La Universidad Politécnica Territorial "Alonso Gamero"(UPTAG) y los Recursos Naturales

La sociedad venezolana desde los tiempos de la colonia hasta el presente ha subsistido explotando y exportando naturaleza. La producción primaria de materias primas y alimentos ha sido la característica fundamental de nuestra estructura técnico-productiva ancestral.

En los días que corren, cuando el capitalismo rentístico en su agonía, amenaza con someter a la población a un inédito periodo de hambruna, con alcances más dramáticos que lo ocurrido en Paraguaná en 1912; se impone de manera insoslayable, buscarle salidas a esta organización económica que nos alegó la renta petrolera, liderada por una burguesía que optó por el parasitismo económico, antes que desarrollar las fuerzas productivas nacionales.

Frente al inevitable colapso de la renta petrolera, determinado por las crisis de sobreproducción del capital planetario y por los altos costos de la extracción de los crudos pesados y extra pesados de la Faja Petrolera del Orinoco, la alternativa económica que tenemos a la vista es afincarnos en la gran diversidad de recursos naturales que posee este país, sobretodo en estos tiempos cuando esta riqueza está siendo codiciada por los países imperiales, al punto que nos están amenazando con enviarnos la OTAN para despojarnos del suelo y del subsuelo.

La UPTAG como universidad que se está estrenando en la educación superior, tiene como deber ineludible forjar un currículo a tonos con estos tiempos de fracturas históricas, a fin de diversificar la base material en la que se asiente la formación social venezolana. El perfil politécnico y territorial debe apuntar no sólo a promocionar nuevos proceso extractivos, sino también, a la industrialización de la rica gama de minerales estratégicos que anidan en este territorio. Por consiguiente, las disciplinas ingenieriles deben tener vara alta en esta casa de estudios. Al mismo tiempo, frente a las amenazas imperiales, hoy se imponen una profunda conciencia y conocimiento para la defensa de la soberanía y de la independencia nacional, tal como lo exige el Plan Patria 2013-2019. Para que la soberanía sea defendida urge formar a nuestro pueblo en disciplinas sociales que cumplan esta cometido, tales como: Economía Política de los recursos naturales, Historia Económica de Venezuela, Geopolítica de los Recursos Naturales, Legislación sobre recursos naturales, Universidad y la nueva geometría del poder en Venezuela, Geografía Económica y Teoría del Estado.

La UPTAG por otra parte, está llamada a salirse de las tradicionales aulas universitarias y matrimoniarse con los barrios y aldeas, a fin darle solución de continuidad al divorcio histórico de la vieja universidad con el aparato productivo. Para lograr esta meta la UPTAG además de casarse con la implementación de nuevas carreras, debe al mismo tiempo, asumir la educación virtual y hacer uso de los grandes avances de la tecnología educativa. La implementación de la educación a distancia le permitiría a la UPTAG, disminuir sustancialmente sus costos y darle entrada a miles de estudiantes esparcidos en el territorio nacional.

Las autoridades de la UPTAG tienen en sus manos la gran oportunidad de edificar una universidad verdaderamente nueva, deslastrada del estigma parasitario que arrastran otras casas de estudios superiores en el país. La territorialización/comunalización y el conocimiento para extraer, procesar y defender nuestros recursos naturales, debe ser el magno perfil que legitime este hermoso proyecto político-académico nacido en tierras de José Leonardo Chirinos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5431 veces.



Humberto Trompiz Vallés

Historiador y profesor universitario jubilado, especializado en historia petrolera de Venezuela.

 htrompizvalles@gmail.com      @trompizpetroleo

Visite el perfil de Humberto Trompiz Vallés para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: