¡Ay Yelitze Santaella quién te beberá el guarapo!

Así decimos por estos lares orientales de Margarita cuando cualquier persona no cae como debe caer, por los menos bien o agradable, y por lo visto ese Ministerio de Educación como que te va a quedar de paquete, pero grande y el negro Aristóbulo será tu sombra. Así que aguántate que el que te metió en ese problema que te saque y lo más pronto posible para que la lloradera y habladera que hay suelta en el ambiente educativo no sea muy larga para ti y, posiblemente con los moños recogidos vas a salir a hacer tu colita a ver que otra cosa te dan para que te entretengas mejor, a no ser que por fin agarres la tiza y el borrador y te salgas con la tuya que por lo que parece que como gobernadora en Monagas tampoco eras santa de devoción, por lo que se oye y se ve en las redes y particularmente por Aporrea que aporreador, tipo pavoso con rabo de paja te tiró un racimo advertencias como para que no te levantes más en cargo alguno y lo primero que criticó como una cosa del otro mundo es que, si tu nombre es Yelitze por qué te haces llamar Yelitza, pero has de creer que ni hasta eso podemos llamarnos como se nos antoje o nos dé la gana y lo otro que como educadora que eres te pusiste hablar un poco de paja loca que a él eso le molesta y, eso que no es oriental, cómo sería silo fuera -menos mal.

Si lo crees conveniente -y que conste que no es jaladera de ninguna manera- es que como estás muy gorda de tanto trabajar y preocuparte por solucionarles los problemas al pueblo y, como tu función principal de política Psuvista a tiempo completo de tú a tú con Diosdado -una guará-, te tomes unas cortas vacaciones y te vengas a atemperar o a hacer talasoterapia si lo quieres por unos días a Margarita, y más ahora con la calor que hace acá y sin luz todos los días por unas cuantas horas, las playas son tuyas porque viven solitas y el agua de la mar bien calientica como a ti te gusta, mata tiempo con todo el tiempo que creas conveniente y así botas ese reflujo de malas intenciones que te está matando políticamente, por lo que acá serías como una víbora en su punto, tragando consomé de chipichipi y cunaros asados que están por demás de gordos y además es el tiempo de chimbombó y berenjenas como para acabarlas. Y eso sí es darse vida por la vida y por la salud de entrar en calor para lo que venga más adelante que, lo más que hay es trabajo.

Y con eso -Yelitze- te evitas de meterte en ese ministerio a pensar lo que no debes pensar, porque si sigues pensando así en política tienes tus días contados y ni Diosdado podrá salvarte, así que ponte tu salvavidas y lárgate para Margarita que aquí siempre navegamos en el mar y se come pescado todos los días, aunque sea en sueños y además baratos en dólares, por lo que si quieres volar bajo sin mucha intensidad: Margarita es tu salvación que los últimos turistas que nos están llegando vienen nadando de lo caro que están los pasajes y por lo menos tú te evitas esos enguerrillamientos educacionales que hay por tu nombramiento como ministra en ese ministerio de educación, de que sí eres educadora, pero que de educación no sabes nada, ni de sus objetivos y más con la pandemia que nadie va a clases y todo los alumnos pasan eximidos, pero muchos se gradúan de bachiller y no saben sumar ni restar, ni saben escribir torticolis porque nunca lo han padecido y últimamente se ha regado en las redes que Simón Díaz escribió el alma llanera pues, una maestra lo aseguró en clase no presencial a toda voz.

Y lo otro que le preocupa a la mayoría de los educadores es que tú, por lo visto, dicho y hecho, no tienes el buen propósito de aumentar los sueldos, entonces -se preguntan- para qué ser ministra, ya que los educadores están cansados de tanto trabajar que, además muchos han quedado mudos de tanto gritar y su sueldo no mejora, algo como, tanto trabajar para nada. Entonces Yelitze, Margarita te espera con los brazos abiertos y trae bastante dólares que eso es lo que vale aquí, con dólares se compra de todo, y el ron barato y con una borrachera con ron a lo mejor regresas a Caracas con otras actitudes más positivas y te pones a valer porque de lo contrario te vas a consumir sin hacer nada.

Entonces Yelitze juégate a Rosalinda que no es tuya, y a lo mejor la pegas y dentro de poco te mandas como embajadora en Washington, una vez que las comisiones se pongan de acuerdo en septiembre en México, eso si Guaidó quiere y como Nicolás si quiere, Biden te quiera allá.

Entonces podemos decir: ¡A luchar milicianos! No. perdón. A luchar chavistas por la revolución y otros por el Ministerio de Educación.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1512 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI