Diario de una Cuarentena: Capítulo Doscientos Uno

Aristóbulo, regreso a casa y el testimonio de un recuperado por Covid 19

En primer lugar, agradezco los comentarios y felicitaciones por la entrega 200 de esta columna, que en lo personal jamás pensé llegar a este número de entregas, y ya iniciando la entrega 201, con proyección a llegar, posiblemente a 300 diarios de cuarentenas y más. Una vez más a todos y a todas los que me siguen por esta vía: ¡Gracias, totales!

Esta entrega de hoy, trataré de que esté cargada de humanidad, porque en estos momentos me encuentro en una especie de repliegue táctico, a fin de poder oxigenar ideas y replantearme cosas, sin que ello implique el dejar totalmente la escritura y de los análisis a los que ya algunos y algunas he tenido acostumbrados y acostumbradas.

Es en ese sentido, que me refiero al primer punto que anuncié en el título de esta columna, que se refiere al compañero y camarada Aristóbulo Istúriz.

Como es un hecho público, notorio y comunicacional, durante las altas horas de la noche del 27 de abril de 2.021 me llegó la información del fallecimiento del compañero Vicepresidente Sectorial del Socialismo Territorial y quien fungió hasta hace poco como Ministro del Poder Popular para la Educación Básica, el compañero Aristóbulo Istúriz Almeida, a la edad de 75 años de edad en la ciudad de Caracas.

Istúriz ejerció varios cargos en vida: fue parlamentario en el antiguo Congreso de la República, Diputado de la AN, dos veces constituyente, alcalde del municipio bolivariano Libertador de Caracas, gobernador del estado Anzoátegui y Vicepresidente Ejecutivo de la República, son algunos de los cargos ostentados durante la larga trayectoria del "negro" Aristóbulo.

Pero de Aristóbulo hay que destacar su militancia y compromiso revolucionario en las luchas gremiales y sociales de nuestro pueblo. Un hombre de pensamiento profundo y de unas cualidades políticas y humanas que lo hacen un cuadro que lo ubicamos dentro de los imprescindibles e insustituibles.

Recuerdo la vez cuando lo conocí, en un evento en la Plaza Bolívar de Caracas en un año que no recuerdo, y en donde estaba el también parlamentario Andrés Eloy Méndez. Me encontraba ubicado justamente detrás de él, y era un hombre que gustaba de las consignas de contenido. Pues yo grité una que a él le gustó mucho, volteo hacia donde yo estaba, me miró, y me cedió su puesto en el pódium para que voceara la consigna que gritaba junto con el pueblo allí presente.

La otra oportunidad que tuve de encontrarme con el "negro" Aristóbulo fue en las jornadas de acompañamiento que él mismo convocó a raíz de la decisión del Comandante Inolvidable Hugo Chávez, de la repatriación del oro venezolano, que, si la memoria no me falla, fue por aquellos meses del año 2.011, en pleno desarrollo de la invasión de Libia por parte de EEUU.

De más habría que destacar el excelso orador que era Aristóbulo, además de excelente pedagogo y comunicador. Pese a las altas responsabilidades y tareas que ocupó, nunca dejó de ser maestro de escuela, como siempre dijo haberse sentido.

Por ello, Venezuela pierde a un hombre de unas invalorables cualidades humanas y políticas. Razón tuvo alguien de señalar, cuando dijo: "La muerte será absorbida por la victoria".

Honor y gloria a Aristóbulo Istúriz, hombre a quien respeté y admiré durante su paso por este mundo. Y ahora que cambio de paisaje, pues espero que se convierta en factor y motor inspirador de nuevas luchas y victorias que sin duda nos aguardan.

Por otra parte, como ya lo señalé en este escrito, luego de tantos esfuerzos y tantos sacrificios, y pese a la restricción del transporte interurbano desde y hacia los estados Táchira y Bolívar por parte del Ministerio del Poder Popular para el Transporte, finalmente logré trasladarme a mi casa junto a mis seres queridos en Guayana, donde como ya dije, luego de casi 17 meses que no la visitaba, y con un breve interregno de 55 días, he vuelto para oxigenar ideas y replantearme cosas.

Esto fue gracias a una empresa privada que realiza viajes ejecutivos a lo largo y ancho de la geografía nacional, y cuyo nombre me reservo, el cual presta un servicio de calidad, y de ahí el costo de unos 80 dólares por persona ese pasaje.

Importante es de destacar, como ya lo he hecho en anteriores oportunidades, lo preceptuado en el artículo 117 de nuestra Carta Magna, que nos señala el derecho que tenemos los habitantes de la República Bolivariana de Venezuela a disponer de bienes y servicios de calidad, así como una información adecuada y no engañosa sobre el contenido y características de los productos y servicios que se consumen, a la libertad de elección y a un trato equitativo y digno. Se expresa sobre la legislación que debe desarrollarse para establecer los mecanismos necesarios para garantizar esos derechos, las normas de control de calidad y cantidad de bienes y servicios, los procedimientos de defensa del público consumidor, el resarcimiento de los daños ocasionados y las sanciones correspondientes a la violación de estos derechos.

Pues teniendo claro esto, destaco de esa empresa no sólo el servicio de calidad prestado, sino la atención y amabilidad de los prestadores de este servicio, desde la muchacha del área contable y administrativa hasta los conductores del coaster que nos trasladó. Fue un viaje cómodo, ameno, con la música que queríamos, con paradas convenidas, con mucho respeto entre todos y todas.

De ahí que destaque que esto va mucho más allá del tema de si se trata de una empresa pública o privada. En este caso tocó a una privada, pero la idea fuerza que busco resaltar es que la calidad del servicio siempre estuvo presente, y aplica para ambos sectores. Así como hay empresas públicas inoperantes e inservibles, también hay empresas privadas totalmente inoperantes.

Esta empresa privada, además de cumplir con todas las normas de bioseguridad, del alcohol en las manos, desinfección de las unidades, nos otorgó un desayuno ligero y un detalle, que en lo personal me gustó mucho y que me hizo pensar que bien valía la pena pagar el precio ante un servicio de calidad como el que nos estaban prestando, y eso se lo reconozco, sobre todo en estos tiempos complejos que actualmente vivimos.

Pero también demuestra que hay formas como podemos ver una crisis. Si como algo malo en la que nos podemos enganchar y no avanzar, o de una oportunidad para además de prestar un servicio y solventar el problema de movilidad social producto de esta pandemia, poder avanzar y, porque no decirlo, ganar el sustento y un buen dinero. Y esa empresa está haciendo dinero por saber navegar y surfear esta ola de la pandemia. Eso es lo que hacen los audaces y los que a veces se arriesgan.

Lo cierto del caso es que, una vez que nos pusimos en marcha rumbo en nuestro viaje, pude observar en mi salida de Caracas, y a lo largo de las vías de Miranda, por los lados de El Guapo, en Anzoátegui por los lados de El Tigre, importantes colas de vehículos para surtir de gasolina. Por lo que emplazo a las autoridades a tomar debida nota de esta situación.

Asimismo, y después de mucho tiempo que no lo hacía, cuando los conductores de la unidad hicieron una parada para almorzar, gracias a algunos intercambios que hice a través de la plataforma patria de petros a bolívares para este viaje, pude darme el gusto de almorzar en Puerto Píritu que fue el sitio donde nos detuvimos, una cachapa con queso de mano y cochino bien resuelta, como decimos acá en Venezuela, y a un precio de 6 dólares al cambio, lo cual fue posible a la importante revalorización que ha tenido el petro por encima de la inflación y de la cual me referí en entregas anteriores. Seguramente, en próximas entregas, seguiré demostrando que la alternativa a la actual situación económica venezolana no es la dolarización de la economía, sino en dado caso a la petrolización de nuestra economía.

El petro ha venido subiendo en el mercado secundario tanto en la plataforma patria como en Vex Venezuela que es la petro app, aproximándose a la tasa del mercado primario.

Esto se traduce en una revalorización importante de dicho criptoactivo para los que no creen en él, y los que compramos petros a través de esas plataformas podemos señalar sin ambages que es una buena manera de refugiarse ante la manipulación del tipo de cambio del dólar paralelo.

De ahí la importancia de que hay que proveer de una nueva educación financiera a nuestro pueblo, para que sepa la utilización de la economía digital a través de las criptomonedas, ya que no todo el mundo maneja ese mundo.

Pero, sobre todo, hay que aplicar todo un proceso de descolonización económica y de dependencia del dólar, lo cual implicará un tiempo, debido a que los cambios culturales no se dan de la noche a la mañana, amén de que todavía a nivel internacional se depende en buena medida de la moneda estadounidense, aun cuando ya desde China y Rusia se están dando los primeros pasos para acabar con la hegemonía del dólar.

Pero lo cierto del caso es que el viaje fue grato, ameno y sobre todo que llegamos temprano y a buena hora a nuestro destino. Cuando las cosas se quieren hacer bien, se hacen.

Cuando me despedía de los conductores, y agradecía por hacer de la experiencia de este viaje tan placentera, me informaban que vienen unidades con butacas, es decir aún más cómodas de la que tuve la oportunidad de abordar, y se colocará una tv con dvd para colocar películas. Ya sé cuándo me corresponda regresar a la capital de la República con quienes quiero yo viajar.

Confieso que viajando en buses de la empresa Rodovías, una de las cosas que más me agradaba era la colocación de películas de la misma. Si bien nadie niega que el asedio y el bloqueo nos han golpeado duro e inciden en ciertos y determinados servicios en el país, no es menos cierto también que hemos empleado ese argumento recurrente para justificar nuestra propia indolencia, nuestro minimalismo y hasta la falta de voluntad para hacer las cosas, y de sacrificar hasta la calidad en los bienes y servicios a los cuales tiene derecho nuestro pueblo, para precarizar aún más las condiciones de vida, y pasarla aún peor que con los problemas que debemos sortear de por sí en nuestra cotidianidad.

Sin embargo, como lo señala Federico II de Prusia: "El hombre (y la mujer agregaría yo) que pone el corazón en lo que hace, consigue recursos donde los incapaces se dan por vencidos". Aunque no siempre querer es poder, pero si constituye un buen comienzo.

Pero quiero cerrar esta entrega de esta columna con un testimonio del conductor, cuyo nombre es Leonel Mendoza, un hombre muy humilde, quien nos compartió su testimonio de como superó la Covid 19 el año pasado.

El señor Leonel, cuando empezábamos el viaje, además de mostrarnos el salvoconducto de la unidad en la que viajábamos, nos contó su experiencia de cómo se enfermó de la Covid 19, en abril del año 2.020, cuando empezaba la pandemia. En su caso, presentó síntomas, y algunos se los transmitió a su esposa y demás familiares.

Señaló Leonel que, también prestaba servicio a la empresa Farmatodo, empresa está que el año pasado registró brotes importantes de este virus, y en uno de esos brotes, Leonel resultó infectado de este mal.

Pero lo que nos comentó Leonel fue lo siguiente, y es algo que ha faltado en las campañas informativas de nuestro Gobierno. Sin duda hay que tomar y extremar los cuidados y las medidas de bioseguridad para cortar las cadenas de transmisión de tan terrible enfermedad. Pero, no es menos cierto también que resultar o no contagiado por coronavirus es una especie de rifa que esperamos ninguno ni ninguna de los y las que puedan leer estas líneas espero se la gane.

Pero en caso de que por esos casos fortuitos resulté usted amigo o amiga que me lee contagiado por este virus, hay que tomárselo con calma y serenidad, eso sí, cuando presente los primeros síntomas acuda sin demora a los médicos para iniciar cuanto antes el tratamiento. Eso y un buen sistema inmunológico como nos lo dijo el señor Leonel, son los secretos para poder superar la Covid 19, que es superable si se trata a tiempo.

Luego de que muchas amistades, familiares, conocidos y conocidas no solamente han tenido Covid 19, sino que personas muy cercanas han fallecido por tan terrible mal, el haber escuchado de manera tan cercana y directa el testimonio de una persona que superó tan terrible mal y que vive para contarlo, me conmovió sobremanera, y me llenó de fuerzas para continuar en este diario trajinar.

Vaya este testimonio para animarnos que en el momento en que algunos y algunas traten de robarnos las esperanzas, siempre surgen ángeles que renuevan nuestra fe y nos reconcilian con la vida, con lo bueno, con lo bonito, con lo sublime, con lo hermoso.

¡Bolívar y Chávez Viven! ¡Y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!

¡Independencia y Patria Socialista!

¡Viviremos y Venceremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1065 veces.



Juan Martorano

Abogado, Defensor de Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiteros y Tutiteras Socialistas. Www.juanmartorano.blogspot.com , www.juanmartorano.wordpress.com , jmartoranoster@gmail.com, j_martorano@hotmail.com , juan_martoranocastillo@yahoo.com.ar , cuenta tuiter e instagram: @juanmartorano, cuenta facebook: Juan Martorano Castillo. Canal de Telegram: El Canal de Martorano.

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas