdo con España permitió reorganizar las fuerzas militares patriotas con la estrategia dirigida por el Libertador Simón Bolívar, que demostró su gran talento militar, derrotando a un ejército ubicado en las posiciones más ventajosas del terreno. El triunfo en la batalla de Carabobo el 24 de junio de 1821, no solo permitió la independencia de Venezuela, sino que, revalorizó el liderazgo de Bolívar.

El desempeño de José Francisco Bermúdez en la táctica distraccionista ejecutada con el fin de dividir al ejército realista comandado por Miguel de la Torre dió resultados extraordinarios, contribuyendo esta acción con el triunfo sobre el ejército español.
Luego de Carabobo hubo varias acciones bélicas y dentro de estas, las más destacadas fueron:
José Francisco Bermúdez, regresa del centro del país y es designado por el general Simón Bolívar para atacar la ciudad de Cumaná. El 16 de octubre de 1821, el gobernador español José Caturla rinde sus fuerzas y firma la capitulación con Bermúdez en la casa fuerte cerca de la boca del río Manzanares.

La batalla naval del Lago de Maracaibo se desarrolla el 24 de julio de 1823. Por el lado patriota la dirige el almirante neogranadino José Prudencio Padilla, apoyado por las fuerzas terrestres comandadas por el coronel Manuel Manrique. El almirante Angel Laborde dirige la armada Española que fue derrotada.

Los españoles vencidos en Carabobo se refugian en Puerto Cabello, bastión que fue liberado por José Antonio Paez el 8 de noviembre de 1823 luego de la batalla naval del Lago. Siendo esta la última batalla contra España, en territorio venezolano.
En 1823 el presidente Roosevelt en su discurso dió a conocer la frase "América para los americanos". Se refería a la intención de algunos países de Europa de colonizar de nuevo a América.

ESTADOS UNIDOS Y LA INDEPENDENCIA DE SURAMÉRICA
(

Texto del libro de José Gil Fortoul historia constitucional de Venezuela. Tomo X):
"Desde 1816 cuando casi todo el territorio venezolano había vuelto a caer bajo el dominio español y cuando volvía el Libertador a desembarcar en las costas de Oriente acompañado solamente de unos cuantos patriotas, Henry Clay, presidente de la camara de representantes estadounidense, sugería que los Estados Unidos tomaran parte en la lucha por la independencia. En 1818, la legislatura de Kentucky, inspirada por el mismo Clay, propone el reconocimiento de las nacientes Repúblicas del Sur.

En seguida, el gobierno de Washington envía un agente confidencial a Angostura a observar de cerca la formación de la Gran Colombia. En 1820, la cámara de representantes de los Estados Unidos, siempre a insinuación de su presidente Clay, declara que votará los fondos necesarios para establecer legaciones cerca de los nuevos gobiernos; en 1821, la misma cámara expresa en un acuerdo su simpatía hacia los pueblos del Sur".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 963 veces.



Orlando Balbás

Prof. en Ciencias Sociales. Magister en gerencia educativa. Jubilado del MPPE.

 orlandobalbas27@gmail.com      @orlandobalbas

Visite el perfil de Orlando Balbás para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: