Hugo Chávez y Nicolás Maduro en la UCV

"Al César lo que es del César y a la UCV lo que es de la UCV". Hugo Chávez

Una de las primeras acciones del presidente Chávez, en relación a las universidades fue devolver a la Universidad Central de Venezuela, el Jardín Botánico y la Zona Rental en el mes de diciembre del año 2000, y así se reseñó el trascendental acto: "El Presidente Chávez dijo, al empezar su intervención, que le daba mucho gusto "venir y no allanar, restituir y no expropiar", y una lluvia de aplausos interrumpió por segundos su breve participación. Aclaró que no se trata sólo de la restitución física de espacios o edificios, sino de la restitución de la dignidad universitaria. "Me da mucho gusto venir aquí para hacer justicia. Al César lo que es del César y a la UCV lo que es de la UCV", señaló, frente a un auditorio. Luego, en un tono más reflexivo, Chávez recordó que gran parte de las ideas de este gobierno que él preside salieron de los pasillos de la UCV, del paraninfo y de las aulas. Sin embargo, advirtió, "la universidad está obligada a revisarse por dentro. La autonomía es sagrada, pero no puede tomarse como una máscara o como un búnker que impida el cambio. Por eso, nuestro gobierno apoyará todos los esfuerzos de la UCV por estar siempre a la vanguardia. Así como estuvo en la década de los 60, en los 80, en los 90, así estará en la primera década del 2000. La UCV continuará con sus boinas azules, dispuesta a vencer las sombras". http://www.fundacionvillanueva.org/base/ventana.php?origen=Array[origen]&ubicacion=C-I-5&palabra_clave=&q=&url=CI5128.htm.

Sin embargo, no podemos olvidar que precisamente, las autoridades universitarias de la UCV, así como de las universidades pertenecientes a la AVERUO (Asociación Venezolana de Rectores Universitarios Oposicionistas), desde el mismo momento en que ganó Chávez las elecciones en 1998 se plantearon un enfrentamiento frontal con el proyecto bolivariano, el cual no ha cesado.

Ahora, una enorme alharaca ha generado en los sectores oposicionistas la presencia del presidente Nicolás Maduro en la sacrosanta Universidad Central de Venezuela, a propósito del proceso de recuperación de la Ciudad Universitaria, todo ello, a raíz del desprendimiento del techo del estacionamiento de la UCV en el mes de junio del año 2020 https://www.aporrea.org/educacion/n356224.html.

Pero el gobierno no sólo se dedicó a la reparación de este techo, sino que va mucho más allá. En tal sentido, "Jacqueline Faría, detalló que 346 aulas de clases de la UCV fueron recuperadas por la comisión, para 16 mil estudiantes. Recordó que los trabajos comenzaron el 3 de agosto pasado en 164 hectáreas, hasta ahora desarrollan labores en 44 frentes. La comisión especial para salvaguardar la Ciudad Universitaria y todas las estructuras de alberga, está presidida por la vicepresidenta de la República, Delcy Rodríguez, los ministros de Obras Públicas, Cultura, la Misión Venezuela Bella y otras autoridades del Gabinete".

Para ello, se han aprobado 40 millones de dólares en medio del asedio y el bloqueo imperial.

"Estamos a punto, avanzando, con más de 1.100 trabajadores y trabajadoras para recuperar el patrimonio arquitectónico, cultural y todos los espacios de la Ciudad Universitaria en la UCV. Jacqueline Faría, detalló que 17 obras arquitectónicas han sido rehabilitadas y con 44 frentes de trabajo, a la fecha, se han recuperado baños, aulas, techos, paredes, puertas, ventanas, pasillos, estacionamientos, jardines, obras artísticas, iluminación, entre muchos otros espacios, aunque aún falta mucho. También se recuperó el comedor universitario, que ahora podrá dar alimentos hasta en 3 turnos. Y la vialidad está siendo rehabilitada. Además, la Comisión Presidencial para la recuperación de la Ciudad Universitaria, está trabajando con el Instituto de Materiales Estructurales, y de otros departamentos de la propia UCV, con los que se diagnosticaron los problemas preexistentes para su posterior rehabilitación.
Informó que en 2 meses y medio de labores y 44 frentes de obras de trabajo, se han recuperado 346 aulas, con capacidad para más de 16 mil estudiantes. Sin embargo, dijo que los trabajos deben continuar para que en 2 o 3 años, se puedan recuperar las 126 edificaciones, auditorios, galpones, edificios de clase, laboratorios, canchas y diversidad de espacios de la infraestructura, incluso el paisajismo que había diseñado el arquitecto Carlos Raúl Villanueva". https://www.aporrea.org/educacion/n368736.html

Hemos querido realizar esta reseña, puesto que no se entiende cómo los gremios oposicionistas y las propias autoridades, que pidieron ayuda al gobierno nacional, ahora, se rasgan las vestiduras cuando el gobierno acude con más de 1000 trabajadores para la recuperación de estos espacios que no son de la rectora Cecilia García, no los gremios docentes ni de empleados, ni siquiera de los estudiantes. Son espacios para la educación del pueblo, de la sociedad venezolana y es un Patrimonio del mundo, tal como lo dispuso la UNESCO. El gobierno lleva trabajadores, no soldados, ni tanques, ni metralletas como si lo hicieron los gobiernos de la IV República cuando varias veces allanaron y cerraron la UCV. Ver al respecto "Operación Canguro": https://eldiariovea.home.blog/2020/08/20/igual-que-leoni-caldera-tambien-allano-la-ucv-y-arremetio-contra-los-estudiantes-xix/.

Es el afán oposicionista, de oponerse porque sí, porque les da la gana, porque es el gobierno de Nicolás Maduro y no el gobierno etéreo de Guaidó.

Cierro, por ahora, con un Comunicado del grupo "Proyecto Socialista de la UCV que dice lo siguiente:

"LA VISITA PRESIDENCIAL A LA UCV Y LA PARANOIA OPOSITORA

Ante la visita que realizó el presidente de la Republica, Nicolás Maduro, el pasado 22 de octubre a las instalaciones de la Universidad Central de Venezuela, el movimiento profesoral PROYECTO SOCIALISTA DE LA UCV" "y demás miembros de esta comunidad universitaria expresan su total apoyo por la presencia del ejecutivo nacional en esta Casa de estudios, demostrando con ello de su interés para que la misma pueda ser recuperada en su infraestructura y ambientes, los cuales fueron abandonados por mucho tiempo (antes de la pandemia) por las autoridades rectorales y decanales de esta universidad. El rescate de sus espacios era una gran necesidad, clamada por toda la comunidad universitaria, pero lamentablemente, por posiciones particulares de algunos sectores, nuevamente han expresado su pensamiento único excluyente para rechazar la inspección de las obras que se están realizando desde hace semanas, aprobadas y ejecutadas por la presidencia del país.

Desde el 02 de diciembre del 2001, la ciudad universitaria, lugar donde se encuentra la sede de la UCV, fue declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO, cuyos estatutos obligan al Estado y las autoridades universitarias en garantizar el mantenimiento y protección de la misma. Sin embargo, en los últimos años, ante una actitud de desidia e irresponsable por parte de las autoridades rectorales, quienes, basándose en un bajo presupuesto aprobado por el ejecutivo nacional para esas fechas, no garantizaron el mantenimiento básico de sus infraestructuras. Nunca reconocieron el hecho que apenas habían transcurridos dos años de la gestión del Presidente Nicolás Maduro, cuando el 09 de marzo de 2015, asumiendo la potestad que le otorgó el Congreso, Barack Obama firmaba la orden ejecutiva 13.692 contra Venezuela declarándose una amenaza inusual y extraordinaria para EE. UU, sentando las bases de la política de bloqueo contra el país, de la renovación de tal decreto por parte del presidente Donald Trump. A partir de esa fecha, el país comenzó a percibir y sentir las consecuencias de tales medidas, las cuales impactaron primeramente sobre la economía, cuyos ingresos por divisas para el año 2020 se redujo al 99 % con respecto al año 2014.

Es irónico, y hasta cínico, que estas mismas autoridades universitarias que desconocen al presidente legítimo de Venezuela, Nicolás Maduro y rechazan su visita al recinto universitario, como si las mismas fueran las dueñas de la universidad, pero han reconocido al diputado Juan Guaidó como presidente interino de este país, al recibirlo en su visita al Aula Magna de esta insigne universidad (08 de febrero de 2019). El tiempo se ha encargado de exponer lo ilegal y grotesco de tal visita, cuando él ha sido el principal causante que, con sus aliados políticos, de la destrucción de la UCV y de la universidad venezolana, al apoyar públicamente las medidas coercitivas unilaterales que el imperio norteamericano le ha impuesto a toda la nación.

Es justo y necesario recordarles a estas autoridades de la UCV, dirigentes estudiantiles y profesorales, quienes se han rasgados sus vestiduras de forma farisaica, que la última "visita" que realizó un presidente de la derecha ocasionó escenarios sangrientos y marcó la vida futura de la universidad venezolana. Nos referimos cuando el 31 de octubre de 1969, el presidente Rafael caldera, Doctor y profesor de esta casa de estudio, dio la orden para que "entraran" a la UCV 3 mil efectivos policiales y militares de las Fuerzas Armadas de Cooperación, la Infantería de Marina, el Cuerpo de Cazadores, la Policía Metropolitana, la Disip, la entonces Policía Técnica Judicial (PTJ) y Tránsito Terrestre. Es decir, toda una comitiva presidencial. Esta acción, que sí fue un allanamiento, ocasionó la vida a 10 estudiantes, presos y desaparecidos. Fue una "visita" indeseada y sangrienta de un gobierno de derecha en la IV república.

Mientras que, durante la revolución bolivariana, la UCV tuvo el honor de la vista del presidente Hugo Chávez y en esta ocasión del presidente Nicolás Maduro, donde no hubo ni tanques ni ejército ni mucho menos victimas mortales, presos y desaparecidos. Solo hubo en la primera oportunidad, la entrega del Jardín Botánico a la universidad, la cual era un deseo por años de la comunidad universitaria, y ahora, de la remodelación de sus instalaciones. El Estado es responsable de garantizar el derecho al estudio de nuestra población, y en una acción legitima y soberana, está creando las condiciones para que esta casa de estudios se realice la formación de nuestros estudiantes.

Finalmente, los hechos son los que hablan. Esta conducta paranoica permanente de los sectores recalcitrantes de la comunidad universitaria no solo no ha ayudado a la paz y crecimiento de la universidad, sino que el odio y la intolerancia que manifiestan, han convertido a la UCV en toda una Tierra de Nadie".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 810 veces.



Cécil Gerardo Pérez


Visite el perfil de Cécil Gerardo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: