Pildoritas 61 (año 02)

OTRO QUE DEBERIA ESTAR ENCERRADO

Álvarez Paz y Zuloaga están siendo juzgados, el primero por incurrir en el delito de vilipendio e informaciones falsas por lo que debe probar que lo que dijo, al referirse al Jefe de Estado, de que éste mantenía vínculos con narcotraficantes, que amparaba la guerrilla y al ETA, que militares venezolanos entrenaban a terroristas y que de ello él tenia pruebas, es verdad y el segundo afirmó algo que quedó desmontado por la justicia venezolana y que este sujeto, presidente precisamente del canal que montó la olla, a estas alturas se atreve a continuar acusando al presidente de haber mandado a matar el 11 de abril del 2002, a los venezolanos, que lamentablemente murieron y que bien se sabe, porque quedó demostrado y algunos de los culpables están presos y condenados, fue un sector de la oposición golpista quien preparó los crímenes para justificar el golpe; de sus afirmaciones pues, tendrá que responder ante la justicia el auto descalificado empresario cuando dijo: yo “acaparo pero doy empleo”.

Pues bien, resulta que uno de los renegados mediáticos, que existen en el país, que expulsan odio en sus palabras y escritos, el frustrado internacionalista Roberto Giusti, da por hecho en su último artículo de El Universal. titulado; "El boche que viene pelando la oposición”, que lo que, sobre todo, el primero de los personajes afirma es verdad, cuando escribe:

“Ahora el país se hunde en la basura, los apagones nos trasladan al siglo XIX, los embalses están casi secos, las bienes comestibles son más caros y escasean, campea el crimen, la policía es la mafia principal, los vínculos con grupos considerados terroristas son inocultables y así, agobiado por toda clase de contratiempos insalvables, el Gobierno acude al expediente de la represión y el encarcelamiento sin el menor tapujo”. (subrayado mio); entonces cabe preguntarse, si a él le consta lo que se infiere de lo que escribe, pues que vaya también a parar donde está Álvarez Paz y le ayude a comprobarlo, sería lo justo, pues al afirmar que los llamados “vínculos” son “inocultables”, simplemente que presente las pruebas y así nos libra de un Presidente, quien para sujetos como este palangrista de marca mayor, es un delincuente que ha engañado tanto a la mayoría del pueblo, y no merece estar donde está.

Que estos detestables personajes, que se suman al coro de voces de disociados que pretenden ser intelectuales y sigan empecinados en repetir, contra el Jefe de Estado algo que ya fue suficientemente descartado, lo mismo que los dos procesados, es algo de lo que la justicia debería ocuparse sin dilación, para que prueben lo que dicen o paguen por su delito.-

ESTAMOS A TIEMPO

En San Cristóbal están sucediendo situaciones, que ya rayan en incontrolables y que desde que esta tierra tuvo la desgracia de caer en manos del fascismo, una especie de bomba a punto de estallar, pareciera que llega a su máximo punto de ignición con consecuencias impredecibles: atracos a personas, bancos y comercios, asesinatos por encargo, secuestros, robo de vehículos, sumados al terrible estrés que significa surtir de gasolina los vehículos, previas enormes colas que en muchas oportunidades se pierden, pues se agota el combustible antes de que a cientos les llegue el turno de ingresar a la estación.

Todas estas circunstancias adversas, mantienen en los tachirenses, especialmente a los de la capital en un estado de ánimo agresivo que se está haciendo colectivo, lamentablemente con una coincidencia en la cual, ante lo irrefutable de los hechos, nos arropa a todos y de la que se aprovechan algunos, no pocos, para achacarle como ya es costumbre todos los males al Presidente de la República.

Es inconcebible que no haya habido manera, ni fuerza humana capaz de darle una solución, al problema de la falta de gasolina suficiente en las estaciones de servicio, no es posible que nos sigan invadiendo, sobre todo los fines de semana enormes cantidades de vehículos venidos de la vecina ciudad colombiana de Cúcuta, que le restan la posibilidad a los residentes de la capital tachirense, de poder servirse de un bien que nos pertenece primero a los venezolanos y si sobra a otros, cosa que con inteligencia es factible controlar; por otro lado es un grito a voces que existen mafias del contrabando de gasolina hacia Colombia, que logran que gandolas en cantidad apreciable, pasen los controles como si fuesen invisibles.

Es aquí donde debería operar la inteligencia del gobierno, diaria yo, con personal incuestionable y de indudable honestidad, que de manera clandestina le haga un seguimiento a cada gandola que ingrese al Táchira con gasolina, para ver en dónde y hacia dónde se desvía, o cómo hace para llegar a Colombia y quienes son los que conforman la ya famosa mafia de que se habla en todos los espacios y escenarios del quehacer regional.-

Algo hay que hacer pero pronto, porque ya los focos de rebelión de los usuarios, se están haciendo cada vez más frecuentes; por ejemplo este sábado 27, fue trancada una de las principales avenidas de la ciudad, los vehículos atravesados y las protestas de todo el mundo, sin distingo se hicieron sentir; claro que no faltaron los gritos de ¡fuera Chávez!, no de pocos por cierto.

Al observar esta situación, al menos aqui en la capital del Táchira, viene a la mente la terrible experiencia que la canalla nos obligó a vivir cuando el paro criminal, lo que duele es que se repita y no pase nada que resuelva definitivamente esta incomprensible situación.-

Es algo a lo que si no se le pone atención y no se le da tratamiento urgente, puede desencadenar en situaciones impredecibles. No soy único que lo dice, ya es “Vox populi” que se repite cada vez con mayor intensidad; estamos a tiempo.


yuviliz40@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2167 veces.



Saúl Molina Z.


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición