Pildoritas 67 (año 03)

¡A DARLE UN BOCHE AL MINGO!

La detención de los ya no tan supuestos espías, descubiertos por nuestra inteligencia, cosa que no es nueva, pues de tiempos inmemoriales Colombia ha mantenido avances a través de sus embajadas y consulados, y utilizado múltiples vías, hasta convertirse en una especie de CIA regional.

La circunstancia de que esta vez, que no es la primera, la cosa haya tenido dimensiones mayores, tanto que a los más altos niveles del Gobierno títere, de Uribe se apresuraron a defender a priori, cuando apenas había transcurrido muy poco tiempo de las detenciones, queriendo manipular, banalizar y hasta ridiculizar en la boca del mismísimo presidente que ya va de salida, como de verdad es sería y las pruebas contundentes, debe ser aprovechada por nuestro gobierno para sentar un precedente tal, que definitivamente le ponga coto a una práctica institucionalizada por el gobierno gringo en el mundo, a través de gobiernos como el colombiano que como ya sabemos está arrodillado hasta convertirse lamentablemente en un satélite y ejecuto en la Región, de las políticas colonialistas del imperio.

Esta vez no se puede ser tan clemente como sucedió con los más de cien paramilitares convictos y confesos que fueron traídos y enconchados en la finca del hermano de la gusana mayamera María Concita Alonzo, desde donde iban a salir a asaltar Miraflores en busca de asesinar a Chávez.

Esta vez hay que llegar hasta las últimas consecuencias, es obligante para las autoridades venezolanas, el pueblo no entendería una nueva decisión que beneficie a quienes no son otra cosa que mercenarios al servicio de las peores causas, que ya tienen lo que tiene nuestra Revolución, con conexiones con la derecha, en nuestro país, maquinando todos los días la forma de acabar con este proceso, a sabiendas de que por la vía electoral jamás podrán hacerlo.

Las pruebas que según personeros oficiales como el Ministro del Interior, la Fiscal General, la Defensora del Pueblo y el propio Presidente, son muy comprometedoras, deben ser ya, enviadas a cada organismo internacional a los cuales ha anunciado acudir el gobierno de Uribe, para desmontarle la patraña de que aquí estamos inventando espías y queriendo gratuitamente inculpar a las “hermanitas de la caridad” que pretenden ser ahora, las autoridades colombianas, y demostrar como los falsos turistas, lo que son, es simples y vulgares espías que cumplían una misión muy bien programada hacia el logro de lo que tiene como meta el gobierno gringo, apoyándose en Colombia, que no es otro que salir de Chávez, con el menor costo posible, pues las experiencias de Irak, Afganistán, entre otros países, les han sido muy onerosas y la crisis económica que ahora mismo viven, no les permite darse el lujo de plantearse abrir otro frente de guerra. He ahí las razones del espionaje en sitios claves para nuestra economía y vida cotidiana.-

Por ello no podemos perder ese boche, hay que dar otro pero al mingo.-

UN NUEVO 13, SI SE ATREVEN, SERÍA EL DEFINITIVO.

Ocho años, que parecieran ocho días, porque se conmemora un suceso cuyas características, tal vez irrepetibles en la historia, no solo venezolana, sino del mundo, es, se puede decir, imposible de olvidar.

Para los revolucionarios cada 11 y 12 de abril son fechas motivos para conmemorar una masacre que los traidores a la patria cometieron contra compatriotas, sacrificados para sobre sus cadáveres justificar lo que vino después, pero el 13 el día de gloria, en que quedó demostrado que esta es una revolución con pueblo, una revolución que con apenas tres años de existencia para la época en que sucedieron los hechos, ya estaba arraigada en el alma y corría por las venas del pueblo sangre de patriotas, dispuestos a dar la vida por sus conquistas, de las cuales estuvieron huérfanos durante tantos años.

La esperanza de la cual se aferró la mayoría de ese pueblo, después de 11 años, ya no es solo esperanza, son realizaciones y si en aquella oportunidad las materializaciones del proceso aun no habían tomado fuerza, ahora ya los resultados son inocultables aun por los más radicales enemigos de la revolución, por ello a estas alturas podemos afirmar que tenemos un pueblo que reaccionaría con mayor fuerza y que tendría muchas razones para ser más contundente, cosa que tendrían que sopesar los aventureros que aun no solo sueñan, sino que hacen lo indecible por frenar el impulso que cada día es mayor, en esta lucha por implantar definitivamente la justicia social a través del socialismo venezolano.-


yuviliz40@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2149 veces.



Saúl Molina Z.


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: