Verdades para condenar a un terrorista del Imperio

"Mientras la justicia no está conseguida, se pelea"



1

Luis Posada Carriles se encuentra en libertad bajo fianza en su madriguera de Miami, en pago por lo que ha sido y representa: el más connotado terrorista de este hemisferio. Enrolado desde los años sesenta en las filas de la CIA, ha sido protagonista de cuantos planes y actos sucios y vandálicos ha organizado, ejecutado, alentado o permitido el gobierno de los Estados Unidos contra Cuba y otros países.

2

La actitud del Presidente George W. Bush ante este caso es explicable por su identificación plena con la trayectoria terrorista de Posada Carriles y porque lo caracteriza su misma filosofía, esencia y práctica terrorista. Las mismas razones criminales unen a estos dos personajes en esta historia: uno como presidente genocida del imperio y el otro como agente servil y ciego instrumento terrorista al servicio del imperio. Los une, además las relaciones desde antaño entre Bush, padre, (en su condición de Director de la CIA, vicepresidente y presidente) y Luis Posada Carriles y su par en las andanzas terrorista, Orlando Bosch.


3

Luis Posada Carriles, una vez incorporado a la CIA, participó en los planes de la invasión mercenaria organizada, financiada, apoyada y ejecutada bajo la égida del gobierno de los Estados Unidos, que fue derrotada en Playa Girón en menos de setenta y dos horas en lo que fue el acontecimiento histórico conocido como la primera derrota del imperialismo en América.

Posada Carriles integró las organizaciones contrarrevolucionarias más radicalmente proclives a la organización y ejecución de planes y acciones terrorista contra Cuba, junto con Orlando Bosch. Su trayectoria criminal se ha mantenido durante más de 45 años. Sin embargo, sus delitos de lesa humanidad han quedado impunes por la protección directa o entre bambalinas de los gobiernos de los Estados Unidos y de otros gobiernos cipayos.


4

Posada Carriles se incorporó como agente de la CIA a la DISIP de Venezuela, donde con la falsa identidad de Comisario Basilio, persiguió, apresó, torturó, desapareció, asesinó a militantes revolucionarios de ese país. Todavía ostenta la ciudadanía venezolana. Nunca fue juzgado por tales hechos.

5

Posada Carriles y Orlando Bosch participaron en la conspiración planeada junto con la SINA de Chile, durante la dictadura de Pinochet, para el asesinato en Washington del ex canciller Orlando Letelier y su secretaria, de nacionalidad norteamericana. Una bomba colocada en su auto fue el instrumento material del crimen.

Posada Carriles participó en la llamada operación Condor. Puesta en práctica por las dictaduras de América Latina, contó con el espaldarazo de los gobiernos de Estados Unidos. Esta estrategia del terror incluyó la persecución transfronteriza, el apresamiento, la desaparición, la extradición, la tortura y la muerte de hombres y mujeres con la condición de perseguidos políticos en sus países.


6

Posada Carriles y Orlando Bosch fraguaron el criminal sabotaje del avión de Cubana en el que murieron 73 personas entre cubanos y de otras nacionalidades. Las declaraciones de los ejecutores directos, Fredy Lugo y Hernán Ricardo, y las pruebas de toda índole recopiladas, demostraron la autoría intelectual, el pago por el servicio criminal, el suministro de los explosivos y el entrenamiento en su manejo. Estados Unidos que conocía de antemano ese plan terrorista nada hizo por evitarlo, y nunca ofreció información sobre los hechos. Sin embargo, los documentos de la época desclasificados corroboran que poseían toda la información sobre los sucesos. Tanto Posada como Orlando Bosch no han sido condenados todavía por este abominable crimen.

En la fuga de Posada de una prisión de Venezuela están involucrados los servicios secretos de los Estado Unidos, quienes le dieron abrigo en Centroamérica y lo colocaron como funcionarios de la Casa Blanca en una de las operaciones más secreta y sucia del gobierno de los Estados Unidos: la operación IRÁN-CONTRA. El Coronel Oliver North fue la cabeza visible de esta operación que movió dinero, armas y drogas, y que costó miles de vida al pueblo nicaragüense producto de la guerra sucia declarada por el gobierno norteamericano.

Orlando Bosch, por su parte recibió el perdón del presidente Bush padre para recidir en Miami en su condición de ángel de la muerte del imperio.


7

Posada Carriles organizó, financió, suministró explosivos y entrenó a mercenarios centroamericanos que fueron enviados a Cuba para cometer actos terroristas en instalaciones turísticas en la Habana. Las confesiones de los autores de dicho actos, una vez apresados, identificaron a Posada Carriles como el padrino de tales operaciones. El mismo Posada Carriles ante la televisión norteamericana y el periódico New York Time, se confesó como responsable de todas esas acciones contra Cuba. En estos actos murió el turista italiano Fabio Di Celmo y resultaron heridas más de una docena de personas inocentes. Todavía no ha sido encausado judicialmente por tales hechos.


8

Posada Carriles y tres compinches planearon dinamitar el paraninfo de la Universidad de Panamá, durante el acto en que participarían Fidel Castro y miles de estudiantes y otros ciudadanos panameños. Su detención fue posible por la inusitada denuncia de Fidel a la llegada a Panamá para asistir a la Cumbre Iberoamericana. Fue juzgado por tales hechos y condenado. Luego fue indultado ilegalmente por la presidente Mireya Mocoso, bajo la presión del gobierno norteamericano y de la mafia cubano-norteamericano, la cual, a su vez, la premió monetariamente por su acción de gracia.


9

La entrada ilegal de Posada Carriles a los Estados Unidos, después de su furtiva estancia en un país centroamericano tras de su liberación-huída de Panamá, a pesar de los detalles conocidos de su viaje a bordo del yate Santrina, propiedad de otro terrorista llamado Santiago Álvarez, aún tiene misterios que revelar, pues en su entrada y permanencia prolongada en territorio norteamericano, antes de ser apresado, a pesar de las denuncias de órganos de prensa y de Cuba, deben haber participado, como cómplices del plan o del silencio del delito, desde autoridades de inmigración, hasta congresistas federales y el mismo Gobernador del Estado y, por supuesto, muchos especímenes de la fauna mafiosa y terrorista de Miami. Pero, fundamentalmente, el presidente Bush debió conocer el hecho por las denuncias realizadas y por la información brindada por un agente del FBI infiltrado en la operación clandestina.


10

El trato deferente en su apresamiento; el trato especial de huésped en las cárceles del Paso, Texas; la negativa de la extradición a Venezuela o del enjuiciamiento en los Estados Unidos a tenor de los tratados y legislaciones internacionales vigentes sobre la comisión de actos terroristas contra la aviación civil; la acusación penal por el delito menor como inmigrante ilegal; la inconsecuencia de la fiscalía, como representante del gobierno, al fundamentar y sostener la acusación fundamental en el caso; la actuación cómplice e inmoral del sistema judicial norteamericano; son evidencias del trato deferente para el criminal terrorista. Pero todo esto refleja, fundamentalmente, la protección del gobierno de George W. Bush para el terrorista, pues contaba con resortes legales para mantenerlo en prisión hasta su juicio en el Paso.

Este caso de Posada Carriles brinda nuevos elementos sobre la falsedad de la llamada lucha contra el terrorismo del imperio. Está tratando con guantes de seda al terrorista mayor del hemisferio occidental, porque siempre ha estado al servicio de las peores causas del imperio. Mientras tanto, trata en forma brutal a cinco cubanos antiterroristas presos en cárceles de los Estados Unidos, durante más de ocho años. Sus condenas colectivas de más de cuatro cadenas perpetuas, constituyen una infamia del sistema judicial y del gobierno de los Estados Unidos. No le han perdonado la misión que desempeñaban, infiltrados en los grupos mafiosos y terroristas de Miami, para proteger al pueblo cubano de las acciones de agrupaciones terroristas y de personajes como Posada Carriles y Orlando Bosch.

Ante las injusticias acumuladas contra Cuba, este hecho es uno de los más sensibles. Pero que no canten victoria en su fiesta de chacales dentro de su madriguera de Miami. Ante el deshonor y criminalidad de los enemigos de Cuba, y la desvergüenza del imperio, Cuba dice con José Martí: "Se pelea mientras hay por qué, ya que puso la Naturaleza la necesidad de justicia en unas almas, y en otros la de desconocerla y ofenderla. Mientras la justicia no está conseguida, se pelea".

(Por CUBA. CUBARTE)


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1618 veces.



Wilkie Delgado Correa


Visite el perfil de Wilkie Delgado Correa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a34163.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO