Las casas que la sombra venció

Una de mis reiteradas “cantaletas” es que nuestra Revolución descuidó el sector estudiantil universitario, que ahora se ha convertido contranatura, en un foco endémico y pandémico de reproducción de la más recalcitrante y contumaz derecha venezolana. Y digo contranatura, porque este espacio era el nicho habitual de una mayoritaria generación de individuos y colectivos de talante revolucionario, progresista, de izquierda, gente resteada contra el sistema imperante; que con compromiso social y formación doctrinaria, encaraba ideológica y si había necesidad, armadamente, las políticas antisociales y el aparataje represor de los gobiernos de derecha.

Pero, ¿Qué ha pasado? ¿Dónde están nuestros líderes estudiantiles? ¿Dónde está la pléyade de universitas que apostaban, a que sus ideas vanguardistas tuvieran la oportunidad de darse, en un gobierno de inclusión como el actual? ¿Dónde está el relevo? ¿Por qué ahora nos apabullan los sequitos de derecha universitaria y sus entronizados líderes? ¿Por qué nuestra revolución descuidó estos espacios, que generan los individuos que en gran medida tendrán influencia social, productiva, política en nuestro pueblo? ¿Por qué burocratizaron tan rápidamente a los lideres que surgieron de ahí, en vez de ponerlos como formadores de cuadros? Esto camaradas, ha sido una negligencia. Los pocos compañeros que han y siguen batallando su espacio físico y político dentro de las universidades, están en un constante asedio tanto de las feudales autoridades, como por la comarca de la derecha armada y no precisamente con ideas. Estas y estos jóvenes camaradas, son verdaderos y valientes héroes y heroínas. Pero de igual manera, su labor de incondicionalidad política no es apoyada y difundida con debería ser.

La derecha tiene como sitio de formación de sus cuadros, nuestras universidades, tanto las de carácter nacional, como las experimentales y hasta en el circuito nacional de la Misión Sucre, donde ya existe disidencia hacia el lado diestro. Y esto se debe a que hay una actividad constante de captación de noveles universitarios y digo que son cuadros aunque sean mal formados o emponzoñados, porque a pesar de que es un “curso intensivo o de verano”, la derecha venezolana e internacional, esta haciendo esta formación. Y le sale fácil y gratis, ya que se utilizan los recursos del estado destinados a la educación universitaria, para financiar manitas y nalgas blancas y hasta armar a los vándalos y quienes los dirigen. Y lo peor del caso, esto se hace con la anuencia de las autoridades en el caso de las experimentales y aldeas universitarias que deben su postura y su cargo al Gobierno Revolucionario. Su cómoda actitud los lleva a decir, que su actuar es “institucional”, pero trafican su cargo y permanencia, con factores perturbadores.

Los ministros y ministras que han transitado por el sector universitario se han dedicado a una pugna contractual con la rancia cúpula de FAPUV y sus asociadas rectorías, que al final no han dado con una real compensación favorable a los docentes, la mayoría de los cuales no comulgan con esta vetusta y sindicalera federación, porque quieren otras alternativas válidas para entablar el dialogo con el gobierno. Pero estas opciones, como los consejos estudiantiles o de profesores, se quedaron en un simple consejo. Solo, en la gestión del Camarada Profesor Héctor Navarro se sintió un auge no solo en lo numérico, sino en lo activo de la política revolucionaria en todo el estamento universitario nacional; tanto así, que la influencia de la burguesía corporativa de la llamada educación superior, prácticamente tendía a desaparecer. Eran tiempos donde había actividades dirigenciales contestes al proceso revolucionario a todo nivel, en las diferentes almas maters. Pero, después de haber ganado todo este territorio, se fue desatendiendo y poco a poco y con mucha bulla las huestes de la derecha emprendieron contra este desguarnecido filón ideológico y de formación científico, cultural y política y hoy día estamos cargando este descuido y a que precio.

Hay que estar pendiente de todo esto, máxime ahora cuando el insufrible del Capriles se adjudica una peligrosa presidencia paralela que tiene en las universidades la diaria caja de resonancia de sus sangrientos delirios. De ahí, de ese otrora bastión revolucionario del pensamiento creador, de la lucha social de las clases y que ahora se ha devenido a una formadora de falanges de derecha, que recluta a sus soldados como carne de cañón entre los jóvenes que ilusionados, tienen su primer contacto ideológico con los factores oligárquicos, que los compensan sus necesidades material o de consumo, de ahí camaradas, de nuestro indolencia en la formación de nuestros cuadros y organizaciones universitarias, de ahí compañeras y compañeros, es que está saliendo la actual desestabilización.

Sin Chávez no hay Revolución, porqué Chávez es la Revolución. Y está Revolución es Chavista, porque todos somos Chávez.

Ingeniero Carlos J. Contreras C.
cajucont@gmail.com
cajucont@yahoo.com.mx
educarevo@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1468 veces.



Carlos J. Contreras C.


Visite el perfil de Carlos Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: