Salvemos a Venezuela con una Revolucionaria Agenda Económica

Es bueno recordar a Jesús Farias y a sus compañeros economistas del gobierno, que los aumentos exhorbitantes del índice inflacionario (hiperinflación) en Venezuela durante el gobierno del Presidente Maduro, no se debieron a la expansión monetaria aplicada por el BCV. Su objetivo, cumplido, fue dinamizar la economía evitando el colapso del sistema de pagos, como han hecho la mayoría de los países del mundo.

Los factores fundamentales de la hiperinflación fueron la caída de los ingresos por concepto del desplome de los precios de exportación petrolera, la consecuente merma de las reservas internacionales y la depreciación del bolívar, básicamente impulsados por las medidas coercitivas unilaterales y los distintos tipos de bloqueos, incluido el financiero, que todavía arremeten contra Venezuela y su pueblo.

Un escenario similar ocurrió durante los primeros dos años (1994-1995) del segundo mandato de Rafael Caldera, quién nombró en 1996 Jefe de Planificación a Teodoro Petkoff, lidiando con una inflación del 99,9%.

Para detener la crisis económica, emprendió un programa serio y coherente de  eestructuración económica y modernización del Estado conocido como La Agenda Venezuela, dándole al Componente Social una prioridad fundamental.

Al comenzar a aplicarse la Agenda Venezuela, el índice inflacionario comenzó a disminuir, no sólo por la restitución de los equilibrios macroeconómicos y la mejor coherencia de las políticas fiscal y monetaria, también gracias a la expansión de la producción de petróleo y gas (Apertura Petrolera), los mayores ingresos por exportaciones no tradicionales, la recuperación de la producción interna de bienes y servicios y el aumento de los flujos de inversión extranjera directa y de los programas de financiamiento de los organismos multilaterales. De hecho, la inflación disminuyó a 50% en 1997 y a 35,6% en 1998, y continuó bajando hasta casi un dígito en los años 1999-2000.

Pero hubo un factor muy favorable de la Agenda Venezuela:

*La reactivación económica descansó en el sector privado nacional e internacional, por la recuperación de la confianza*.

La expansión de la economía no dependió de incrementos en la deuda pública externa, la cual disminuyó entre 1993 y 1998. Más aún, la deuda externa total (pública y privada) bajó de $67.600 millones en 1994 a $49.800 millones en 1998. Y por el empuje de la Agenda Venezuela, la deuda externa continuó reduciéndose, a $45.100 en 1999 y $36.900 en 2000 (Cifras Oficiales del Banco Mundial).

*La Agenda Venezuela hizo posible restablecer el crecimiento económico con muy bajos precios del petróleo y declinante inflación, gracias al impacto positivo combinado de mayores inversiones e incrementos considerables de la producción y las exportaciones petroleras y no petroleras*.

El producto nacional (PIB) creció 1,3% (1996), 7,8% (1997) y 7,6% (1998), a pesar de una nueva caída de los precios del petróleo (a $9,38/b en 1998), debido a la debacle financiera mundial de 1997. La producción petrolera del país aumentó de 2.627 millones (1994) a 3.335 millones de barriles diarios (1998) y las exportaciones no petroleras lograron un pico histórico de $7.200 millones. Todo ello con una deuda externa declinante y una aplicación exitosa de programas sociales coherentes y dirigidos directamente a la población más necesitada.

Claramente, crecer con declinante inflación por aumento de la inversión y la producción nacional del sector privado nacional y extranjero, sin endeudarse y con programas sociales inclusivos y coherentes, fue casi un milagro.

Aunque el escenario actual es similar, debemos tomar muy en cuenta que los bloqueos del imperio persisten, y dado el turbulento acontecer Internacional, pudieran venir contra Venezuela aún más cruentas medidas coercitivas unilaterales.

Así que, debemos insistir en la necesidad de lograr un acuerdo nacional con todos los actores dispuestos a apostar en favor de la República Bolivariana de Venezuela y acentuar los esfuerzos para lograr acuerdos políticos y económicos internacionales con los países aliados, incluyendo el grupo de países BRICS.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1757 veces.



Omar Marcano

Trabajador jubilado del MPPCTII, Militante del PSUV, Ingeniero Eléctrico (USB, 1976)

 marcanoomarj@gmail.com      @pueblopatriota

Visite el perfil de Omar Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: