La verdad de la reconversión monetaria de 2018 (I)

INTRODUCCIÓN

A continuación se presenta un análisis comparativo sobre el proceso de reconversión monetaria del año 2008 con respecto a la del 2018, a fin de aportar elementos para el debate y comprensión necesaria sobre este instrumento de política monetaria del Ministerio del Poder Popular para las Finanzas y del Banco Central de Venezuela (BCV).

Recordemos que en Venezuela, la política económica, y en este caso la política monetaria, la define el Ejecutivo Nacional en coordinación con el BCV, sobre la base de unas circunstancias y la tendencia de los indicadores macroeconómicos. En el caso de la reconversión monetaria, el dinero es la variable de control para intentar alcanzar la estabilidad económica que en los actuales momentos no tiene Venezuela.

Como preámbulo al análisis, la decisión actual de aplicar la reconversión monetaria es para enfrentar la hiperinflación existente en Venezuela sobre todo en los últimos 36 meses, a diferencia de la aplicada en el 2008, que no se enfrentaba a una hiperinflación puntual sino a una inflación acumulada por varios años (de más de 25 años). No obstante, la inflación del 2007, se ubicó alrededor del 17%, que en ese contexto era una de las más altas del planeta, como lo es la actual.

Como conclusión, se considera que esta estrategia monetaria debe ir complementada de otras que detengan el espiral inflacionario impulsado por el sector empresarial privado, que en su guerra económica declarada desde el exterior y a lo interno, han aprovechado su ventajismo monopólico u oligopólico en el mercado de bienes y servicios de primera necesidad y otros de consumo masivo, para incumplir las leyes económicas venezolanas y desafiar al Ejecutivo Nacional y sus políticas económicas. Como consecuencia, se ha develado la existencia de una “impunidad económica” muy peligrosa para el país que está empobreciendo a su población con efectos sistémicos, sociales y familiares muy profundas.

Si no se toman medidas complementarias, más allá del nuevo sistema de pagos digital conocido como “El Petro”, en pocos meses, la “reconversión monetaria” será una burla para la nación venezolana ya empobrecida y maniatada por la “hiperinflación inducida” desde hace apenas 14 meses atrás (desde enero 2017).

 

¿QUÉ ES LA RECONVERSIÓN MONETARIA?

El tema de la reconversión monetaria, como la mayoría de las herramientas usadas para definir las políticas macroeconómicas, hay que comprenderlas desde una perspectiva pragmática. La reconversión es un proceso mediante el cual se modifica (reduce) la escala monetaria vigente en el país. En nuestro caso, se procede a dividir entre 1.000 toda cantidad de dinero. Por ejemplo, Bs. F. 1.000 = Bs. S. 1.

Como vemos, la eliminación de tres ceros al actual Bolívar Fuerte, es una técnica para facilitar o simplificar el manejo de los precios de la economía. Eso significa, que las cantidades de dinero o precios pasarán a ser expresados en una nueva y menor escala monetaria, que ahora se llamara “Bolívar Soberano”. Ahora no se hablará de un cartón de huevo en 550.000 bolívares fuertes, sino de 550 bolívares soberanos; o de un kilo de carne molida en 420.000 bolívares fuertes, sino de 420 bolívares soberanos.

La reconversión monetaria anunciada por el presidente Nicolás Maduro es parecida a la aplicada por el gobierno de Hugo Chávez Frías, que entró en vigencia el 01 de enero de 2008. En esta oportunidad, a partir del 04 de junio de 2018, comenzará a circular, simultáneamente, tanto los “Bolívares Soberanos” como los “Bolívares fuerte”, por el tiempo que determine el BCV.

Desde un punto de vista político, Maduro ha planteado esa decisión como una estrategia para “la defensa del bolívar” como símbolo monetario, en contraposición de la propuesta del candidato presidencial de la derecha, Henry Falcón, que plantea la dolarización de la economía.

Evidentemente, que la reconversión monetaria tendrá sus efectos psicológicos positivos. No es un cambio “cosmético” como varias estudiosos de la materia a nivel nacional e internacional lo han señalado. La sensación de que las cosas han bajado de valor, incluso el salario, detiene en el corto plazo la ansiedad de ver que todo está aumentando y es inaccesible.

No obstante, esa medida económica no supone que se resuelven los problemas estructurales o coyunturales como la especulación, la escasez inducida, el bachaqueo, la extracción de los billetes del actual y del próximo cono monetario,  ni que continúe el proceso sistemático hiperinflación que ha ocasionado la rápida pérdida del poder adquisitivo del venezolano.

El nuevo cono monetario tendrá monedas de 0,5 céntimos y un bolívar, así como billetes de 2, 5, 10, 20, 50, 100, 200 y 500 bolívares.

 

EL SENTIDO DE LA RECONVERSIÓN MONETARIA ACTUAL

La reconversión monetaria de 2018, se justifica por las siguientes distorsiones económicas coyunturales:

  • La inflación del año 2017 de alrededor 3.000%; y una hiperinflación acumulada alrededor de los 6500% en los últimos 14 meses (enero de 2017 a febrero de 2018), con distorsiones significativas en el cono monetario.
  • Como consecuencia de lo anterior, se ha experimentado pérdidas del poder de compra de las monedas y billetes en Venezuela.
  • Por el problema coyuntural de la extracción del cono monetario hacia Colombia, que ha producido un ajuste en los medios de pagos a nivel nacional, en detrimento de la participación de monedas metálicas y billetes en el agregado monetario (escasez).

Con base en lo anterior, la reconversión monetaria busca:

  • Disminuir “nominalmente” el nivel general de precios.
  • Fortalecer la moneda.
  • Acabar con las mafias de la extracción del billete.
  • Generar un efecto psicológico positivo en la población ante la pérdida continuada de su poder adquisitivo.
  • Favorecer el desarrollo económico-social del país.

 

LA RECONVERSIÓN MONETARIA DE 2008 SE HIZO CON CONDICIONES MACROECONÓMICAS FAVORABLES

La reconversión monetaria que se implementó en Venezuela durante el gobierno de Hugo Chávez Frías, a partir del 01 de enero de 2008, se hizo en condiciones económicas favorables en comparación con las condiciones actuales (2018).

A inicios de 2008, la economía tenía una solidez macroeconómica, una estabilidad fiscal, se contaba con altos precios del petróleo (70 US$/barril), expectativas favorables por un PIB en crecimiento, impulso de la construcción, un tipo de cambio oficial de 2.150 Bs./US$, una inflación del 17,5%, un salario mínimo integral ubicado en Bs. 614.700 (antes de reconversión) que representaba 286 US$/salario, una elevada cartera de créditos otorgados por la banca privada tanto para vehículos como para viviendas, reservas internacionales cercana a 30 mil millones de dólares, una deuda externa de apenas 37,4 mil millones de dólares (27% del PIB), un riesgo país cercano a 300 puntos, una tasa de desempleo del 8%.

Como referencia económica, en el contexto de inicios del año 2008, un carro Vehículo Popular que costaba Bs. 27.500.750, con la reconversión monetaria pasaría a costar Bs. F.  27.500,75. Otro ejemplo, una harina Pan costaba Bs. 1.479 y luego costaría Bs. F. 1,48. Una Arepa de Pollo con queso amarillo de Bs. 9.896 pasaba a costar con el redondeo Bs. F. 9,90. Finalmente, El salario de un obrero pasaba de Bs. 700.000 a Bs F. 700.

 

LA RECONVERSIÓN MONETARIA DE 2018 SE HACE EN CONDICIONES MACROECONÓMICAS DESFAVORABLES

En contraste con lo anterior, la reconversión monetaria en tiempos del gobierno de Nicolás Maduro, vaga decir, en tiempos de “guerra económica”, que inicia el 4 de junio de 2018, se hace bajo condiciones macroeconómicas y fiscales adversas debido a las siguientes circunstancias, entre otros:

  • Una economía en recesión económica estimada por la caída del PIB en más del 7%.
  • Una inestabilidad fiscal ocasionado por bajos ingresos petroleros, debido a precios del petróleo ubicados alrededor de 55 US$/barril, y con un gasto publico cada vez mayor.
  • Una liquidez monetaria por el orden de los 200 billones de bolívares fuertes, pasando en los últimos 14 meses (enero de 2017 a febrero de 2018) de Bs. F. 11,5 billones  a Bs F. 200,6 billones, que representa un aumento del 1.645% en ese lapso.
  • Con unas expectativas negativas debido al bloqueo y sanciones financieras y económicas impuestas por el gobierno de los Estados Unidos. Recesión en sectores industriales como la construcción, manufactura y alimentación.
  • Se padece de una hiperinflación inducida por los grupos monopólicos y oligopólicos existentes en el mercado de bienes y servicios de primera necesidad y otros de consumo masivo, estimada en los últimos 14 meses (enero 2017, febrero 2018) en más 6.500%, gracia a la existencia de un dólar paralelo que publica la organización DolarToday desde Estados Unidos, que referencia a la mayoría de los actores de esos mercados, induciendo ese nivel elevado de inflación. Se ha demostrado, que en 2017, Dolartoday explicó más del 95% del comportamiento inflacionario nacional.
  • A lo anterior se suma del fenómeno del bachaqueo” que venden los productos de primera necesidad y de consumo masivo de dos a tres veces por encima de los precios establecidos como legales.
  • Un tipo de cambio oficial muy volátil, debido al  proceso brusco de unificación cambiaria, caracterizados por una devaluación del tipo oficial protegido (DIPRO) para alimentos y productos farmacéuticos de más del 379.900%, pasando de Bs. F. 10 a Bs.F. 38.000 por dólar. Así como, la devaluación oficial del dólar DICOM en los últimos meses de 1.001%, pasando de Bs.F. 3.450 a Bs.F. 38.000 por dólar.
  • Un salario mínimo integral ubicado en Bs.F. 1.307.000, que al dólar DICOM vigente representa 34 US$/salario.
  • Inexistencia de una cartera de créditos otorgados por la banca pública o privada para la adquisición de vehículos o viviendas no gubernamentales.
  • Reservas internacionales cercanas a 9,5 mil millones de dólares, una deuda externa ubicada alrededor de los 100 mil millones de dólares (estimado en 40% del PIB).
  • Un riesgo país superior a los 2.000 puntos según las calificadoras de riesgos internacionales.
  • Una tasa de desempleo del 8%.
  • La existencia de fenómenos de la economía subterránea como el bachaqueo corporativo, el cobro de comisiones para la adquisición de dinero en efectivo, una dualidad de precios en la venta de productos de primera necesidad en efectivo o por puntos de ventas; y finalmente, la extracción de billetes del cono monetario hacia Colombia.
  • Lo anterior ha ocasionado la pérdida de poder de compra del cono monetario actual.

En el contexto económico de marzo del año 2018 (a dos meses de iniciar la reconversión), un carro Vehículo Popular en el mercado secundario (no existen planes públicos para la adquisición de este tipo de vehículos nuevos) cuesta como mínimo Bs.F. 800.000.000, que con  la reconversión costará Bs.S.  800.000. Una harina Pan (amarilla) que cuesta Bs.F. 45.000, costará Bs.F. 45. Una Arepa de Pollo con queso amarillo de Bs.F. 130.000 pasará a costar Bs.S. 130. Finalmente, el salario mínimo integral de un obrero que es de Bs.F. 1.307.646, será con la reconversión y el redondeo de Bs.S. 1.308.

 

EN LO PRAGMÁTICO, QUE SIGNIFICA LA RECONVERSIÓN MONETARIA

 

BENEFICIOS DE LA RECONVERSIÓN MONETARIA DE 2018

Entre los beneficios de la reconversión monetaria fijada para el 04 de junio de 2018, está mejorar la eficiencia del sistema de pago nacional, lo cual supone:

  • Disminuir los costos de transacción para los agentes económicos.
  • Disminuir la distorsión entre las distintas denominaciones del actual cono monetario, donde hay una marcada diferencia entre el billete de menor denominación (Bs.F. 100) y el de mayor denominación (Bs.F. 100.000).
  • Facilitar el entendimiento de cantidades muy grandes de dinero. Por ejemplo, es más sencillo entender el significado de mil quinientos millones de bolívares  que de un billón quinientos mil millones.
  • Disminuir los costos de emisión para el BCV, al recuperar el porcentaje de billetes dentro del total en circulación y lanzar dineros metálicos (Bs.S. 0,50 y Bs.S. 1,00) que tiene una mayor vida útil que los billetes de 500 y de 1000, permitiendo que el BCV tenga importantes ahorros futuros en los costos de emisión de dinero.
  • Garantizar importantes ahorros de tiempo y recursos en las transacciones económicas y financieras (horas hombre, papel, tinta, electricidad, etc.) por la simplificación en el manejo de las cifras y su contabilización.
  • Simplificar los cálculos aritméticos de importes denominados en moneda nacional, que significa facilitar las transacciones en dinero. Por ejemplo, es más fácil pagar con un billete de 200 o de 500 bolívares soberanos, que con 20 o 50 billetes de 10.000 bolívares fuertes, o peor aún, 200 o 500 billetes de 1.000 bolívares.
  • Consolidación de la confianza en la moneda nacional.
  • Efecto psicológico positivo en las expectativas del público.

 

LA RECONVERSIÓN MONETARIA DE 2018 NO RESUELVE EL PROBLEMA DE LA INFLACIÓN Y LA IMPUNIDAD ECONÓMICA VIGENTE

La reconversión monetaria, NO RESUELVE EL PRINCIPAL PROBLEMA POLÍTICO Y ECONÓMICO DE LOS VENEZOLANOS EN EL CONTEXTO ACTUAL, QUE ES LA INFLACIÓN INDUCIDA Y LA IMPUNIDAD ECONÓMICA existente en el mercado de bienes y servicios de la sociedad, donde sus actores (empresarios privados, agremiados), enemigos abiertos del gobierno de Nicolás Maduro, han venido ajustando los costos y precios de los productos que importan, producen, distribuyen o comercializan, con base en el comportamiento del dólar paralelo que publica DolarToday.

Esos conglomerados empresariales han venido explotando de forma abusiva su posición de dominio en el mercado nacional de bienes de primera necesidad y algunos de consumo masivo, con base en las concentraciones económicas que poseen, monopólicas u oligopólicas, por la cuota de mercado que representan, afectando el mercado venezolano por medio de la manipulación e imposición de los precios y otras condiciones comerciales no equitativas o desiguales, que colocan a sus clientes y consumidores en general, en situaciones desventajosas, y han inducido la hiperinflación actual.

Esa situación de impunidad ha permitido que esos empresarios actúen fuera de la ley causando una serie de secuelas perniciosas para la población en general, entre ellas esa hiperinflación inducida acumulada que pretende atacar la reconversión monetaria, estimada desde enero de 2017 hasta febrero de 2018 (14 meses) en más del 6.500%.

La inacción administrativa e indiferencia judicial ante estos hechos conspirativos y acciones criminales cometidos por esos empresarios en esos catorce meses, son delitos tipificados en el Código Penal venezolano e incluso son definidos como delitos de lesa humanidad según la Corte Penal Internacional.

Estrategias económicas como el lanzamiento del PETRO y la reconversión monetaria, resuelven problemas coyunturales y de manejo en el sistema de pagos nacional. No obstante, ambas estrategias, NO RESUELVEN la problemática que ha venido generando “insatisfacción social” en los venezolanos, como la pérdida del poder adquisitivo, y por ende, de la calidad de vida; la quiebra de pequeñas y medianas empresas; el estímulo a la pobreza colectiva; y la salida masiva de venezolanos al exterior, OCASIONADAS POR LOS EMPRESARIOS AGREMIADOS ENEMIGOS DE LA REVOLUCIÓN, que aún existen como monopolios u oligopolios en la mayoría de los bienes y servicios de primera necesidad y otros de consumo masivo, y que han

En fin, hay que detener esto, antes que el Bolívar Soberano comience a perder valor por medio del proceso inducido de alza de los precios de los bienes y servicios en Venezuela.

 

Correo: agiussepe@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 8996 veces.



Andrés Giussepe

Doctor en Gerencia, Especialista en Política y Comercio Petrolero Internacional y Economista de la Universidad Central de Venezuela. Secretario Nacional del Movimiento Profesionales de Venezuela.

 agiussepe@gmail.com

Visite el perfil de Andrés Giussepe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Andrés Giussepe

Andrés Giussepe

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /economia/a261111.htmlCd0NV CAC = Y co = US