Educación formal en Venezuela: añoranzas, nostalgias y esperanzas

-El que piensa en las cosas bellas, pero no en lo bello en sí mismo, y, por otra parte, tampoco es capaz de seguir en su carrera al que le lleve hasta el conocimiento de su idea, ese, ¿te parece que vive en un sueño o despierto? Fíjate bien. ¿Qué otra cosa es la ensoñación, sino esto mismo?; es decir, ya en sueños, ya despiertos, tomar la sombra de una cosa, por la cosa misma, pensando en las relaciones de semejanza. (Platón: La República, Libro V, 476, c).

Después de leer ciertas opiniones de tradicionales gremialistas magisteriales del estado Lara y algunos estudiantes universitarios de esta entidad, es válido acotar que uno percibe añoranzas o nostalgias, pero también esperanzas. ¿Serán ensoñaciones? ¿Se estará discurriendo sobre conocimiento cierto o acaso como dicen Platón y Javier Solís en una de sus rancheras, ¿sombra de una cosa? ¿Sombra nada más?

Conviene tener presente que son opiniones, esto es, "doxa logoi", descripciones subjetivas acerca de cómo la dinámica educativa venezolana en los días que corren nos están afectando en el entorno tan volátil en el que estamos. Sin embargo, en sus intervenciones recogidas en periódicos digitales, parece haber un interesante cuerpo de ideas que bien valdría la pena discutir y generar modelos de acción para la toma de decisiones en quienes hacen la gestión del proceso social e institucional de la educación y la pedagogía.

Es decir, los centros académicos universitarios y las instancias de la gerencia estratégica de las políticas públicas en educación del gobierno, el Ministerio del Poder Popular para la Educación; cosa que, ay, no creemos que sea frecuente que lo hagan; claro, no debemos olvidar que, en la vocería ejercida por los referidos gremialistas y estudiantes, se da la interferencia de la "ideología" (eso que Platón da en llamar en el epígrafe: "la sombra de la cosa … las relaciones de semejanza") juega un papel importante, en uno y otro sector.

De allí que sea dable preguntar: ¿Cómo seguir entonces hacia el conocimiento, digamos, de la educación en sus dimensiones básicas? En otras palabras: ¿qué hombre y mujer formar en Venezuela hoy? ¿Con cuáles contenidos científico-técnicos o humanísticos? ¿Qué o cuál modelo de sociedad proponer? ¿O cuál es el modelo axiológico implícito en tal declaración? Esto es, ¿cuáles son los modelos éticos-políticos y las preferencias estéticas inherentes al modelo educativo que se ha derivado de la Constitución (1999) y la Ley Orgánica de Educación (2009) y debe proponerse a las nuevas juventudes venezolanas?

Citemos in extenso las ya referidas declaraciones y seguir valorando el talante de semejante discurso en el marco de quienes sólo demandan mayor atención del gobierno constitucional por los déficits del sistema educativo venezolano altamente exigido por todos los "agentes del currículo" (estudiantes, profesores, padres y comunidad contextual) y atacado por otros grupos de presión social (ONG) u organizaciones con intereses electorales que juegan en alianza estratégica con otros agentes de la geopolítica mundial (EE. UU, CEE); intereses de factores extranacionales de los que suelen hacerse eco tales personalidades y grupos. Dicen, pues a La Prensa de Lara (1° de junio de 2021) que:

"Un futuro de desdicha y sin profesionales es lo que aseguran algunos de los educadores que se avecina al país es pocos años si no se atienden las solicitudes que presenta el sector educativo en cuanto a la aprobación de presupuestos y mejoras a los planteles educativos".

"A propósito de celebrarse hoy el Día Mundial de la Educación, docentes afirman que la educación venezolana muestra su peor cara y va en retroceso, debido a las precarias condiciones para impartir y recibir clases".

"La educación en Venezuela está viviendo su peor momento, esto va desde la educación básica hasta la universitaria", dice la profesora Liliana Yépez, quien asegura que los docentes que se han mantenido dando clases lo hacen por compromiso, ya que el salario que perciben mensualmente apenas llega a 4 dólares al mes y ya no cuentan con beneficios como HCM".

"Luis Arroyo, presidente del Colegio de Profesores, aseguró que la crisis no sólo abarca los salarios, sino también las condiciones de las instituciones, pues un 90% de ellas se encuentran en desidia y abandono. "Un 90% de las instituciones en cuanto a la infraestructura no están en condiciones para atender a los estudiantes, tampoco hay los recursos para las medidas de bioseguridad", aseguró Arroyo".

"Dirigentes estudiantiles aseguran que el estudiar en medio de tantas dificultades a las que atraviesan en el día a día como la falta de internet, comida, entre otras, es complicado, sin embargo, quieren ser los profesionales del futuro.

"Si no hay profesionales, no hay futuro, es por ello que pedimos vacunación gratuita y masiva para todos", comentó Dariannis Escobar, dirigente en la Unexpo".

Todo lo resumen en el lead de la siguiente manera: "llamar a un reinicio de clases si no hay las condiciones. (Luis Arroyo Col. Profesores); Cargando las nóminas a Patria nos quitaron la poca autonomía que se tenía. (Deborah Velázquez Apucla); La educación está viviendo su peor crisis, se deben atender las solicitudes. (Liliana Yépez Sutelara) El estudiar en Venezuela es todo un reto debido a todos los obstáculos. (Dariannis Escobar Unexpo).

La opinión acerca del compromiso de los docentes que se mantienen desarrollando clases semipresenciales con los alumnos por su compromiso ético con el futuro del país, que resalta la profesora Liliana Yépez, es admirable; así como el esfuerzo de los estudiantes en la persona de Dariannis Escobar, de la UNEXPO; de allí la importancia de crear acuerdos consensuados gobierno-oposición.

Faltó una mención a las llamadas "sanciones" o bloqueo (nada dicen en La Prensa de Lara, sino que hacen abstracción), tal vez por ser promovidos por los líderes opositores "radicales" de los que son correligionarios; por tanto, responsables de la situación que denuncian esos dirigentes gremiales de la educación. Seguidores del llamado "Encargado" de USA, quien, por cierto, anda por las calles muy orondo, sin temor a que lo metan preso (¿ya negoció ese tópico será?), mismo que prometió 100 dólares para los docentes, igual que a los médicos, pero nada, los verdes brillan por su ausencia.

¿El Prof. Luis Arroyo sabrá qué pasó con eso? Dado que la USAID financia gremios como el suyo, según fuentes off the record, como a otros activistas; sus opiniones sobre la educación en Venezuela postulan una verdad con luces y sombras. Sin embargo, tampoco debe entenderse que aquí se defiende al gobierno, que en cuanto a educación y pedagogía tampoco lleva la delantera, sino que es el pueblo que se mantiene en la lucha, sólo animado por el compromiso de muchos docentes con la juventud; por que como se titula un libro de Miguel Ángel Capriles, creo: "Siempre habrá Venezuela"; asimismo, la educación y la cultura no desaparecen, sino que se transforman, como también lo hace la sociedad toda.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 371 veces.



Luis B. Saavedra M.

Docente, Trabajador popular.

 luissaavedra2004@yahoo.es

Visite el perfil de Luis B. Saavedra M. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: