Marcha Campesina Admirable: China y Venezuela en contravía en las políticas agrarias

Hoy, el campesinado venezolano ha enarbolado sus banderas Zamoranas. No es que antes  hayan estado dormidos en el limbo de la espera, sino que las circunstancias difíciles  que atraviesa la patria en materia alimentaria y en la agricultura no alimentaria invitan a acelerar los pasos para la transformación estructural de la agricultura. Un aproximado de 350 mil familias, no pueden seguir aguardando mientras la evidencia dice que la mayor inversión  en la producción del país se realiza atendiendo al gran capital. Hay dos modelos en juego, uno la versión industrialista de la agricultura muy favorecida por la actual gestión del MPPAPT y el otro modelo de producción agroecológica, en la vanguardia de los cambios, y en espera que al menos el gobierno declare como política la transición agroecológica.  No hay calco posible de otros países,  debe ser un resurgir de la agricultura cimentado en nuestras potencialidades e intereses. No vamos a copiar a nadie por muy eficiente y cuerdos que parezcan. Tenemos lo que necesitamos, la tierra y la gente, y en adicional  un acervo de saberes muy importante. Hace falta el fuelle, la política, y la corrección de los desvíos ideológicos. En eso andan nuestros campesinos con  su Marcha Campesina Admirable

 Comparemos los retos de sociedades: En que lio mayor estuviéramos metidos los venezolanos si fuésemos un país con mayor población a la que tenemos hoy día, con apenas 32 millones de habitantes,  tratando de  subsistir  con  políticas inadecuadas para la producción agrícola,   viviendo del rentismo petrolero, y con pretensiones de hacer una revolución socialista.  En tanto, China, el país más poblado del mundo,   que llegó a tener menos de un quinto de la población en  las ciudades y más del 80 %  de la población rural, pudo hacer una revolución  comunista profunda y sobrevivir a cualquier hostigamiento  internacional,  favoreciendo el desarrollo militar, pero mejor, produciendo la base  alimentaria de su población, lo cual  disminuye su vulnerabilidad frente a terceros interesados en su fracaso.  Así, poco a poco, primero frenando el desplazamiento  desorganizado de habitantes del campo a las ciudades, promoviendo la  colectivización de uso  de la tierra,  formando en principios y valores, mejorando la educación, y generando esperanzas, China  viene cambiando sus proporciones de habitantes rurales y urbanos. Es apenas en el año 2010 que se igualan las cifras (50-50) y aspiran  llegar a 60%  de población urbana a finales de esta década que vivimos.

Para este fenómeno, China, con anuencia política del Partido Comunista, y con adecuada planificación que facilitará la movilización de  personas del campo a la ciudad, con el propósito de apuntalar el desarrollo industrial y los servicios. Se mudan para vivir mejor que en el campo. Y los que se quedan en el campo, igualmente para vivir mejor que en las ciudades. Se compite por la dignidad y la felicidad.  En consecuencia podrán incrementar la  productividad por habitante del territorio rural,  como en efecto ha sucedido,  con sensibles efectos en la disminución de la pobreza. Este anuncio, que es reciente,  viene acompañado de otras políticas que comenzaron un poco antes de cerrar el siglo XX. Descolectivizaron progresivamente el uso de la tierra evitando  las diferencias de esfuerzo en el trabajo arduo de la producción. El resultado es visible en muchos campos de la agricultura, China puede alimentar casi 1500 millones de personas. Por cada persona asentada en el campo se habrá de producir para dos o tres, se ha  mejorado  el sistema de ciencia y tecnología  agrícola,  y las innovaciones  logradas han impactado favorablemente la producción; con el excedente de ingresos del desarrollo industrial ha adquirido empresas  multinacionales que le garantizan el suministro de insumos diversos, especialmente de semillas.

 En nuestro caso,  en la IV República, Venezuela no fue capaz de  controlar el éxodo masivo del campo y  muy pronto,  nuestras ciudades se llenaron de pobreza, dejando también en el campo la pobreza con una agricultura  accidentada, sin proyecto de país. Hoy somos una sociedad urbana, con mucha gente  viviendo en condiciones  difíciles,  de acceso y de servicios. Comemos en abundancia  lo que llega por los puertos.  Construimos ciudades para la exclusión. Poco a poco bajamos la población rural hasta llegar a menos del 10 %  y de paso, con una tenencia de la tierra  que es menos del 20 % del total de la tierra arable en Venezuela,  para 350 mil familias, de unas 410.000 unidades de producción existentes según el último Censo Agrícola. La tierra la tienen los ricos y el Estado.

Tal cual, China  en el pasado hemos querido colectivizar el uso de parte de la tierra rescatada en la  tenue lucha contra el latifundio, hemos tenido  diversas experiencias, pocas exitosas,  otras  fallidas y hasta maltrato a nuestros campesinos se ha presentado en la lucha por la tierra que les pertenece.  Pareciera lógico que habiendo suficiente tierra, la primera política ha debido ser fortalecer la agricultura familiar campesina; y en paralelo la colectivización de tierras para la agricultura comunal de mayor escala. Tenemos un atraso importante. Así se discutió en el Simposio Venezolano de Agroecología realizado en Maturín en fecha reciente.

Otra situación  contrastante es que China va planificadamente  a la ciudad, cuando nosotros debemos ir a repoblar el territorio rural. Hace falta una política manejada con  acertada planificación para  colocar no menos de 15 % de la población en el territorio rural.  ¿Por qué no logramos ver esta posibilidad con claridad? En el pasado  reciente, Chávez motivó alianzas con varios países para aproximarnos a un modelo de  desarrollo rural que supere las asimetrías de vida entre la ciudad y el campo.  No hay una sola evidencia en curso de este esfuerzo.

Hemos podido ver en estas comparaciones que pada país, monta sus políticas a su interés y necesidad. Nosotros tenemos mucha necesidad de reordenar la agricultura. Recientes políticas sobre la exención de aranceles a las importaciones agrícolas  son el desvelo de quienes creemos que  lejos de seguir  con atrayentes hacia una agricultura de puertos, debemos ir a impulsar  cambios importantes y lograr  impacto real en la producción y en el bienestar de los productores.

Hoy, los campesinos con sus píes hirviendo por el calentamiento del asfalto, agotados han llegado caminando  a Caracas a reclamar otro proyecto  para la agricultura, lo veo como una revolución en la agricultura. Quizás el mensaje de la Marcha Campesina Admirable  sea que  estemos a tiempo para salvar la  revolución de una hambruna que desprestigiaría   este u otro esfuerzo en algún lugar  por  lograr otro mundo posible… Y llegan a Caracas en el momento en que el PSUV realiza  su Congreso. Es la gran oportunidad de  superar la verborrea  por la verdadera política. Pero, también es la hora de los miedos. Nuestra pesada burocracia no sabe  escuchar al Pueblo. ¿Verdad, Presidente Maduro?

Producimos o nos jodemos



Esta nota ha sido leída aproximadamente 656 veces.



Miguel Mora Alviárez

Profesor Titular Jubilado de la UNESR, Asesor Agrícola, ex-asesor de la UBV. Durante más de 15 años estuvo encargado de la Cátedra de Geopolítica Alimentaria, en la UNESR.

 mmora170@yahoo.com

Visite el perfil de Miguel Mora Alviárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Mora Alviárez

Miguel Mora Alviárez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /desalambrar/a267212.htmlCd0NV CAC = Y co = US