La corona británica...uhmmm...mira a don Álvaro Uribe Vélez como gallina que ¿estará "out of mind"? (I)

No señor! No lo dice Mario Silva en “La Hojilla”; tampoco, el “negro” Aristóbulo en “Dando y Dando”; como no lo comenta el ecuánime, Ernesto Villegas en “En Confianza”; ni el Gobierno Bolivariano en la persona del ministro Izarra; y mucho menos, el “camarada” George, desde la “Oficina Oval” allá en Guashintón. Nada de eso, la noticia salió de la capital del Imperialismo británico del siglo XIX, aquel que traficaba con opio desde la India hacia la China con la anuencia de Su Majestad y el Parlamento y la Compañía de las Indias Orientales. Aquel imperio que le declaró, solamente, dos (2) guerritas a la China y como pago por perder, le quitó la isla de Hongkong y Koowloon. En fin, que el terrorismo no es exclusivo de nuestro pana George. Pero mire usted como es la cosa. La Corona, si algo tienen los ingleses, es que aprendió de la Historia. Ahora anda medio preocupada por la producción de “amapolítas” en Afganistán.

Vayamos al grano. La Chatham House, es una muy seria institución de Su Majestad, es la Royal Institute of International Affaire, el instituto mas importante a nivel mundial para el “…debate y el análisis de asuntos internacionales…”. ¿Y ustedes saben que analizaron y debatieron? Pues nada mas y nada menos, a pesar de don Álvaro, el tema del paramilitarismo y la política en Colombia.

El debate fue organizado por la oficina de “Proyectos sobre América Latina” de la Chatham House en el “Grupo de Estudio sobre Colombia” quienes se reunieron el 29 de mayo del 2007, y publicaron el Informe: “El Paramilitarismo y la Política” en Colombia. Debemos aclarar, así lo exige la Chatham House, que los “…participantes pueden, libremente, usar la información recibida [del debate], pero no pueden revelar la identidad, la afiliación de los expositores ni de ninguno de los participantes…” (Report of Colombia Study Group Meeting 1, 29 may 2007, p.1). Aclarado, vamos al tema.

El informe (http://www.chathamhouse.org.uk/files/9692_290507csg.pdf) contiene 11 páginas (en pdf) y está dividido en nueve (9) apartados o capítulos:

Introducción del Relator.

Analizó el escándalo paramilitar-política de los años 2006-2007. Comentó sobre los lazos de los grupos paramilitares, los políticos electos, y otros personeros del Estado [colombiano]. Sobre los escándalos [de la para-política], la gravedad de tal situación; además, detalló las diferentes interpretaciones ofrecidas tanto por el Gobierno como por la oposición colombiano y sugirió algunas variables estructurales a largo plazo.

La gravedad del escándalo.

Los lazos del paramilitarismo y personeros del estado [colombiano], donde están involucrados una variedad de políticos electos y los no-electos, que van desde el aparato de seguridad, el Congreso, el Ejecutivo, y el Judicial, a lo largo y ancho de Colombia.

El “…presente escándalo parece que amenaza al propio Presidente Uribe…ello, en si mismo, también, amenaza la legitimidad del régimen [colombiano]...” (idem, p.1).

En este orden, la “…magnitud de las violaciones a los derechos humanos cometidos por los paramilitares lo hacen [muy] diferentes a los abusos cometidos por otros actores violentos [de la realidad colombiana]; y éste escándalo lo hace diferente a los escándalos que se han manifestado en otras oportunidades…” (Ibidem, p.2) Debemos aclarar que el texto cuando menciona a “…otros actores violentos…” se refiere a las FARC y otros grupos guerrilleros existentes en la realidad colombiana.

La interpretación del Gobierno [colombiano].

Comenta el informe que “…el gobierno [colombiano] han expuesto muchos argumentos buscando, por diferentes vías, dar una interpretación positiva del escándalo, minimizando o quitándole importancia al papel jugado por el propio gobierno en el [escándalo de la para-política]…” (Idem, p.2).

Interpretación de la oposición del escándalo [de la para-política].

Entre otras interpretaciones y demandas al Gobierno colombiano, “…la oposición exige al gobierno…reformas institucionales para corregir y prever la sistemática penetración en el sistema político y en el aparato de seguridad del paramilitarismo…”(Ibidem, p.3)

Factores estructurales de vieja data suscriben el desarrollo [de la relación entre] el paramilitarismo y la política [colombiana].

Entre las conclusiones que alcanzó el informe está una que consideramos bastante delicada. Según las discusiones (por lo que se desprende del informe), los partidos políticos colombianos desarrollaron y practicaron dos tipos de política que a su vez se manifiestaron paralelamente: “…una a nivel nacional, que era legal y relacionada a los actores económicos internacionales. La otra vertiente, a nivel regional, era de carácter criminal. Los “barones” locales incursos en la economía criminal gerenciaron la vida política de los partidos y la alianza de los criminales y los políticos en estas regiones los motivó a desarrollar formas de violencia buscando el control de las sociedades locales y la contra-insurgencia a través de las actividades paramilitares…” (Idem, p.6)

La veracidad de la información que se está manejando.

  • Se ha sugerido que el grado de penetración del paramilitarismo ha sido exagerado por Salvatore Mancuso y otros líderes del paramilitarismo.
  • A nivel regional, incluyendo una entrevista con “Jorge 40”, relacionado con la cooperación sistemática del paramilitarismo y las instituciones de la seguridad del Estado colombiano y las instituciones civiles, no son iguales en todas las regiones colombianas donde hay presencia del paramilitarismo del mismo nivel que el la costa Atlántica.

Complicidad.

Se concluyó que existen dos variables sobre la naturaleza y la significación del apoyo del paramilitarismo a Álvaro Uribe Vélez y al gobierno de coalición:

  • El apoyo de los paramilitares a Uribe Vélez podría no ser por afinidad ideológica sino por la necesidad de desarrollar una alianza con el candidato ganador. “…Si se fija en el apoyo dado por los paramilitares en los años 90 [a los actores políticos y candidatos a la presidencia de Colombia], un patrón similar se puede observar…” (Ibidem. P. 10)

El informe, leído en su totalidad, nos permite analizar las conclusiones alcanzadas por los participantes al foro de discusión sobre el factor de la parapolítica en la realidad colombiana. Aunque en todo momento, el análisis no permite llegar a una conjunción del paramilitarismo y la política colombiana (muy inglés, por supuesto), en un solo cuerpo que titulamos: “para-política”, la lectura entre-líneas nos lleva a esa conclusión.

En nuestro próximo capítulo continuaremos exponiendo las conclusiones del “Grupo de Estudio sobre Colombia” de la Chatham House. 

delpozo14@gmail.com 
 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2570 veces.



Miguel Angel del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ddhh/a50973.htmlCd0NV CAC = Y co = US