Educación socialista...crecer por encima del cielo

Los expertos en temas educativos han debatido mucho el asunto, cada vez que alguien se le ocurre hablar por la calle del medio de educación socialista la derecha pega el grito al cielo, en pocas palabras, a propósito de celebrarse el día del educador, el tema de educación es muy sensible y hay poderosos intereses que juegan a que no haya una verdadera educación liberadora y socialista que es decir lo mismo que construir una sociedad socialista que no puede ser obra de un grupo esclarecido sino de toda una sociedad y para ser más específico, de todo un pueblo.

Simón Rodríguez habló de formar republicanos para construir repúblicas, hoy hablamos de formar socialistas para construir la patria socialista. Ahora bien, tampoco se trata de caer en la trampa de la izquierda ortodoxa, mucho menos en el pragmatismo de algunos grupos que rechazan de plano todo planteamiento teórico y pretenden que con el voluntarismo electorero, por ejemplo, ya todo está resuelto, craso error, los extremos son terriblemente destructores, dañinos y estamos obligados a derrotarlos y vencerlos con un espíritu y una praxis liberadora que cotidianamente marque nuestro estilo de acción.

Cuando hablamos de una educación socialista no solo nos referimos a la parte escolástica, me refiero a esa educación de un todo social, una sociedad toda que debe aprender y beber en las aguas del socialismo que no es otra cosa que el humanismo, el vivir bien, o como lo decía Chávez, el vivir viviendo, no en el vivir muriendo que nos aplica el capitalismo, eso no es otra cosa que vivirla chévere.. ¡a quien no le gusta eso!. Lamentablemente los seres humanos tenemos la tendencia a complejizar absolutamente todo; hacer de lo más simple algo súper complejo y difícil, solo para satisfacer nuestro ego muchas veces y que un poco de gente nos llame expertos intentando descifrar un laberinto que podemos resolver y explicar con ejemplos sencillos, lamentablemente tenemos esa tendencia y por ello necesitamos poner al máximo nuestras capacidades pedagógicas para intentar ser lo más sencillos y naturales en algo tan inherente a la vida toda de cada ciudadano que está en una patria en proceso de revolución como la nuestra, el vivir viviendo, legado de Chávez, aporte teórico de calado universal que lo veremos brillar como guía para la acción de los pueblos del mundo más temprano que tarde. Tampoco se trata de solo achacarle la responsabilidad a la escuela y más específicamente al docente egresado con un título para tal fin y que ejerce, haciendo lo que puede, la loable labor de educar; la educación socialista va mucho más allá de viejos paradigmas, es un todo, es la sociedad toda que educa aprendiendo y aprende educando.

Constantemente nos quejamos al ver situaciones complejas producto de la desorganización, hoy nos ocurre con la guerra económica; el hecho de no tener una economía organizada y planificada sino más bien un desorden planificado por el imperialismo nos hace sumamente vulnerables a que terminemos regentando una bodega y siendo a la vez, sin quererlo y desearlo muchas veces, cómplices de poderosas mafias internacionales que agreden al país de una manera bestial con la especulación inducida a través de mecanismos de chantaje y presión. La guerra económica ha generado una cantidad de dificultades en donde la educación capitalista exacerba tales problemas. La educación capitalista esta concebida para dominar, para formar a un ser que se crea más que los demás, en donde la chapa o el título es lo importante; eso hace a ese ser alguien mezquino, lo vemos todos los días en las colas de un cajero electrónico por ejemplo, o cualquier cola. Hay quienes se creen meritorios a privilegios por el título de licenciados... "cómo voy a estar haciendo cola al lado de un obrero si soy licenciado", esa misma visión me lleva a "tener el derecho" a atropellar a los demás. "tengo derecho a tener más dinero que los demás por eso meto 6 tarjetas en el cajero y no me importa que quien me sigue en la cola se quede sin pasaje". A lo mejor eso que coloco entre comillas no lo digo, pero lo pienso, y lo pienso porque recibí una educación capitalista en donde me enseñan que no importa por encima de quien paso pero lo importante es pasar. Ese es el llamado "espíritu de competencia y superación" que el capitalismo promueve. Si esto ocurre de esta forma en el capitalismo se supone que en socialismo es la antítesis lo que debe prevalecer, es absolutamente lo contrario lo que debe ocurrir y desde lo más sencillo que es respetar una cola, no botar basura en la calle hasta lo más complejo que es crear riqueza en un concepto colectivo para el beneficio de toda una sociedad. Porque hay muchos que hablan de socialismo y todo eso pero cuando se pueden colear no lo piensan dos veces, y si por su condición de "dirigente" no necesita hacer la cola, pues mucho mejor. Por esa razón es que estamos obligados a avanzar en lo de la educación socialista, pero ojo, no solo veamos esto encerrado en cuatro paredes de un aula, veamoslo de manera integral y multidimensional.

Un ciudadano formado en el espíritu capitalista se hace fácilmente bachaquero, poco le importa agarrar los billetes de 100 mil bolívares y contrabandearlo para Colombia porque desde su óptica de formación le han metido en su chip que la esencia de la vida es hacer dinero, no para sobrevivir, a lo cual en alguna oportunidad el mismísimo Chávez habló de que alguien con hambre no le quedaba otra opción que robar, simplemente el comandante se refería a los casos de sobrevivencia, este no es el caso de quien se mete a traficar con alimentos, materiales estratégicos o billetes con la mente puesta en el auto nuevo o la moto que comprarán, ahora preguntamos ¿Cuantos casos de estos ocurren a cada rato en la frontera precisamente? No vemos allí a personas que no le queda otra alternativa y que para poder obtener un poco de pan delinquen, como Jean Valjean en su necesidad de sobrevivencia e inicio del camino a la delincuencia, tal como nos lo dibuja Victor Hugo en su extraordinaria obra Los Miserables, no. Vemos allí a personas con otro tipo de aspiraciones, sobretodo insatisfechos muchas veces de necesidades creadas por una sociedad capitalista consumista que viene siendo una redundancia y los lleva a pensar en el carro, la ropa cara que hoy no pueden comprar, el zapato de marca, etc. Pero vamos a lo más sencillo, pero que genera un problema súper complejo, el tema de la basura por ejemplo ¿Cuantas toneladas de basura son depositadas en las calles de manera irresponsable bajo aquel criterio mezquino de "no me recogen la basura en mi casa, la boto en el primer sitio que consiga disponible"?

Así que es oportuno traer a colación este tema de la educación socialista cuando estamos en todo el país celebrando el día del educador. Yo creo que hay que rescatar más allá del estado docente planteado por Prieto, en su momento, muy de avanzada para su momento histórico, e ir con determinación hacia la sociedad docente, la sociedad socialista docente, porque en el capitalismo es imposible que esto ocurra. Cada ciudadano, tenga o no tenga hijos a su cargo debe comportarse como un padre, pero a la vez como un hijo, un hermano, un esposo, un compañero. Allí le llevamos una morena a la derecha ya que en nuestras barriadas es muy frecuente crear unos iconos de identidad que nos une, el parroquia, el pana, el compinche. Todo eso son elementos que nos une indefectiblemente. Los sectores medios y pequeños burgueses les cuesta más, lamentablemente eso ha permeado hacia sectores sociales que por acción de la revolución han sido bendecidos con lo que los sociólogos llaman "movilidad social". Por eso Chávez insistía tanto en la educación y formación en las bases de misiones, la formación en los urbanismos de la GMVV, en uno de los mayores aportes de Chávez al socialismo universal que es sin duda el socialismo territorial. Pues camaradas, esa batalla está pendiente pero es impostergable darla.

En una fecha tan especial como la que celebramos todos los años y al comienzo del mismo, todos los actos que se llevan a cabo en las instituciones educativas, oficinas estatales, etcétera, plazas Bolívar e instituciones educativas para celebrar el día del educador, ojalá que en revolución no solo le sigamos dejando la responsabilidad de la educación de toda una sociedad a solo una pequeña parte de la misma sino que avancemos hacia ese concepto de la sociedad docente, es decir, una sociedad que aprenda enseñando y que los niños, esos nuevos integrantes de esa sociedad que nacen todos los días reciban y vean el mundo alrededor de verdaderos maestros guías que les sirvan de motivación y ejemplo para crecer por encima del cielo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1289 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor


Notas relacionadas