Pildoritas 52 (año 03)

¿AUTOATENTADO?

Ese atentado, en la UCV, concretamente en el Rectorado, no deja de levantar sospechas, porque luce muy raro éso de que, de manera tan fácil, hayan entrado 15 ( ¿quién tuvo tiempo de contarlos y o hizo nada?) sujetos encapuchados y hecho lo que hicieron, para luego salir tan campantes, sin la reacción esperada en estos casos, por parte de los numerosos efectivos de seguridad que existen en la casa superior de estudios.

Digo que es sospechoso, y luce como una estrategia muy evidente de desesperación por ganar centimetraje y tiempo en los medios, ante el desprestigio que en su gestión esta rectora tira piedras ha acumulado, con sus acciones de enfrentamiento con estudiantes y empleados administrativos y obreros que no le son incondicionales, con su iniciativas de convertir a la Universidad en una especie de fortaleza, haciéndola cada vez más distante al pueblo, con la colocación de portones, que no solo limitan la circulación sino que desdicen de la condición democrática y popular que debe tener una universidad pública, con el uso de los dineros del presupuesto que le resta a las reales necesidades de los estudiantes para construir complejos comerciales y adquirir costosísimas camionetas para los directivos, para nunca presentar cuentas de la administración de las multimillonarias sumas de dinero del presupuesto más los millones que entran por alquiler del Estadio Universitario y lo que les cobran a los estudiantes por una prueba ilegal.. etc. etc.

Este atentado, que me recuerda mucho al de la Sinagoga Judía que también le fue achacada al gobierno, y luego se comprobó la calumnia, sin que los que la lanzaron pagaran su acción, debe ser investigado a fondo para dejar en evidencia una práctica que huele mucho a contratación para auto agredirse con miras a desprestigiar a un gobierno, al que para nada le convienen acciones vandálicas como ésta,

Hay antecedentes, recordemos lo del incendio de la camioneta del enano siniestro, Ricardito Sánchez, de lo cual nada se supo, y a las autoridades policiales de investigación, le fue negada, con el cuento de la malentendida autonomía, la posibilidad de investigar; seguro que en esta oportunidad va a suceder lo mismo, no va a haber colaboración para que se investigue, pues temen que los resultados arrojen una verdad que no les conviene para nada, se nota en las declaraciones de la rectora, que no solicita investigación sino que se limita a atacar al gobierno y en especial al Presidente, asumiendo un papel de víctima muy sospechoso.

Me imagino, que las evidencias y el sitio de los acontecimientos a estas alturas deben haber sido alterados, las grabaciones de las cámaras de seguridad que registraron todo antes de que las destruyeran, según dice la rectora, seguro que no van a aparecer, todo lo cual perturbaría una posible investigación, que dificulto se dé, y de no darse, habría que concluir, que las acciones fueron preparadas con premeditación y alevosía con fines inconfesables pero fácilmente previsibles.


yuviliz40@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2541 veces.



Saúl Molina Z.


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación