Binóculo N° 313

Tanto nadar para llegar a la orilla

El problema está en cómo le explicó a Miguelina de 82 años que aún llora cuando habla de Chávez, que el gobierno decidió negociar con la banca y con los grandes empresarios a cuenta de que le dieran un respiro. Nada más y nada menos que con la banca, la principal artífice, la maquinadora, la planificadora de todas las desgracias que está viviendo el país. ¿O es que hay algún pendejo que crea que la banca es inocente de la compra de dinero efectivo y la sacada al exterior? Es la misma banca que planificó el arrebato de los dos millones de vivienda que le ha dado el Estado a los venezolanos, en un inocente proyecto que presentó Julio Borges ante la Asmablea Nacional. Papeles de propiedad para que los propietarios pudieran pedir créditos a cuenta de la vivienda, los que luego no podrían pagar por las altas tasas de interés, por lo que la persona terminaría entregando la vivienda. La manguangua aquella de un gobierno poniendo esfuerzo y recursos para que la banca se los apropiara. Es un proyecto muy bien pensado para que sea Borges quien lo concibe.

Ahora la banca le pidió a Nicolás 90 días para ponerse al día "tecnológicamente" con el nuevo cono monetario. Y Nicolás aceptó, pero 60. De pana que Chávez era muy pendejo, pero heredó lo pendejo en lo demás. No puede ser que nadie en el gobierno no le haya dicho a Maduro que la banca lo único que está buscando es tiempo para repatriar todo el dinero que ha sacado del país para hacerle guarimba a la economía. Es decir, los tipos no van a perder nada. Ahora repatrian los miles de millones de billetes que tienen fuera y los cambian por los nuevos billetes. Que alguien me diga en qué país del mundo los bancos piensan en las personas, o en los intereses de una nación. Como decía un colega colombiano "esos hijos de puta, no tienen alma".

Y hablando de alma, nadie en el gobierno ha explicado como es posible que ya hayan atrapado a dos personas con miles de millones de billetes del nuevo cono monetario. Y no lo han dicho porque simplemente si lo hiciere, caería algún generalote, algún diputadote o algún ministrote, de esos que aseguran que son revolucionarios y se visten de rojo y todo. Lo cierto es que ya cayeron un poco más de siete mil millones del nuevo cono. Algo peor, 2.7 mil millones fueron encontrados en Paraguay. No se supone que todo ese dinero debe estar en el Banco Central de Venezuela. Cómo salió de allí. Misterios de la ciencia.

Y ahora no sé si es más patético el negocio con la banca o ese ciclo de conversaciones con la empresa privada. Con la gran empresa privada. No con la pequeña industria, más suceptible de participar en las tareas de desarrollo del país. Usted lector debe recordar aquella reunión de Lorenzo Mendoza con funcionarios del gobierno. Previo a ello, Maduro declaró: "le voy a decir sus cuatros cosas a Mendoza". Pues fue al revés. Poco faltó para que Mendoza le dijera que se pusieran en cuatro patas. Les dijo incompetentes, indolentes, choros, sátrapas, le pidió que le vendieran las empresas improductivas de harina del Estado a él quien sí las pondría a producir. Y no pasó nada. Mejor dicho, si pasó. Entre la soberbia del gobierno y la prepotencia del empresariado, parece que se hubieran puesto de acuerdo para desgraciarle la vida a la gente. Porque lo que ha ocurrido en estos íultimos cinco años, es que el pueblo ha sido sometido a la más vil de las torturas de hambre entre un empresario que hace guarimba no produciendo y un gobierno que no elabora una política que cambie el rumbo de los acontecimientos.

¿Fue necesario ese proceso? Yo digo que no, si es que el gobierno viene ahora a bajarse los pantalones a decirle a la banca y a los empresarios, que la vaina era jugando, que es necesario que regresen porque no pueden recuperar al país.

En esos hechos se inscribe la liberación de 40 "presos políticos" este sábado, en dondo pudimos ver a personajes que pusieron guayas en la calle para que alguien se degollara, o los que le pegaron fuego a Orlando Figuera en Altamira, o al general beodo que no más salir declaró que había que darle muerte al tirano. Este general que le cargaba el neceser a Blanca Ibañez, ahora es un héroe de la liberación. ¡Por Dios! Y habrá algún inocente que creerá que la liberación de este montón de delincuentes no es parte de la negociación con la banca y los empresarios. A cuenta de qué el gobierno tendría algún interés en liberar a esa gente. Eso más el aumento de las tasas de interés bancario y dólares para importación.

El problema está en que el gobierno está atrapado, entrampado, no sabe qué hacer y no sabe hacia dónde ir. No sabe qué hacer con los precios ni con la producción, no sabe cómo rediseñar el movimiento financiero, la deuda externa se acerca peligrosamente a los 500 mil millones de dólares y el imperio viene por el resto, es decir, a arremeter con más bríos. Por eso buscan los pactos, los acuerdos, algún canal para que la banca y la industria se reactiven, financien y comiencen a producir.

Pero no hacia falta ser muy lúcido para saber que eso ocurriría. Y si encima de que el gobierno cerró los canales de comunicación, tiene en sus activos un montón de empresas quebradas e improductivas y un bojote de ladrones en el Estado, estaba claro que haríamos agua. Lo que no entiendo es porqué desde el principío no se dejó que todo siguiera su curso para no someter al pueblo a la tragedia en la que vive en estos momentos, cuando debe pagar un millón de bolívares por un jabón de panela, una vaina que hace dos años costaba 15 bolívares.

La primera promesa de Nicolás en su campaña es que en 15 días arreglaría este desastre. Pues ya pasaron los 15 días y no existe ni una sola declaración del gobierno que nos permite saber cuándo veremos la luz al final del túnel.

En mis análisis he estado hablando de la implosión del chavismo, ese pobre ser humano que ya no sabe qué hacer por la agresión permanente de precios y servicios. La gente ha sido paciente y ojalá y lo siga siendo; y el gobierno ha sido hábil y ha callado al pueblo a punta de cajas Clap, de las que la mitad se las siguen robando los funcionarios. Cuánto durará esta situación. Ya no lo sé. Solo espero que muy pronto el gobierno saque un as bajo de la manga, aunque lo dudo. Tantor nada para llegar a la orilla.

Caminito de hormigas…

Monstruoso: ¿Saben cuánto cuesta un huevo en el sur de Valencia? 100.000 bolívares en efectivo y 300.000 por transferencia. Uno solo, no un cartón, coño. ¿No entendió? Un solo huevo. En dólares: En el colegio San Gabriel Arcangel, ubicado en el norte de Valencia, un cupo cuesta 250 dólares. Todos los colegios de esta parroquia, San José, cobran en dólares, en algunos el cupo cuesta hasta 500 dólares.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2096 veces.



Rafael Rodríguez Olmos

Periodista, analista político, profesor universitario y articulista. Desde hace nueve años mantiene su programa de radio ¿Aquí no es así?, que se transmite en Valencia por Tecnológica 93.7 FM.

 rafaelolmos101@gmail.com      @aureliano2327

Visite el perfil de Rafael Rodríguez Olmos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /economia/a264357.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO