Sobre los salarios, el Petro y otros aspectos de nuestra economía

En Venezuela, dado los últimos acontecimientos, se han despertado una serie de propuestas bastante interesantes sobre nuestra economía y sus principales características. El debate ha girado principalmente en torno a lo que más aqueja a la clase trabajadora: los salarios; lo más afectado en los últimos años en medio de las sanciones contra un país entero.

Por una parte, los agoreros del desastre, paladines del apocalipsis y hacedores de la falsa idea del país "default", pretenden vender ante la opinión pública la idea de que debemos oficializar la dolarización en Venezuela. Esto es, a grosso modo, que se paguen salarios en dólares en todo el país, y pasemos a eliminar el Bolívar definitivamente.

Obviamente, es una propuesta, al menos así considero, debemos desestimarla de plano, ya que, no solamente viola nuestra constitución, sino que nos coloca el cuchillo en la garganta, entregándoles por completo nuestra soberanía monetaria a los Estados Unidos y su Reserva Federal. Sólo por comentar, de manera somera, las grandes consecuencias y ninguna solución que esto traería. No nos dejemos engañar.

Ahora bien, amén de los promotores de la dolarización absoluta, también han surgido propuestas bastante interesantes y dignas de estudio, de parte de compañeros mucho más sensatos respecto al tema salarial, que han dado elementos importantes, y resumo dos de ellas:

A. Pagar salarios en Petros

B. Pagar salarios en Bolívares, tomando como referencia el Petro (Precio oficial dado por Sunacrip).

Sobre la base de estas propuestas se ha dilucidado que, por ejemplo, para producir más se debe primero estabilizar nuestra moneda, por lo cual me permito colocar varios elementos sobre la mesa, a fin de que sean tomados en consideración para el debate:

1. Ciertamente, y por razones de obviedad económica, se debe estabilizar el valor real de nuestra moneda, el Bolívar, para estabilizar macroeconómicamente la nación, en principio en la relación salarios-precio bienes/servicios. Eso es tácito y de libreto. La cuestión es... ¿Cómo lo hacemos entendiendo que tenemos un dólar paralelo (que también es un agente político) que sube constantemente y sin freno? Proponerlo en lenguaje contestatario suena digno de aplausos, pero analizarlo a profundidad es otra cosa.

2. Cuando se habla de amarrar el salario al Petro, entiendo que se quiere decir pagar salarios en Petros, lo cual tiene una lógica elemental, que es colocar el Petro como moneda de circulación nacional, que sea más allá de una unidad de cuenta contable, un instrumento de pago útil; es decir, yo pago y cobro en Petros.

Todo bien en la teoría, pero yéndonos a la práctica, el Petro actualmente tiene al menos tres valores diferentes:

A. El valor que dicta la Sunacrip, multiplicando el barril de petróleo en euros x el precio del euro según el BCV. (No lo calculan con la fórmula del whitepaper).

B. El valor de libre mercado que se intercambia en el Portal Patria, que porcentualmente hablando, crece muchísimo menos respecto al valor Sunacrip.

C. El valor de libre mercado pactado por oferta y demanda en las casas de cambio autorizadas por Sunacrip. (Este valor es incluso menor al del Portal Patria).

Es importante resaltar que el valor de Precio Sunacrip sólo lo aceptan las estaciones de gasolina, ya que incluso, muchas instituciones del Estado dejaron de aceptarlo a ese valor o incluso a cualquier valor.

Dicho esto, tenemos una moneda multivalor, con una diferencia de más o menos unos 54 millones de Bs.S (hoy mediados de Enero) entre el valor A y el valor B según lo anteriormente descrito.

3. Si asumimos que vamos a cancelar salarios en Petros dado el escenario, esto quiere decir que los asalariados acudirán inmediatamente a cambiarlos por Bolívares, en casas de cambio o en Portal Patria, según donde decidan pagarle, a razón de que no lo pueden utilizar para comprar nada directamente de Wallet a Wallet.

Esto estancaría en principio el mercado de intercambios de Petros, ya que tendríamos a unos (supongamos 7 millones de trabajadores) queriendo vender Petros, y menos del 1% queriendo comprarlos (porque no se puede utilizar en la economía real directamente).

Esto a su vez, generaría otro efecto, que es el fenómeno de algunos comerciantes comprando Petros por dólares, o aceptando Petros al precio que decidan a discreción, oferta que a efectos de lo anteriormente explicado resultaría una válvula de escape para aquellos que necesitan comprar bienes y resulta que no tienen a quien venderles el Petro que les dieron como salario. ¿y por qué algunos comerciantes harían esto? Porque lo comprarían a la mitad de lo que se intercambia incluso en casas de cambio. He allí el negocio.

4. ¿Pagar en Petros? Es buena la idea, pero pienso al menos en mi criterio, inaplicable en la Venezuela de enero 2021. ¿Obligamos a los comerciantes vía decreto constitucional o Ley Antibloqueo a aceptar Petros? La economía no funciona así, porque para obligar a ese comerciante a que acepte Petros, hay que garantizarle las condiciones para que él pueda reponer ese inventario en Petros, y que a su vez ese distribuidor pueda cancelarle al productor/importador también en Petros.

Es decir, no considero factible pagar el salario en Petros si al menos, entre otras muchas cosas, no lo amarramos a la cadena productiva que implica: Comprador - Vendedor - Distribuidor - Productor / Importador. Y ahora mismo, no estamos cerca de ello.

5. El Petro, como una excelente propuesta económica que personalmente apruebo y he promovido desde su creación, debemos apreciarla en su justo contexto y comprender que es un proyecto que aún no ha terminado de nacer. Lo que si podemos hacer es ir impulsando su utilidad, como instrumento de pago, lo cual no es responsabilidad absoluta del Estado. Nosotros también debemos aportar.

¿Por qué el dólar ha tenido pegada en el mercado interno venezolano, amén de ser una divisa posicionada (a la fuerza) a nivel internacional?

Precisamente el éxito del dólar en nuestra economía (además de ser un instrumento de dominación de EEUU), es su utilidad en toda la cadena productiva. Tú lo pagas, el comerciante te los acepta, con eso el repone inventario, el distribuidor cancela al productor, etc. Y justamente, ese ciclo es el que debemos cortarle a esta moneda, que no es nuestra, y además es la moneda del enemigo (Las cúpulas de poder estadounidenses).

6. Ahora bien, también se habla de que el salario debe pagarse en bolívares tomando como referencia el Petro como unidad de cuenta, lo cual tampoco me parece desestimable de plano, pero falta una variable a la ecuación. Paso a explicar lo siguiente:

A. Como comentábamos, el valor que dicta la Sunacrip, multiplicando el barril de petróleo en euros x el precio del euro según el BCV. (No lo calculan con la fórmula del whitepaper).

B. Si a esto le añadimos que el el valor del euro del BCV (al igual que la tasa de referencia oficial de las demás divisas) viene dado por las mesas interbancarias en las cuales el Estado tiene participación, según el Convenio Cambiario N°1, donde hemos visto (es perfectamente comprobable) que esta tasa de referencia BCV se equipara o incluso en ocasiones supera a Monitor Dólar; entonces estaríamos hablando de que el salario estaría subiendo porcentualmente casi a los mismos niveles del dólar paralelo, pero pagándolo en bolívares.

Es decir, estaríamos protegiendo el valor del salario respecto a la inflación, y por tanto, el poder adquisitivo, pero al precio de devaluar a niveles colosales nuestro Bolívar. Estudiemos el caso del Petroaguinaldo de 2019, que el mismo Presidente de manera muy responsable asumió como ensayo, y tuvo sus efectos en Enero (en parte también por una subida indiscriminada del dólar paralelo como agente político). Nada ha cambiado desde entonces.

Es por ello que, y sin caer en contradicciones, debemos comprender el Petro como una grandísima propuesta económica, y quienes le atacan lo hacen quizás por desconocimiento o intereses políticos. Sin embargo, aún no hemos terminado de confeccionarla para que sea referencia en cuanto a salario.

7. Además de estas propuestas, que como he dicho, no me parecen descartables pero si creo que se le deben agregar más variables, también ha surgido la idea de que hay una especie de "espejismo en los anaqueles", y que los productos están en los mercados porque "nadie puede comprarlos" porque los salarios no alcanzan.

Afirmar eso, es decir que más del 85% de la población está en pobreza, lo cual no es cierto, porque en nuestro país lo que ha crecido producto de la dolarización de facto, la hiperinflación, los salarios increíblemente subpagados, y las corridas cambiarias, es la desigualdad entre unos y otros. Mayormente vista entre agentes económicos con ganancias independientes y asalariados.

El trabajador de la administración pública (como yo, por ejemplo) muy probablemente no pueda comprar más de cinco productos con su salario, pero si lo va a comprar el pequeño comerciante, el mediano comerciante, el de la economía informal, el que recibe remesas, el que se dedicó a revender, el que es asalariado pero gana en dólares, etc, y ellos son los que sostienen los precios. Decir que los productos no tienen demanda, es afirmar que éstos por lógicas de mercado, bajarían su costo para ser vendidos, y nada más lejos de la realidad.

8. Con esto no estoy diciendo que en Venezuela el salario alcance para comprar medianamente algo, por supuesto que no, también creo que está en niveles insostenibles y que debe estabilizarse, pero no por ello, creo que la solución sea aumentarlos en Petros sin ninguna base monetaria, o peor aún tomando como referencia al Petro, que está anclado al euro BCV y éste a su vez, equiparado con Monitor Dólar a razón de Flotación Controlada como política cambiaria (Intervención del Estado en las mesas de cambio interbancarias para fijar la tasa de referencia de las divisas oficiales).

9. ¿Es entonces Monitor Dólar invencible? Absolutamente no, pero cuando se dice que debe aumentar la producción es precisamente porque nuestras reservas internacionales están en sus mínimos históricos, porque las sanciones no permiten a Venezuela atraer divisas a razón de un bloqueo financiero que impide al Estado tener a disposición una buena cantidad de divisas para ser competitivos ante el paralelo, generar más confianza ante él, e ir desmontándolo sin negar que existe y nos ha hecho mucho daño.

Obviamente producir más para generar fuentes de ingresos a la nación no es cosa sencilla, es una tarea que requiere garantizar las mejores y más óptimas condiciones de inversión, que el Estado persigue desde hace un tiempo, pero no es cuestión de corto plazo.

10. Ahora, no podemos quedarnos de brazos cruzados tampoco ¿qué si nos corresponde hacer? Fortalecer nuestra Política Fiscal y darle mayor importancia a nuestros ingresos no petroleros, para tener una mejor distribución y palear un poco la desigualdad. Esto no afecta la liquidez monetaria, sino que simplemente distribuye mejor el dinero circulante.

Muchos economistas en el mundo, ya hablan sobre lo profundamente desigual que es el mundo hoy día, en manos de un sistema económico neoliberal que se extiende a sus anchas, y las políticas fiscales deben generar un impacto en ello.

Otra cosa, pienso que hay que empezar a cobrar los servicios para equilibrar la Balanza de Pagos y aliviar los gastos del Estado. No soy partidario de que se privaticen, pero tampoco podemos darnos el lujo de regalarlo, porque simplemente colapsa paulatinamente las finanzas del Estado, que tiene que hacer frente a todo esto, amén de unas sanciones.

11. ¿Qué todo esto justifica que el salario esté en esos niveles de subpaga histórica? Obviamente no, aún en esas condiciones se podría estar mejor, y nosotros, asumiéndonos como Estado, hemos cometido muchos errores los cuales debemos corregir si queremos luchar de verdad contra el enemigo visible, y el que está en nuestras filas, aprovechándose del dinero público. Pero eso no implica que creamos que la solución es así tan sencilla.

12. A veces creo, subestimamos el poder que tiene el enemigo al cual enfrentamos, y creemos, quizás de manera inocente o entusiasta, que las soluciones estructurales están a la vista y simplemente no las aplicamos. Hay elementos políticos e intereses muy poderosos en la economía. Analizarla sólo desde el libreto sin considerar estas variables, creo es ingenuidad de nuestra parte.

No pretendo tener la verdad sobre las cosas, de hecho no creo que alguien sensato pueda hacerlo, solo coloco sobre la mesa ciertos elementos, que a mi juicio, creo no han sido tomados en cuenta. Hay soluciones, claro que sí, pero debemos ser prudentes con los escenarios.

Twitter: @LuisGuanipa94



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3141 veces.



Luis Fernando Guanipa Jiménez

Chavista crítico pero siempre leal. Cero medias tintas. Comentarista aficionado del Voleibol, Baloncesto, Fórmula 1 y Béisbol.

 LuisGuanipa94@gmail.com      @LuisFGJ

Visite el perfil de Luis Fernando Guanipa Jiménez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Fernando Guanipa Jiménez

Luis Fernando Guanipa Jiménez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas