Día del estudiante universitario, allí está la pregunta

Se conoce de la fecha del 21 de noviembre de 1957, como el manifiesto de los estudiantes de la Universidad Central de Venezuela y de la Universidad Católica Andrés Bello de alzarse contra el sistema de gobierno que para la fecha imperaba, antecedidos por la huelga que promovieron los estudiantes de los liceos Fermín Toro, Juan Vicente González, Andrés Bello, Razetti, Caracas y la escuela Miguel Antonio Caro, en contra del régimen de Marcos Pérez Jiménez. El cual como se sabe fue derrocado el 23 de enero de 1958. Y seguidamente se establecido bajo el Decreto el Día del Estudiante Universitario Gaceta Oficial N° 25.818 del viernes 21 de noviembre de 1958.

Ahora bien a lo largo de los siguientes 40 años tal decreto en la práctica no fue tan enarbolando como evidencian las hemerotecas de la IV república entre ellas las persecuciones y asesinatos a los dirigentes estudiantiles caso Livia Gouverneur, Jorge Rodríguez, Belinda Álvarez, Noel Rodríguez, el ataque militar en contra de los estudiantes de la UCV en Tazón, los allanamientos a universidades, los asesinados a manos de la policía metropolitana por luchar por el medio pasaje estudiantil, oportunidades de estudio, residencias estudiantiles, respeto a la autonomía universitaria, etc.

En contraste con lo planteado en el párrafo anterior, al momento de la llegada del Comandante Chávez al poder había menos de 700 mil estudiantes inmerso en la educación universitaria, hoy no solo se puede hablar de una masificación cuantitativa en la matricula estudiantil en más de un 300% sino en la creación de nuevas instituciones universitarias y accesibilidad a carreras anteriormente privilegiadas en su mayoría para universidades Autónomas y Privadas y un conjunto de reivindicaciones que de una u otra forma hicieron justicia a las violaciones a los derechos humanos ya mencionadas.

No obstante sería muy demagógico que no se reflexionara sobre los resultados cualitativos de la masificación universitaria de estos últimos 18 años ya que si bien tenemos más profesionales en las clases populares, el método educativo sigue siendo el mismo al cuartorepublicano, en ese sentido Zemelman (2006) refiere "El conocimiento sin conciencia histórica está detrás de alguno de los graves problemas que hemos tenido" si el método es el mismo no podemos esperar resultados distintos, dicho en otras palabras si la formación responde para graduar al mercado laboral sobre todo con la misma visión capitalista y no para la producción o emprendimiento, seguiremos dominado por la cultura rentista que tanto en los discursos se dice querer combatir, en consonancia Martínez Miguelez (2004) deduce no se trata, por consiguiente, de transmisión de información o conocimientos, ni de acrecentamiento del saber por acumulación, sino de crecimiento interior por un proceso de maduración que, abriendo nuevos horizontes y señalando nuevas perspectivas, va desarrollando integralmente la personalidad del estudiante

En ese sentido si la educación venezolana continua fragmentada ante la realidad del país y no forma parte de un plan estratégico en el proyecto de la nación, sus estudiantes mucho menos estarán integrados en él, ahora bien cuando esta reflexión tiene por título "Día del estudiante universitario, allí está la pregunta" es porque ante lo ya referido, la dirigencia estudiantil en la actualidad juega un rol de mucha timidez en las universidades oficiales, no existe critica al sistema (por el contrario mucha desesperanza y deserción en la matricula estudiantil), mucho menos propuestas de innovación ante pensum obsoletos en comparación con el momento histórico, una ley de universidades de 1970, disminución presupuestaria de la cultura, deporte, infraestructura, calidad educativa, dolorosamente se ve la prioridad del estado en financiar una marcha ante la carencia de laboratorios de informática, cancha, comedores, transporte, sin que nadie coherentemente tome la palabra, algo tan parecido a lo planteado en el manifiesto de Córdoba de 1918 "la ciencia, frente a estas casas mudas y cerradas, pasa silenciosa o entra mutilada y grotesca al servicio burocrático".

Es por ello que, si no hay presencia de una plataforma de lucha para la creación de un nuevo y necesario modelo educativo que se contraponga al viejo modelo rentista, si en este momento histórico el estudiante universitario no concibe que la moral y las luces son nuestras primeras necesidades, si la asignación de becas, bandejas estudiantiles, dotación de implementos deportivos, siguen siendo un negocio muy lucrativo para una enquistada minoría, si no son capaces de sentir indignación cuando se comete una injusticia, si la universidad no incentiva al estudiante a la creación de un proyecto de vida y por el contrario sigue pretendiendo contestar preguntas que el estudiante no ha hecho, cabe la interrogante de ¿vale la pena conmemorar tal fecha?

Esta reflexión en ningún momento busca hacer señalamientos o acusaciones, por el contrario como planteara Maturana (2012) "Pienso que uno no puede reflexionar acerca de la educación sin hacerlo antes o simultáneamente acerca de esta cosa tan fundamental en el vivir cotidiano como es el proyecto de país" como docente universitario no pudiera mirar a los ojos a mis estudiantes y mucho menos felicitarlos en su día mientras el sistema educativo universitario al cual están inmersos sigue castrando su presente y futuro convirtiéndolos en recipientes de teorías y no emprendedores que sientan el compromiso de transformar la sociedad en ese orden de ideas el Maestro Cruz Diez nos dice "hay que inventar la educación y crear un país de emprendedores, artistas e inventores, un país digno y soberano en el contexto global, en fin, en Venezuela hay que inventarlo todo ¡Qué maravilla!"

Es por ello que esta comunidad de intereses espirituales como es concebida la Universidad en su marco legal, amerita comprender que necesita de manera inclaudicable de la irreverencia estudiantil, se necesita escuchar sus derechos para que a través de ellos forjemos vuestros deberes visión que concuerda con el postulado de Córdoba de 1918 "La autoridad, en un hogar de estudiante, no se ejercita mandando sino sugiriendo y amando: enseñando." Como dice el Maestro Simón Rodríguez no enseñemos para tener quien sepa, eduquemos para tener quien haga promovamos en nuestros estudiantes esa frase de Machado "caminante no hay camino se hace camino al andar" y seguramente no solo tendremos otra educación, otros estudiantes, sino el país que queremos.

Feliz Día del Estudiante Universitario. …..



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1548 veces.



Marcel Doubront

Profesor UNESR Bolívar

 marceldoubront@gmail.com

Visite el perfil de Marcel Doubront para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: