Los anquilosantes Ph.D.

Los grados "superiores" de la Educación Superior ya en sí mismos resultan redundantes, una manifestación que aunque anodina nos luce más comercial que académica o, si la consagramos como tal, a ellos debemos hacerles algunas reflexiones.

Concretamente, ya hemos adelantado algunas observaciones sobre la prostitución que han venido practicando las universidades burguesas, llamadas las más prestigiosas como eufemismo de las más costosas o suntuarias, mismas que que ofrecen una mayor rentabilidad para sus accionistas y con doble propósito: Obtener magnificas ganancias y modelar a su antojo el curso y desarrollo de las fuerzas productivas del mundo, como tales, pero fundamentalmente como entes más comerciales que académicos.

De hecho, las universidades de los países más desarrollados capitalistamente han convertido sus universidades en centros de ganancias, en centros fabriles, mutatis mutandis, ya que lo que las diferencia del resto de las empresas capitalistas es el tipo de valores de uso que se procesa a diario en sus talleres de trabajo llamados aulas.

En Economía damos en llamar diferenciación de precios el mecanismo mercadotécnico mediante el cual se aprovecha al máximo la demanda potencial que prexiste en toda sociedad burguesa, caracterizada por una crasa e inevitable desigualdad de ingresos monetarios de las empresas, de los asalariados, de sus burócratas parroquianos y estadales.

Sobre esas bases, tenemos unas afamadas universidades que han convertido las potencialidades de investigación de sus ya graduados en nuevas mercancías para ser procesadas en sus aulas (talleres académicos productores de PhD o Piachedi).

Las tesis de posgrado buscan que estos profesionales consideren la investigación científica al reducido espacio y actividad referidos y posiblemente clonados de un simulacro de anteproyecto de investigación elaborado fuera de los verdaderos talleres de investigación, es decir, los han convertido en nuevas mercancías. A tales efectos, les cambian el modelo de las togas y birretes a sus bigraduandos, trigraduandos y de cualesquiera otros supradoctorados que la demanda burguesa así lo vaya determinado. Basta que esos nuevos PhD les resulten rentables[1].

Por supuesto, se trata de países donde las verdaderas investigaciones científicas no se reducen a esos talleres de dichos centros de estudio ni donde sus investigadores disponen de aulas ni pupitres sino deinasequibles laboratorios. En estos laboratorios no se producen mercancías, sino novedades científicos que en principio son para autoconsumo imperialista.

 


 

[1] Invitamos a los posgraduistas, a los tenedores de PhD "made out" a reconsiderar sus verdaderos méritos como universitarios sin dejarse engolosinar con unas credenciales que fueron vendidas por los comerciantes de los estudios de Primaria, de Secundaria, Universitarios, y ahora con subproductos llamados mono, bi, tri y etceteroposgardos.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1544 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación


Revise artículos similares en la sección:
Economía