Economistas dudan que anuncios de otra conversión solucionen la economía

¿Tendrá impacto positivo esta nueva conversión? Esperamos que así sea por el bien de la mayoría, pues vamos rumbo al bolívar digital en octubre, sobran las preguntan y crecen las expectativas, otra nueva reconversión monetaria, que busca paliar la hiperinflación, supone medidas de corto y mediano alcance, pero son promesas reiteradas desde que Nicolasmaduromoro, ofreciera soluciones que brillan por su ausencia. El problema es cómo ponerle freno a la crisis económica realmente. Los expertos en economía frente a la tercera conversión, desde que se eliminaron los tres ceros y entró en vigencia el Bolívar Fuerte en 2008. Después vino el Bolívar Soberano, y se restaron cinco ceros, para compensar a un devaluado bolívar y frágil situación nacional, y un poder adquisitivo, sin que habría una efectiva y favorable solución real, no de puros anuncios y esperanzas fatuas. La crisis es política, social y económica, y han dependido netamente de las decisiones del ejecutivo, de sus máximos administradores en la República Bolivariana de Venezuela, ellos son los que llevan las riendas del descalabro.

Es inocultable que las decisiones erradas han acelerado y desbocado la hiperinflación, y dándole las riendas al dólar que ha venido a todo galope, imponiéndose como divisa imperialista por Estados Unidos de Norteamérica (EEUU). Se estima que es en octubre que entre en vigor la moneda virtual, y antes saldrán tres nuevos billetes que entrarán al actual cono monetario.

Por su parte el Banco Central de Venezuela (BCV), retirará los seis ceros, en el Bolívar Digital. En opinión de expertos son catorce los seros descontados en el bolívar de 2008 a 2018. Para el economista Ronald Balza, decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), Universidad jesuita y oposicionista a Chávez y al madurismo, cedió una entrevista a DW y dijo: "Esta reconversión es la segunda en hiperinflación, sin que se haya tomado ninguna medida para aumentar la transparencia oficial ni los ajustes presupuestarios para reducir la financiación monetaria". En cuanto a la medida del BCV, aislada, no garantiza que las transacciones electrónicas estén garantizadas para estabilizar la economía y haya precios justos. Continúa el economista, y destaca la información de que el gobierno y con eliminar seis ceros y una nueva familia de billetes y monedas, "En este sentido, no es diferente a la reconversión de 2018" y "no se ha dicho nada sobre la disciplina fiscal, el plan de ahorro, el precio del Petro o la gasolina, por ejemplo." Para Balza es imposible predecir cuándo se producirán nuevos cambios en el bolívar, pues no hay un patrón establecido y "hay demasiada arbitrariedad".

Otros coinciden en que no habrá impacto positivo, ni mejorará el poder adquisitivo para los consumidores en general, ni bolívar dispondrá de salvoconducto frente a la hiperdevaluación. Solo habría un cierto beneficio por tales medidas si, a decir de Balza, "los bancos, el servicio de aduanas e impuestos, los comerciantes y los clientes podrán reducir el número de caracteres utilizados en sus sistemas informáticos", aunque "sin embargo, no ayuda a nada más", pues los costos asociados por asistencia técnica para la implementación de los nuevos softwares para las impresiones fiscales, ocasionarán excesivas erogaciones para las pequeñas y medianas empresas, que ya cargan por la recesión y la disminución en la pandemia. Pero algo que no habrá a pesar de la conversión será una afectación en el uso del dólar que se instaló en la nación bolivariana de Venezuela, ya que sólo "la emisión de bolívares, la balanza comercial o la deuda externa son susceptibles de cambiar las condiciones de dolarización en Venezuela; ninguna de ellas se ve afectada por la reconversión".

El propio presidente Nico lo reconoció, el dólar es una "válvula de escape en Venezuela", y para nuestra economía; pero es lo que dice retóricamente el mandatario, sin embargo, los altos personeros del gobierno que él dirige, no reconocen que exista tal dolarización en el comercio y las transacciones que a diario se reportan, incluso por parte de negocios de interés público. La población se ha beneficiado de cierto modo por remesas que les llegan desde el exterior por parte de familiares, para paliar la mitigación de tres dólares al mes, y de subsidios que no alcanzan a equipararse con el costo de la canasta básica y otros gastos indispensables para una familia promedio. Esto ha dado en los últimos meses una sensación de que de alguna manera hay una recuperación de la economía, cuando es una ilusión pasajera, puesto que no dejan de aumentar los costos de los productos y las mercancías.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 604 veces.



Franco Orlando


Visite el perfil de Franco Orlando para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: