Pildoritas 86 (año VII)

Quienes se oponen a la Resolución 58 no tienen idea con qué se come eso

Si se le pregunta a quienes salen, de manea irracional, algo frecuente en la oposición que padecemos,  a protestar por lo que sea, en estos días, como siempre, salen de nuevo, sin saber el fondo de su protesta, el motivo es la Resolución 058 y lo digo porque me he propuesto averiguarlo y me esmero en preguntarle a quienes lucen en el vidrio trasero de su vehículo la leyenda: “No al 058, por nuestros hijos”.

La respuesta por lo general es: “ No sé”, denotando lo mal informada que esta esa gente  que siempre protesta por protestar, violentamente o no y por supuesto todas su protestas, están destinadas al fracaso y son una explicación  para quienes aun dudan de la capacidad opositora y de cómo sus “logros”, si es que los han tenido sólo son producto de las muletas de sus medios que han sido otro sector que debería contabilizar sus fracasos.

En estos días aquí en San Cristóbal, no sé si en otras ciudades del país, es frecuente ver frente a los colegios `privados donde estudian, intentando formar bochinche quemando basura y con cartelones contra lo que ni idea tienen qué significa: la Resolución 58 del MPPE.

Para probar mi teoría al pasar frente a ellos en algunos colegios la respuesta fue la misma, les pregunté: ¿Qué es eso?”, y por lo general la respuesta fue un rictus de ignorancia, una risita nerviosa o quizá burlona, pero nunca una respuesta que denotara que al menos, quienes los están utilizando como siempre, como carne de cañón, ni siquiera les hayan informado sobre el contenido del documento y sus objetivos.

Ello no extraña a nadie, incluso a los que están detrás de la protesta que por lo general tampoco están informados, y cuyas pretensiones es volver a incendiar la ciudad como ya lo hicieron durante más de 60 días, pues han optado por buscar desadaptados para ingresar a las aulas a sacar a los estudiantes, para sólo lograr lo de siempre, que se pierdan clases, que se atrasen en el desarrollo de sus programas y que sus padres pierdan dinero, pues los colegios no dejan de cobrar, por lo que sus autoridades no mueven un dedo para evitarlo.

Por lo general son instituciones privadas, que  reciben subsidios oficiales, a quienes se les debería sancionar por la vía pecuniaria, lo que seguramente si les dolería y les demostraría que aquí si hay gobierno, porque de otra manera, seguirán como hasta ahora siendo un factor desestabilizador.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1882 veces.



Saúl Molina


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: