Una solicitud a los gobiernos de Xi Jinping y Vladimir Putín

Para salvar la educación venezolana

La hipótesis central que desarrollamos en este artículo es que sólo el pueblo organizado soberanamente será el que podrá salvar su sistema educativo.

El pueblo docente y trabajador a tenido que escuchar, no sin arrechera, en la voz de Jesus Faría, declarar que el gobierno no tiene dinero para aumentar sueldos, sin embargo en la campaña electoral se han gastado millones y millones de bolivares. Otras voces oscuras, opuestas al gobierno, afirman, con altas dosis de hipocresía y cinismo, que dinero no hay porque el gobierno se los robó dicen -pero lo que estos farsantes no dicen es que ellos también han sido parte de la banda delincuencial que robaron al país-. Mas nosotros, aseguramos, que el dinero se lo acabaron por tres vías: por la corrupción que campea en el seno del gobierno como en la misma oposición, aunado a esto la ineficiencia de ambas bandas, y por la agresión imperialista al país a través de las sanciones criminales.

Hoy, la mirada del pueblo venezolano, se suma a la mirada mundial que mira a la educación como la fuerza productiva más importante con la que cuentan en la actualidad las sociedades contemporáneas para su desarrollo nacional. Con tal visión, el pueblo venezolano no puede cruzarse de brazos esperando que el gobierno logre superar la catarata que lo imposibilita de ver la importancia de la educación, agravando aun más las cosas por la presencia de una burocracia que se enquistó en el cuerpo de la educación y que actuando con sus lógicas obstrucionistas lo han destruido todo, o sea, han logrado debilitar el desarrollo del cerebro social. Pero, además, esta ceguera es reforzada con las mentiras electorales de una oposición, que hasta ayer clamaba que Venezuela fuera objeto de una invasión militar gringa y paramilitar; y ahora piden voto así como Pedro negó a Jesus.

Es necesario que, como pueblo constituyente, asumamos la responsabilidad de tomar en nuestas manos el destino de la educación para todos, y para ello implentar todas las posibilidades constitucionales y políticas, apelando a la solidaridad mundial que nos asisten para salvar la educación venezolana, para salvar el desarrollo, la soberanía y la independencia del país y poder ingresar al concierto internacional por un mundo mejor.

En nuestro artículo pasado https://www.aporrea.org/educacion/a307273.html ,"El silencio en la educación", aseveramos que :

" Abandonar el derecho que tiene el gremio docente de alzar su voz para exigir más y mejor bienestar laboral, no es otra cosa sino la muerte de la soberanía y la independencia cognitiva nacional; más concretamente, es la muerte del cerebro social sin el cual un país no puede avanzar".

Pues bien, frente a tan gravisima situación nacional no cabe cruzarse de brazos. En esta ocasión, queremos ir más allá de la mera crítica y proponer concretamente a todo el país, es decir, a todo el gremio docente, a las madres, padres, abuelas y abuelos y a todo el movimiento estudiantil, la creación de un Frente Popular Nacional en Defensa de la Educación, desde el cual y amparados en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV) en su Art. 5° , el cual expresa:

"La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, quien la ejerce directamente en la forma prevista en esta Constitución y en la ley, e indirectamente, mediante el sufragio, por los órganos que ejercen el Poder Público. Los órganos del Estado emanan de la soberanía popular y a ella están sometidos".

Podamos entonces, basándonos en esta Constitución que nos dimos, activar los mecanismos correspondientes a esta materia, para que el soberano faculte al pueblo docente y a la sociedad de padres/madres/abuelas/abuelos y al movimiento estudiantil, organizados en un Frente Popular Nacional en Defensa de la Educación, para solicitar formalmente a los pueblos de la Republica Popular China y de la Federación Rusa, le sea otorgado un crédito al pueblo de la Répública Bolivariana de Venezuela destinado a salvar su sistema educativo que hoy fue destruido por una clase política corrompida conformada por una fracción que está en el gobierno y por la otra en la oposición que lo quiere retomar para gozarselo nuevamente como lo hicieron a lo largo de 1958-1998.

Pero en esta oportunidad, el pueblo venezolano evocaría el clásico principio del internacionalismo proletario (el mismo que provoca urticaria a las clases burguesas y miedo a sus lacayos) para solicitar el necesario crédito a los pueblos de Lao se y Confucio y al pueblo de Bavilov y Vigotsky, para invertirlo en la reparación, mejoramiento y mantenamiento de las plantas físicas de las escuelas. En mejorar sueldos y salarios de los trabajadores de la educación y en su formación permanente. Para desarrollar proyectos económicos productivos que fomenten la cultura del autofinanciamiento del subsistema educativo. Para la adquisición de las tecnologías de la información necesarias en el reforzamiento del proceso de la enseñanza aprendizaje. Así mismo, que sirva para impulsar la investigación científica y la innovación educativa.Todo esto en función de desarrollar el cerebro social, única forma de construir una República Transmoderna de productores libremente asociados.

En esta coyuntura llena de desastres que afectan solamente la vida de los sectores populares, es cuando más, ese asunto de la pedagogía del amor y la relación dialéctica escuela, familia y comunidad, se alcanzan a comprender con aumentada claridad. Y es en este momento, cuando el gremio docente debe desplegar ser un sujeto social con una alta capacidad de hacerse junto a todos los sectores democráticos del moviento popular con la condución de los destinos del país porque hoy están en manos peligrosas.

Esta es una propuesta para empoderarnos como pueblo de nuestros propios recursos, de asumir nuestras responsabilidades, destino y bienestar. Los docentes no queremos seguir quedándonos al margen, atrapados y paralizados en la cultura de la quejadera inutil.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 749 veces.



Arnaldo Aguilar Dorta


Visite el perfil de Arnaldo Aguilar Dorta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: