Control de calidad para la Educación y los cacareados Ph.D. made in out

Retomemos algunas observaciones sobre la educación importada sin mayores controles de calidad:

¿Ph.D.: ¿piache de, o efe de?)

Por lo que cuenta la Historia, el Imperio Romano comienza su decadencia con la llegada de los despectiva e interesadamente calificados como bárbaros[1] por los epígonos de la literatura e historia escrita por el dominante.

Contradictoriamente, la subyacente y asimilada lengua de los esclavizados griegos trascendió. Con la invasión de marras, el lenguaje lírico romano pasó a un segundo plano. La lengua lírica y su correspondiente retórica palurda por demás quedaron relegadas al parlamento aristocrático, y a los hombres de ciencias quienes continuaron escribiendo sus obras en buen latín.

El populacho siguió prosaico y su lenguaje vulgar comenzó a trasmitirse con la misma fuerza de la naciente clase burguesa. Sobrevinieron los romances cargados de macarronismos y de barbarismos, de los cuales pe, hache, de es su más bello espécimen.

Es así como observamos que el título de postgrado universitario, Ph.D., es llamado macarrónicamente por sus tenedores y recipiendarios latinos : Pe, hache, de (sic). Digamos que han clonado el yerro de dicción de los angloparlantes. Esto es grave, ya que como se trata de grecismos anglosajones, estos deben respetarse íntegramente por ser fuente de muchos vocablos.

Tal título debe llamarse: Efe de (efdí), en honor al compuesto digráfico anglosajón, ph (ef), que Roma convalidó como la letra griega fi [2] y equivalente al latinizado efe = f , y que los anglosajones asimilaron limpiamente como ph.

Desde luego, los ingleses vienen cometiendo ese error de dicción desde el medioevo mismo, pero esto en nada nos excusa para su reiterada comisión por acá en estas bellistas tierras.

Ciertatamente, por razones obvias o politiqueras muchos profesores no pudieron entrar en el reparto piñatero de efedés que se hizo en las universidades dizque nacionales, aunque podrían haberse postgraduado aunque con un Efe de, y no con un macarrónico pe, hache, de , que es algo así como: piache de [3].

Lo que hace del pe, hache, de, o piache di, un barbarismo es su aplicación a fenómenos de alto rango científico y académico, a gente de toga y birrete, intelectuales que deberían revisar dicha fonética.
 

La usanza consagra las raíces griegas y latinas a nobles categorías: taxonomía, invenciones trascendentes, conceptos científicos, etc., porque un piache de en carpintería o mensajería no sería barbarismo alguno.

-----

¹/ Por cierto, en la última edición del Diccionario de la Real Academia Española (22), se corrige un lapsus que se arrastró hasta la edición 21: el Art.phi fue suprimido, y en su lugar se insertóel fonemafi , de cara a recoger la letra griega, , que en latín e inglés se llamóphi , como resultado gramatical formado por su equivalente fonéticophei.

Como dato curioso, la Academia admite que las lenguas neolatinas pueden indistintamente usar el fonema digráfico, ph, ola letra f, pero omiten esta connotación en el Art. específico de esta letra. Igual omisión la hubo para la griega (pi) que es validada como p.


[1] Estos imperialistas, con la arrogancia que los caracteriza acostumbraron, se acostumbraron a despacharse y darse el vuelto. A los valientes extranjeros no sumisos e inconquistables invasores con sus dotes tecnológicas muy superiores (el caballo y el hierro) la mediática editorial burguesa de las historias universales los calificaron como incivilizados.

[2] Por cierto, en la última edición del Diccionario de la Real Academia Española (22), se corrige un lapsus que se arrastró hasta la edición 21: el Art.phi fue suprimido, y en su lugar se insertó el fonema fi , de cara a recoger la letra griega, , que en latín e inglés se llamóphi , como resultado gramatical formado por su equivalente fonético*ph*e*i*.

[3] No perdamos de vista que las fulanas universidades extranjeras más connotadas vienen hacer algo así centros comerciales de lujo, con semejanza a los hoteles 5 estrellas para la gente que quiere y aspira defecar más arriba del ano, como un reflejo social del individualismo que caracteriza a la sociedad burguesa, la que hace que cada individuo constantemente tienda separase del resto, cuestión que practica cada quien por su lado, a pesar de seguir inevitablemente patrón social , bien como proletario, bien como burgués. Esos centros de estudios no pueden ofrecer en venta mayor preparación ni informaciones científicas que no se hallen previamente divulgadas, con lo cual cualesquiera universidades que se precien de sí se universalizan y adecuan su curricúlumes a los de punta, porque el conocimiento es universal por excelencia y no clasista.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1556 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: