Economista criollo: Perturbaciones inmediatas a resolver por los planificadores económicos en Venezuela

La Venezuela de inicios de septiembre de 2020, una época preelectoral parlamentaria, es una economía que sigue estando perturbada principalmente por tres factores de origen externos determinantes en la calidad de vida de la población en general.

PERTURBACIONES EXTERNAS

1) El bloqueo y medidas coercitivas imperiales, que restringen las libertades del Gobierno en la economía globalizada y su capacidad de generar ingresos propios, impulsar inversiones extranjeras y colocar exportaciones estratégicas de la nación como el petróleo y otros bienes y servicios.

2) La pandemia global. Situación que ha obligado al sector empresarial y comercio a adaptarse a la dinámica de un consumidor-cliente confinado, a una "normalidad supervisada" y limitaciones de libertades comerciales, de restricciones de horarios, de circulación y al delivery. Se ha generado un nuevo modo de vida económico coronavirus que durará varios meses más.

3) Los vaivenes del dólar (paralelo y oficial). El gobierno ha resuelto aplicar una especie de anclaje forzado del tipo de cambio oficial (interbancario) a las variaciones diarias de ese dólar paralelo. Un hecho que genera una devaluación continua de la moneda referencial del salario venezolano que es el bolívar, que la inflación se dispare a diario y traiga como consecuencia el mal mayor: que el poder adquisitivo de la población trabajadora (votantes) disminuya cada vez más.

Este último elemento perturbador, tiene sus efectos inmediatos en el nivel de empleo (aumentando la informalidad). Si afecta el empleo afecta la calidad de vida de los trabajadores y sus familias, dado que al no contar con un ingreso fijo disminuye el consumo de bienes esenciales. Al mismo tiempo, la caída del empleo productivo impacta de forma negativa la esencia del sistema capitalista que es producir para satisfacer necesidades humanas, Y, si no hay producción entonces hay recesión.

En síntesis, desde una perspectiva macroeconómica, el bloqueo junto a al acoso imperial, aunado a los efectos de la pandemia y los vaivenes del dólar (paralelo y oficial), están perturbando la DEMANDA AGREGADA INTERNA venezolana, que está vinculada al CONSUMO, las INVERSIONES y el GASTO GUBERNAMENTAL.

Los planificadores económicos venezolanos deben velar porque estas variables junto a las exportaciones netas, estén en constante incremento, por ser las determinantes del nivel de crecimiento económico del país.

¿QUÉ ALTERNATIVAS ECONÓMICAS TENEMOS?

El pasado 04 de septiembre, el presidente Nicolás Maduro les insistió a la clase obrera nacional que entraremos en una fase de construcción de un nuevo aparato productivo con base en las sanciones económicas y el bloqueo financiero impuesto por el gobierno de Estados Unidos.

No obstante, desde mi perspectiva, eso debería estar condicionado a las siguientes estrategias macroeconómicas y acuerdos políticos que el Gobierno llegue con el resto de los actores:

1) Aplicar estrategias que detengan la subida del dólar (paralelo y oficial). Situación que requiere de una VOLUNTAD POLÍTICA entre los actores económicos: Gobierno, trabajadores y empresarios. Es decir, hay que PONERSE DE ACUERDO PARA NO SEGUIR AL DÓLAR PARALELO.

2) Cambiar el patrón de cálculo del salario por otro distinto al bolívar. También requiere de mucha VOLUNTAD POLÍTCA (Gobierno, trabajadores y empresarios).

3) Devolverle el poder de compra al salario cada cierto tiempo (Reseteo salarial). Esto ocasionaría una inflación puntual pero que luego se suavizaría con el tiempo. También debe ser producto de un consenso político nacional para evitar las manipulaciones empresariales como ya lo hemos visto en el pasado.

4) Indexar el salario a las variaciones proporcionales del dólar (oficial y/o paralelo) o la inflación. Desde mi perspectiva, es la única garantía de JUSTICIA SOCIAL para el trabajador venezolano que ha sido la verdadera víctima de la guerra económica.

Son soluciones llenas de complejidades políticas y económicas que requieren la concertación nacional y no decisiones unilaterales (Gobierno). Garantizar una Asamblea Nacional patriota, plural y en función de los intereses de la nación, es el escenario ideal para el encuentro y la reconciliación nacional.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1183 veces.



Andrés Giussepe

Doctor en Gerencia, Especialista en Política y Comercio Petrolero Internacional y Economista de la Universidad Central de Venezuela. Secretario Nacional del Movimiento Profesionales de Venezuela.

 agiussepe@gmail.com

Visite el perfil de Andrés Giussepe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: