El capitalismo está destruyendo el planeta

La crisis climática se saldrá de control a menos que el mundo aplique "frenos de emergencia" al capitalismo e idee una "nueva forma de vida", según un académico japonés cuyo libro sobre el marxismo y el medio ambiente se ha convertido inusitadamente en un éxito de ventas.

El mensaje de Kohei Saito, profesor asociado de la Universidad de Tokio, es simple: la búsqueda de ganancias ilimitadas del capitalismo está destruyendo el planeta y solo el "decrecimiento" puede reparar el daño al frenar la producción social y compartir la riqueza.

En términos prácticos, eso significa el fin de la producción en masa y el consumo masivo de bienes desechables como la moda rápida. En El Capital en el Antropoceno, Saito también aboga por la descarbonización a través de horarios de trabajo más cortos y priorizar el trabajo esencial "intensivo en mano de obra", como los cuidados.

"Estaba tan sorprendido como todos los demás"

Pocos habrían esperado que la solución en japonés de Saito a la crisis climática tuviera mucho atractivo fuera de la academia y la política de izquierda. En cambio, el libro, que se inspiró en los escritos de Karl Marx sobre el medio ambiente, se ha convertido en un éxito inesperado, vendiendo más de medio millón de copias desde que se publicó en septiembre de 2020.

A medida que el mundo se enfrenta a más pruebas de los efectos del cambio climático, desde las inundaciones en Pakistán hasta las olas de calor en Gran Bretaña, la inflación galopante y la crisis energética, la visión de Saito de un mundo poscapitalista más sostenible aparecerá en un texto académico que se publicará próximamente en inglés por Cambridge University Press, con una posterior traducción al inglés de su éxito de ventas.

"Se trata en términos generales de lo que está pasando en el mundo… de la crisis climática y lo que debemos hacer al respecto", dice Saito en una entrevista con The Guardian. "Abogo por el decrecimiento y por ir más allá del capitalismo".

La mera mención del decrecimiento mundial evoca imágenes negativas de sociedades ricas sumidas en una era oscura de economías en contracción y niveles de vida en declive. Saito admite que pensó que un libro que se basa en las corrientes del marxismo como una solución a los males de hoy en día sería difícil de vender en Japón, donde el mismo partido conservador ha dominado la política durante la mayor parte de los últimos 70 años.

"La gente me acusa de querer volver al período [feudal] Edo [1603-1868]… y creo que el mismo tipo de imagen persiste en el Reino Unido y los Estados Unidos", añade. "Con ese trasfondo, que el libro haya vendido más de 500.000 copias es asombroso. Estaba tan sorprendido como todos los demás".

Al académico, de 35 años, no le ha preocupado usar el lenguaje del cambio radical; a medida que el mundo emerge de la pandemia y se enfrenta a la amenaza existencial que representa el calentamiento global, la desilusión con el statu quo económico le ha proporcionado una audiencia receptiva.

La pandemia ha magnificado las desigualdades en las economías avanzadas y entre el norte y el sur del planeta, y el libro ha tocado la fibra sensible de los japoneses más jóvenes.

"Saito está contando una historia que es fácil de entender", dice Jun Shiota, un investigador de 31 años que compró el libro poco después de su publicación. "No dice que haya cosas buenas y malas en el capitalismo, o que es posible reformarlo… simplemente dice que tenemos que deshacernos de todo el sistema".

"Los jóvenes se vieron gravemente afectados por la pandemia y se enfrentan a otros grandes problemas, como la destrucción del medio ambiente y las crisis del coste de vida, por lo que ese mensaje simple resuena en ellos".

Saito está de acuerdo en que la creciente desigualdad le ha dado más inmediatez a su obra. "Muchas personas perdieron sus trabajos y hogares y dependen de cosas como los bancos de alimentos, incluso en Japón. Encuentro eso escandaloso. Y tienes trabajadores esenciales que se ven obligados a trabajar muchas horas en trabajos mal pagados. La marginación de los trabajadores esenciales se está convirtiendo en un problema grave".

La respuesta al Covid-19 ha demostrado que el cambio rápido no solo es deseable, sino posible, dice.

"Una cosa que hemos aprendido durante la pandemia es que podemos cambiar drásticamente nuestra forma de vida de la noche a la mañana: desde la forma en que comenzamos a trabajar desde casa, compramos menos cosas, volamos y comemos menos. Hemos demostrado que trabajar menos es más amigable con el medio ambiente y brinda a las personas una vida mejor. Pero ahora el capitalismo está tratando de devolvernos a una forma de vida 'normal'".

'Marx estaba interesado en la sostenibilidad'

Saito es profundamente escéptico con respecto a algunas estrategias ampliamente aceptadas para abordar la emergencia climática. "En mi libro, empiezo una frase describiendo los objetivos de desarrollo sostenible [ODS] como el nuevo opio de las masas", dice en referencia a la visión de la religión de Marx.

"Comprar bolsas y botellas ecológicas sin cambiar nada en el sistema económico… Los ODS enmascaran el problema sistémico y reducen todo a la responsabilidad del individuo, mientras oscurecen la responsabilidad de las corporaciones y los políticos".

"Descubrí cómo Marx estaba interesado en la sostenibilidad y cómo las sociedades no capitalistas y precapitalistas son sostenibles, porque tienen una economía estacionaria, no están impulsadas por el crecimiento".

Desde que se publicó el libro, Saito ha hecho que Japón sea notablemente menos aprensivo con las ideas del filósofo alemán.

La emisora pública conservadora NHK le dio cuatro segmentos de 25 minutos para explicar sus ideas para su serie "Obras maestras en 100 minutos", mientras que las cadenas de librerías han dedicado espacios a exhibir obras de la nueva literatura marxista.

Ahora, Saito espera que su mensaje atraiga a los lectores de habla inglesa.

"Nos enfrentamos a una situación muy difícil: la pandemia, la pobreza, el cambio climático, la guerra en Ucrania, la inflación… es imposible imaginar un futuro en el que podamos hacer crecer la economía y al mismo tiempo vivir de manera sostenible sin cambiar fundamentalmente nada sobre nuestra forma de vida".

"Si las políticas económicas han fallado durante 30 años, ¿por qué no inventamos una nueva forma de vida? El deseo de hacerlo está ahí de repente".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2371 veces.



Antonio J. Rodríguez L.


Visite el perfil de Antonio J. Rodríguez L. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: