"La Venganza Académica"

En las Universidades, lo que se debe respirar en las aulas entre profesores y alumnos, es el derecho a opinar, a tener ideas o criterios diferentes, cuando un "profesor" equivocadamente cambia en algunas de sus clases la enseñanza, por su "opinión" política, debería tener claro que no todos los alumnos van a coincidir con sus opiniones políticas.

La Universidad, es libertad de pensamiento, diversidad de ideas, de enseñanza, de aprendizaje, es pluralidad de religiones, de culturas...y de posiciones políticas. Aunque algunos "profes" no lo quieran entender, y se les van los tiempos cuando un alumno no está de acuerdo con su criterio político. tenemos conocimiento directo, sobre situaciones de enfrentamientos que se han presentado entre alumnos y profesores por plantear esos temas de política, de "hay un camino" por ser "justiciero" el profesor, y el alumno, Chavista. Rara la cosa. Peculiar tolerancia la que "enseña" el docente.

Peor aún, cuando tienen entre sus alumnos a un hijo de un político de otra tendencia y su comportamiento como profesor, es tomar actitudes represivas, de acoso, hacia ese alumno, o valerse de ser jefe de protocolo de actos universitarios, para tratar de cobrarle al hijo, lo que no ha podido ganarle al padre. "Valiente" comportamiento.

La Universidad de Margarita, UNIMAR, viene formando acertadamente a estudiantes que serán nuevos profesionales, pero allí, se han presentado esos casos. Para bien de los alumnos, los directivos de dicha universidad han controlado esas situaciones, y han puesto orden al desorden. Son contados los docentes que han tenido esta actitud, la mayoría son profesores dedicados, con mística, saben que su función es formar, enseñar, y en todo caso, si se plantea algo político, respetan las ideas del alumno, aunque no la compartan. Como debe ser.

La radicalización académica es inaceptable, valerse de la condición de profesor, de jefe de protocolo en un acto académico, para hacer comentarios políticos, ya no sólo en las aulas, ahora en un acto de esa importancia, a un joven que culminó sus estudios, por su forma de pensar, en su acto de imposición de medallas, es realmente deplorable.

En el acto académico de imposición de medallas a los estudiantes ahora como graduados, que se efectuó en UNIMAR, el jueves 13 de noviembre, se evidencio una buena organización, buena seguridad, y una adecuada solemnidad acorde a esos actos, lo cual confirma que su presidente, directores, Rectoría, Decanato, Secretaria General, Consejo Universitario, docentes, todos, son el alma de la universidad, logran con sus actividades diarias, que todo funcione. A ellos mi respeto y consideración.

Pero, estimados, hay un lamentable pero, en ese acto, cuando un graduando que siempre defendió su ideas chavistas en las aulas, le toco recibir la medalla, el profesor que moderaba el acto, soltó esta perla: "pensé que la medalla te la pondría el difunto..." en clara referencia al fallecido presidente Chávez. Mal momento, mal comentario, lo que provoco una evidente molestia del graduando, que no disimuló su disgusto, y en otros alumnos que expresaron su incomodidad después del acto.

Es necesario reglamentar estos actos solemnes, para evitar este tipo de situaciones. Que el moderador y los oradores de turno, tengan una norma que establezca que esos actos universitarios, son actos ACADÉMICOS, y que los comentarios o discursos de su inclinación política, o sus rivalidades personales están fuera de lugar, sea de la tendencia política que sea.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1713 veces.



Jaime Verde Aldana


Visite el perfil de Jaime Verde Aldana para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jaime Verde Aldana

Jaime Verde Aldana

Más artículos de este autor