Programa de ajuste económico

Gane quien gane el 20 de mayo, se encuentra obligado a aplicar un programa de ajuste económico. Si se aplica democráticamente, los ricos y pobres del país deben acatar y cumplir ese rescate, que implica básicamente la inyección de capitales. En el caso de Venezuela, los capitales a ser inyectados pueden ser flujos de dólares trasnacionales por vía del endeudamiento externo e hipotecar a la banca internacional o también pueden ser flujos de capitales de las propias reservas de oro, petróleo y diamantes, disponibles en Venezuela sin necesidad de apelar al endeudamiento externo.

En la historia económica del capitalismo, se ha creado una metodología monetarista, para resolver las crisis cíclicas de "hiperinflación", "estanflación"y "deflación", que destruyen el crecimiento, generan pobreza, disminuyen la calidad de vida, profundizan la brecha entre ricos y pobres, por causa del modelo de acumulación capitalista, crisis de expansión de las sociedades industrializadas que invariablemente han desembocado en violencia como lo atestiguan dos grandes guerras mundiales y decenas de guerras regionales y locales, con su secuela de muerte y destrucción del género humano. Las crisis se han resuelto mediante la inyección de capitales; el más famoso entre otros, ha sido el Plan Marshall, aplicado en Europa, al finalizar la II Guerra Mundial, bajo la orientación económica del Lord Inglés John Maynard Keynes.

Las encuestas colocan en primer lugar de la preocupación de los y las venezolanas que votarán el próximo 20 de mayo a la crisis económica y la precarización del ingreso, el desabastecimiento y escasez de alimentos, medicinas y repuestos, elevación de los indicadores de pobreza, de enfermedades asociadas ella, tales como el paludismo, desnutrición infantil, entre otras, emigración a otros de talento y fuerza laboral, vivimos en un país que por cruel ironía posee grandes riquezas en oro, petróleo y hierro, justamente los recursos que han dado vitalidad al capitalismo mundial.

El debate se centra en dos propuestas sobre las cuales deben decidir los venezolanos:

OPCION A: La dolarización de la que se abanderan las diferentes candidaturas de la oposición con la sustitución del bolívar, acompañada de un auxilio de 60.000 millones de dólares suministrado por el Fondo Monetario Internacional, gestionado por conocidos personajes vinculados a sueldo de este organismo internacional: Ricardo Haussman y Miguel Rodriguez, que en la cuarta república FUERON MINISTROS y con sus programas de ajuste económico desencadenaron la crisis del "CARACAZO", con balance de 3.000 muertos, quiebra de bancos, ruina de centenares de empresarios, privatización de servicios públicos, desempleo masivo, precarización y pobreza.

OPCION B: Defensa y fortalecimiento del bolívar, en concordancia con el artº 318 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, complementado con la criptomoneda venezolana el petro, en ratificación del plan de desdolarización de la economía venezolana, adelantado por el Presidente Chávez desde el 1 de enero del año 2008, cuando por Ley del Banco Central de Venezuela el país adopta el patrón oro para respaldar la emisión de bolívares fuertes. Sistema monetario que fue destruido por la guerra monetaria que instaló USA, con sus páginas Dólar Today, Dólar-pro y los países del agónico acuerdo de Lima en la sustracción de nuestra masa monetaria. El próximo 4 de junio, se instala un nuevo cono monetario, complementado con el fortalecimiento del ingreso percápita del venezolano a través del carnet de la patria.

Este es un asunto atinente a la Economía Política

Y nos vamos por la opción "B", con el auxilio de Marx. Para él, como para los economistas clásicos que lo precedieron, la Economía es sobre todo Economía política; no puede reducirse a pura tecnología econométrica ni monetarista, pues se trata de relaciones sociales, de la explotación del hombre por el hombre, de la contradicción entre ricos y pobres, de la lucha de clases.

Marx es, como lo ha señalado nuestro inmortal Ludovico Silva, un clásico interdisciplinario, que mezcla Economía con Sociología, Antropología, Política, Historia y Filosofía, al escribir en los Grundrisse…"El ser humano es, en el sentido más literal del término (...), animal político, no sólo un animal social," Anti-Manual para uso de Marxistas, Marxólogos y Marxianos (Monte Ávila, Caracas, 1975, Quinta edición, 1985) por tanto, Maduro sitúa su campaña en los intereses del pueblo venezolano contra los intereses de USA y FEDECAMARAS, OTAN Y GRUPO DE LIMA.

Marx otorga una clara primacía a la producción de valores de uso y la fuerza del trabajo, porque es la relación esencial que determina el crecimiento y la multiplicación del género humano, separada de las demás fases del proceso, dominadas por el dinero (circulación, distribución, consumo), precisamente son estas fases de las relaciones de producción donde tiene su origen la explotación capitalista y precisamente donde se debaten los paradigmas ideológicos comunismo vs. capitalismo. Expuestos con meridiana claridad en el Manifiesto del Partido Comunista.

Veamos ahora, la opción "A", cuyo principal abanderado es el candidato Henry Falcón y sus asesores monetaristas y del lobby internacional, Ricardo Haussman, Gustavo Rossen y Miguel Rodríguez. Ya ellos transitaron la experiencia del célebre paquetazo de febrero de 1989, que dio origen al Caracazo, inspirando al movimiento insurreccional militar-bolivariano del 4 de febrero de 1992, que a la larga llevó a la presidencia, en 1999, al Comandante Chávez.

El retorno de los brujos de la noche neo-liberal prometido por Henry Falcón & Cia.

El paquetazo neoliberal impuesto en una primera etapa 1989-1993 por Carlos Andrés Pérez, logró la desnacionalización progresiva de la industria petrolera, la privatización de del transporte aéreo, venta de VIASA a la española Iberia, venta de Aeropostal a capitales sionistas de Israel, venta de la Electricidad de Caracas, venta de CANTV a trasnacionales españolas, venta de las cementeras a trasnacionales mexicanas y francesas, la privatización de la mayoría de las Empresas Básicas de Guayana, venta de la mitad del capital de la C.A. Metro de Caracas a una trasnacional de Francia, entre otros… Este desastre le costó el cambur presidencial a CAP, quien fue desalojado del poder por su propio partido AD, al descubrirse que la venta de un costoso barco refrigerado, comprado en su primer gobierno y vuelto chatarra por desuso, el Sierra Nevada, le había reportado en lo personal una jugosa ganancia en dólares…fue sustituido por Ramón J. Velázquez, quien en la brevedad de un ocho meses negoció con Colombia los centrales azucareros y le dejó la tarea neo-liberal a Caldera.

En la segunda etapa del paquete neoliberal, 1994-1999, Rafael Caldera tuvo que enfrentar la dolarización y quiebra fraudulenta de 17 bancos, asumiendo el país el costo y las pérdidas con un incremento de la deuda externa por 8.000 millones de dólares, culminó privatizando los centrales azucareros y las empresas productoras de aceite comestible, venta de los bloques petroleros del sur del Lago de Maracaibo, venta de Carbones dela Zulia y SIDOR a empresas argentinas, venta de los primeros bloques de la Faja Petrolífera del Orinoco, incluida la célebre formula de la Orimulsión…lo más duro y cruel, fue la expropiación de las prestaciones sociales de los trabajadores y la eliminación del beneficio de las pensiones otorgadas a través del IVSS, por presión el entonces ministro de planificación Teodoro Petkoff.

Pero en 1999, llegó el comandante y revirtió la noche neoliberal e impuso la claridad soberana de una patria libre. Venezuela puede financiar su desarrollo fuera del concurso de USA y el FMI.

GÁNALES NICOLAS…!!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1259 veces.



Feijoo Colomine


Visite el perfil de Feijoo Colomine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: